De la empresa familiar a la familia empresaria

El estatus y los resultados dependen de una actitud de empresa,pensando como negocio productivo.

POR:
septiembre 24 de 2011 - 08:30 p.m.
2011-09-24

Cuando se piensa en empresas familiares estas se suelen relacionar sistemáticamente con empresas pymes.

Sin embargo, para tener una idea del error en el criterio y la relevancia de las mismas, basta citar empresas como Wal-Mart, Cargill, Samsung, Ford y BMW en el contexto internacional y referentes locales como Carvajal, Grupo Empresarial Bolívar y Grupo Aval, entre muchos otros.

Es sabido que la contribución en la economía local de esta categoría de empresas es muy significativa en toda la región: en promedio generan el 70 por ciento del empleo y el 60 por ciento del PIB, siendo en los casos en que están correctamente gestionadas más rentables que la media de su industria.

Sin embargo, a pesar de estos datos aparentemente alentadores, estas empresas están signadas por una especie de karma que las persigue a nivel mundial: estadísticamente, solamente un 30 por ciento de las empresas familiares traspasan exitosamente de la primera a la segunda generación de familia y solo un 5 por ciento al 7 por ciento logra llegar a la tercera generación. 

La pregunta clave a responder es: ¿cómo llegaron algunas de estas empresas a transformarse en esos grandes grupos empresariales teniendo en cuenta que también son en su origen ‘empresas familiares’?

El contexto de la empresa familiar nos lleva a pensar en las relaciones ‘propiedad-gobierno-familia’ que se generan en su ámbito, y el natural motivo de conflicto que se origina cuando el aumento del tamaño de la familia no coincide con el aumento de la envergadura de la empresa.

Esta situación se da porque en la actualidad la mayoría de empresas familiares que encontramos en el mercado son del tipo  lifestyle , lo que significa que los miembros de la familia se encuentran involucrados en las operaciones del día a día, buscan tener un sueldo y un retiro a fin de año y no ven la posibilidad de mirar el negocio desde afuera, pensando más en posibles nuevos negocios y retornos sobre la inversión o sobre los activos, y evaluando rápidamente los cambios en el mercado.

Para conseguir eso, es importante poder dar el salto pasando de pensar en ser una empresa familiar a una ‘familia empresaria o grupo económico familiar’. 

Justamente el alcanzar este estatus debería ser el objetivo de los fundadores que anhelan el traspaso generacional exitoso, poniendo en marcha mecanismos emprendedores a los fines de generar nuevos negocios, que permitan la normal incorporación de miembros de la familia a puestos gerenciales por la permanente generación genuina de los mismos, siempre y cuando los miembros en cuestión resulten idóneos para los puestos.

CAMBIO A GRUPO ECONÓMICO  

Sólo un modelo responsable hará trascender este tipo  de empresas de una generación a otra. 

Si se busca lograr conformar un grupo económico familiar hace falta desarrollar una mentalidad que les permita concebirse como tal, y un método donde se apliquen políticas de inversión adecuadas que lo garanticen.  

A tales fines, se pueden enumerar algunos consejos prácticos:

*Comprender que lo importante es que las siguientes generaciones reciban empresas rentables con activos sólidos y no puestos de trabajo.

*Limitar las políticas de reparto de dividendos en efectivo a los fines de conformar un ‘fondo de inversión’ en nuevos proyectos.

*Conformar un comité de inversiones donde incorporar especialistas externos como asesores a los fines de evaluar proyectos de inversión.

*Fijar a quienes detenten el Gobierno objetivos de retorno sobre la inversión esperados en cada proyecto.

*Buscar incrementar sistemáticamente los activos del Grupo de Propiedad Familiar en negocios con alto potencial de crecimiento. De esta forma, será posible instrumentar un modelo que permita el traspaso generacional exitoso por aumento del volumen de negocios del grupo familiar, debiendo ser uno de los de las políticas que regulen las relaciones familia-propiedad-gobierno.

ESTEBAN D. MANCUSO

Director Centro de Emprendimiento & Familias Empresariales de la Universidad Sergio Arboleda  

Siga bajando para encontrar más contenido