La empresa más grande de la que no ha escuchado

Viaje a las entrañas de Huawei, una de las empresas de tecnología más grandes de China y el tercer vendedor mundial de teléfonos celulares.

Huawei tiene su línea de producción más grande en Dongguan.

Cortesía Huawei.

Huawei tiene su línea de producción más grande en Dongguan.

POR:
julio 09 de 2013 - 10:18 p.m.
2013-07-09

“Esta es, tal vez, la empresa más grande de la que no han escuchado”, dice Roland Sladek, vicepresidente internacional de relaciones públicas de Huawei, desde las oficinas que la empresa china tiene en Shenzhen y que ocupan un espacio similar al del Principado de Mónaco.

La historia de Huawei, que es ya el tercer vendedor mundial de celulares (solo superado por Samsung y Apple), está muy relacionada con la del desarrollo económico de China. “Cada vez nos estamos convirtiendo en un jugador más global que un actor limitado a China”, afirma Sladek.

Huawei fue creada hace 25 años y, en su etapa inicial, concentró su crecimiento en China. A finales de la década de los 70, el presidente Deng Xiaoping decidió crear zonas económicas especiales para desarrollar el potencial de las empresas chinas antes de abrirse al mundo.

Shenzhen, en ese entonces una villa de 3.000 pescadores, fue una de las elegidas para que las empresas que allí se instalaran recibieran beneficios tributarios. Hoy, casi 30 años, después la ciudad tiene 14 millones de habitantes y una pujanza económica envidiable.

La empresa inició entonces su segunda fase de expansión con la explosión del mercado de telecomunicaciones dentro de China. Huawei se concentró en tender el esqueleto para comunicar la inmensa geografía del país. “Nos encontramos con grandes problemas. Las ratas, por ejemplo, nos obligaron a crear cables resistentes a sus mordidas”, explica Sladek.

Con la experiencia obtenida, Huawei comenzó en el 2000 su expansión mundial. Hoy, la multinacional está presente en casi 140 países, cuenta con una nómina de cerca de 150.000 trabajadores y cada año contrata entre 10.000 a 20.000 empleados. De los 35.400 millones de dólares en ingresos del 2012, el 33 % provino de China, el 35 % de Europa, Medio Oriente y África, 17 % de Asia-Pacífico y 14 % de América.

EL NEGOCIO
Aunque Huawei es el tercer vendedor mundial de celulares, e incluso en junio se especuló con una posible compra de BlackBerry y Nokia, el negocio de dispositivos para consumidor final representa solo el 22 % de los ingresos para la empresa, mientras que el de soluciones empresariales es del 5 %.

El 73 por ciento restante es el de redes para operadores, el negocio en el que Huawei es más fuerte. La empresa china, en llave con la paisa UNE, montó en Colombia una de las primeras redes LTE en América Latina. “Colombia es un mercado muy importante para nosotros. UNE es nuestra referencia en la región”, afirma Bob Cai, vicepresidente del departamento de mercadeo de productos inalámbricos.

Otra de las singularidades de Huawei tiene que ver con su sistema de gobierno corporativo. En 2011, el presidente y fundador Ren Zhengfei introdujo un modelo de CEO rotativo, en el que tres personas se relevan cada seis meses en la dirección de la compañía para la toma de decisiones tácticas. “Es un experimento, estamos analizando cómo nos va”, asegura Sladek.

Además, para fortalecer la lealtad y compromiso de sus empleados, Huawei implementó un sistema de ‘acciones’ que reparten entre sus empleados chinos y que hoy beneficia a casi 75.000 trabajadores. “Además de nuestro salario y bonos, tenemos un beneficio económico por esos títulos, eso nos hace comprometernos más con la empresa”, explica Cai. Vale la pena anotar que Huawei no cotiza en bolsa, pero utiliza este método de repartición de dividendos para sus empleados, ya que ningún tercero (por ejemplo el Gobierno chino) puede tener ‘acciones’ de la empresa.

PATENTES Y DUDAS
Una de las grandes dudas que generan en el imaginario colectivo las empresas chinas, son la calidad de sus productos. En Huawei, la respuesta a esta inquietud se resuelve con las inversiones que hacen en investigación y desarrollo, que en los últimos 10 años superó el 10 por ciento de sus ingresos, con lo que se aseguraron cerca de 42.000 patentes en China y 13.000 en el resto del mundo.

Huawei cuenta en Shanghái con su mayor centro de investigación y desarrollo, en el que trabajan alrededor de 8.000 personas. “No es fácil mantener el ritmo evolutivo del sector de las telecomunicaciones. Queremos que la innovación sea nuestra guía para que los clientes sigan hacia adelante con sus negocios”, asegura Cai.

Las condiciones labores del gigante asiático son otro de los puntos que desde occidente se revisa con lupa. En Dongguan, muy cerca de Shezhen, Huawei tiene su mayor línea de producción, en la que trabajan cerca de 14.000 empleados que trabajan turnos de 8 horas. La planta (también hay en India, México, Brasil y Hungría) está llena de carteleras en la que los empleados, al comenzar el día, expresan con íconos su estado de ánimo. Esto para que sus supervisores sepan cómo están sus empleados y hablen con ellos.

De igual manera, hay grandes pancartas rojas en las que se insiste en la importancia de no cometer errores en su trabajo y que sirven para fomentar el control de calidad en la planta. Vale la pena anotar que Huawei tiene tercerizados otros procesos con firmas como Foxconn, que se han visto envueltas en denuncias laborales por parte de sus trabajadores.

En suma, la historia de Huawei está enlazada con la de China y es una muestra de cómo el gigante asiático gana terreno e importancia en la economía mundial. Ambas comenzaron por fortalecerse dentro de su país y ahora le apuntan a la conquista mundial.

Por: Álvaro A. Cuéllar

Editor Portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido