Empresa colombiana, lista para venderle comida a la ONU

Las compañías de Noel Rodríguez facturaron en el 2014 más de $ 340.000 millones y aspiran a crecer 25 % en el 2015. El 18 de enero, en Nueva York, el empresario presentará la oferta de NRC, previo a una licitación de las Naciones Unidas. Seis proyectos a la vista auguran una gran inversión.

Quick & Tasty se precia de tener la mejor tecnología. Según su propietario, está a la vanguardia de América Latina.

Archivo particular

Quick & Tasty se precia de tener la mejor tecnología. Según su propietario, está a la vanguardia de América Latina.

Empresas
POR:
enero 09 de 2015 - 01:04 a.m.
2015-01-09

El próximo 18 de enero Noel Rodríguez asistirá a una cita crucial en Nueva York, para mostrar toda la oferta que puede hacer su emporio de alimentos a las Naciones Unidas.

Ese privilegio lo tendrá este colombiano, después de que su empresa NRC se clasificara entre las únicas 21 compañías en el mundo habilitadas para contratar el abastecimiento de comida para los cascos azules y en general para las delegaciones de la organización en distintas latitudes del orbe.

“El objetivo es demostrar que somos capaces y ganarnos las licitaciones de la ONU. Será comida toda hecha en el Valle, con camarones, sobrebarriga, agua y todo”, asegura Rodríguez, dueño de este conglomerado empresarial.

Previamente solo una firma, Quick & Tasty, también de Rodríguez, tenía esa posibilidad.

Pero este no es el único plan para el 2015 de este empresario que se ha convertido en uno de los proveedores más importantes de alimentos del país, cuyos productos van a cárceles, instituciones estatales y almacenes de cadena. Su facturación el año pasado pasó de los 340.000 millones de pesos –con 13 % de crecimiento sobre el 2013– y para el 2015 tiene perspectivas de crecer un 25 por ciento, según le dijo a Portafolio.

Dentro de ese plan de expansión, actualmente, entre Candelaria y Palmira (norte del Valle del Cauca), Quick & Tasty está montando una fábrica con un costo cercano a los 7.000 millones de pesos y que será capaz de producir cada hora 10 toneladas de harina fortificada con moringa, soya y quinua, con el fin de mejorar la nutrición de los niños, pues uno de los clientes del grupo NRC es el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

La moringa es un árbol de la china con un alto contenido de proteínas, vitaminas, minerales y antioxidantes que lo hacen excepcional para el crecimiento.

CONTROL DE TODA LA CADENA

Con base en el tallo de esa misma especie vegetal, en Obando (Valle), habrá otra empresa de alimentos para animales. “Esto es para que la vaca produzca más leche”, añade Rodríguez, según el cual, de allí saldrán 20 toneladas por hora.

La característica de Rodríguez ha sido controlar toda su cadena de producción. Por esto, otro proyecto que ya toma forma es una planta para procesar la leche de entre 3.000 y 4.000 vacas de sus hatos y que además les comprará a pequeños ganaderos del Valle, Tolima y Quindío.

El modelo implica la asesoría de la Universidad Nacional sede Palmira hacia los campesinos, mientras que las compañías de Rodríguez les suministrarán vacas de alta producción, alimento, veterinarios y otros insumos. Al final, el pago sería en especie, tipo trueque, con la leche.

“No queremos seguir sacando leche para vender y que los ganaderos se quiebren. Vamos a transformarla en cuajada, quesos, almojábanas y dulces para exportar”, dice Rodríguez, quien hace cuentas de que mientras un litro de leche se vende en 1.100 pesos, al procesarlo puede duplicar ese precio.

ALIANZA A LA VISTA

También en el Valle, el conglomerado alista las jaulas acuáticas para producir 5 millones de tilapias por semestre. El quinto proyecto de Rodríguez va también en avance y consiste en un montaje industrial para sacar 2,5 toneladas de patacones hacia el mercado de Estados Unidos y Canadá. “Creo que en dos o tres meses estaremos ‘pataconendo’”, dice. El sexto es una instalación que se centrará en alimentos que garantizarán larga duración sin necesidad de preservantes ni otros aditivos y solo con atmósferas modificadas y asépticas. En este negocio se asociará con una empresa extranjera, pero Rodríguez no adelantó más detalles debido a que pesa una cláusula de confidencialidad. Lo cierto es que la alianza se concretaría en próximos días.

En un campo complementario al de los alimentos, Rodríguez tiene el plan, que espera hacer realidad igualmente en el 2015, de construir un hotel cinco estrellas en Palmira. “Esta es una forma de retribuirle a la gente de ese municipio todas las arepas quemadas que se comieron por mi cuenta cuando estaba empezando”, anota este empresario oriundo de Piedras (Tolima) que empezó a formar su emporio hace medio siglo, tras emigrar al norte del valle.

NI EL NIÑO NI PRECIO DEL DÓLAR LO ASUSTAN

Mientras agricultores y ganaderos temen por las posibles consecuencias del fenómeno de El Niño en el país, Rodríguez dice que está ‘resguardado’, pues en grandes tanques ubicados en Obando (Valle), hay 700 mil litros de agua para que sus cultivos de caña no sufran de sed y para producir alimentos.

Además, cree que en su plan de expansión internacional la devaluación del peso frente al dólar también jugará a su favor.

neslop@eltiempo.com