Empresarios de Colombia y España se reunirán en Bogotá

El objetivo de la misión ibérica, que el sábado tuvo otra cita en Cartagena, es mirar posibilidades de inversión.

En la foto, el ministro José Manuel Soria; la ministra Cecilia Álvarez-Correa y el presidente de la Cámara de Comercio de España

Archivo

En la foto, el ministro José Manuel Soria; la ministra Cecilia Álvarez-Correa y el presidente de la Cámara de Comercio de España

Empresas
POR:
septiembre 20 de 2015 - 04:01 p.m.
2015-09-20

Un total de 300 empresarios colombianos y españoles se reunirán hoy con el fin de impulsar las relaciones comerciales entre los dos países.

La misión empresarial española, que trae multinacionales y pymes de ese país, viene encabezada por el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, quien se reunirá con la presidenta de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), Mónica de Greiff.

El encuentro será en la sede Salitre de la CCB, con presencia de compañías de los sectores agroalimentos, materiales de construcción y vivienda, metalúrgico, energías renovables, biotecnología, seguros, desarrollo de software, servicios TIC e infraestructuras de turismo, entre otros.

“Aumentar la presencia a través de inversiones en la economía colombiana y hacerlo en aquellos sectores prioritarios para el Gobierno de Colombia, como en infraestructura, industria, turismo y energía, es uno de nuestros propósitos hoy aquí”, dijo el sábado en Cartagena el ministro de Industria, Energía y Turismo de España, José Manuel Soria, durante un primer encuentro con delegados de las 30 grandes empresas que llegaron.

Por su parte, la ministra de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, Cecilia Álvarez-Correa, les dio la bienvenida y explicó que esta es una gran oportunidad para que firma pequeñas y medianas se inserten en la economía mundial. “En infraestructura, por ejemplo, hay encadenamientos productivos y de eso se trata este foro. Cada día las economías se encadenan más, si no, estamos perdidos. Las pymes en el mundo, participan con el 40% de las exportaciones globales y por eso queremos que se encadenen”, dijo.

VIENEN DE PUERTO RICO

Otra delegación, esta vez desde Puerto Rico, también visita el país entre mañana y el viernes, en cabeza del subsecretario de Desarrollo Económico y Comercio, Juan Carlos Suárez, y del Director ejecutivo de la Compañía de Comercio de la isla, Francisco Chévere, como parte de una estrategia para salir de la crisis que tiene frenada su economía. El objetivo es difundir las ventajas y oportunidades que se ofrecen, para que empresarios colombianos se animen a invertir allí. Específicamente, están promoviendo los sectores biotecnológico, farmacéutico, agrícola y aeroespacial.

Entre otras cosas, la legislación de Puerto Rico establece un impuesto máximo sobre ingresos de 4%, que puede bajar al 1 % o menos; créditos contributivos de hasta 50 % por la compra de productos locales y reciclados, préstamos por creación de empleos; deducciones especiales por invertir en infraestructura, maquinaria y equipo, y exención de hasta el 90 % de impuestos para proyectos turísticos.

Allí ya existe capital colombiano. El último movimiento conocido fue el de Argos, que en mayo se alió con la sociedad Putney Capital Management para comprar una de las principales terminales de recepción, almacenamiento y distribución de cemento, desde donde controlan cerca del 20 % del mercado en ese territorio insular adscrito a Estados Unidos.

SUECIA AFINA SU COPERACIÓN EN EL POSCONFLICTO COLOMBIANO

Cuatro delegados de la Agencia Suecia de cooperación para el desarrollo (Asdi) y dos de la Academia Folke Bernadotte estarán en Bogotá entre hoy y el miércoles para dialogar con representantes del Gobierno, organismos multilaterales, organizaciones de la sociedad civil, empresarios, otras embajadas y agencias de cooperación, con el fin de establecer un intercambio sobre los principales desafíos para la construcción de paz en Colombia, y en los cuales su país podría aportar más en los próximos 5 años.

Suecia coopera con Colombia hace más de una década y se ha caracterizado por ser un socio para la paz, apoyando en procesos de justicia transicional y temas de derechos humanos, reparación a las víctimas del conflicto, restitución de tierras, memoria y reconciliación. Esto equivale a unos 40 millones de dólares por año.