Empresas demandan exámenes para detectar engaño

Instituto Latinoamericano de Poligrafía dice que hay técnicas más efectivas para identificar fraudes.

Una poligrafista (sentada en la silla) se presenta al  polígrafo de control en la Policía.

Archivo

Una poligrafista (sentada en la silla) se presenta al polígrafo de control en la Policía.

Empresas
POR:
agosto 23 de 2015 - 05:43 p.m.
2015-08-23

En el 2009 se hicieron 90.000 exámenes de polígrafo en el país, siendo el 70 por ciento tramitados por el sector privado.

En el 2014 esa cifra aumentó a 123.000 con el mismo uso intensivo de las empresas.

Así lo señala el empresario Manuel Novoa, director del Instituto Latinoamericano de Poligrafía, que se dedica a prestar servicios y a capacitar expertos en el manejo de esta tecnología.

En los últimos años se han detectado procesos de infiltración en las compañías y problemas relacionados con fraudes,

En esas situaciones, un 78 a 80 por ciento se origina por complicidad interna.

“Esa participación no involucra solamente empleados medios o bajos, sino que la alta dirección también se ve inmersa en estos hechos, con el impacto negativo que generan para las organizaciones”, señaló Novoa.

Al mes hace 2.000 pruebas del polígrafo. Además, alcanza 200 a 300 pruebas con un escáner óptico, más avanzado que la técnica tradicional. Se trata de una tecnología desarrollada para detectar el engaño por medio de un equipo que permite leer las reacciones que se producen en el ojo cuando una persona miente. Novoa dice que tiene dos ventajas el sistema llamado EyeDetect: desaparece el riesgo del error humano y es más rápido de realizar.

El polígrafo ha sido el sistema más confiable, con un nivel de exactitud que oscila entre 80 y 93 por ciento.

LA OTRA TÉCNICA ALCANZA EL 85 POR CIENTO

Y si bien está de moda el uso del polígrafo por cuenta de la promoción que ha hecho el Gobierno para garantizar la transparencia en las grandes obras de infraestructura, el Instituto Latinoamericano de Poligrafía recomienda combinar ambas herramientas.

El año pasado, el Instituto generó ingresos por 4.000 millones de pesos en Colombia. La meta es crecer de 10 a 15 por ciento este año. También tiene operaciones en México, Guatemala, Panamá, Ecuador y Perú.