Empresas hacen fila para alianzas públicas de obras

Solo cinco, de casi medio centenar que han sido presentadas, se encuentran apenas en estudio.

Los proyectos requieren de un 20 % de recursos del Gobierno.

Archivo Portafolio.co

Los proyectos requieren de un 20 % de recursos del Gobierno.

POR:
mayo 07 de 2013 - 02:20 a.m.
2013-05-07

El sector privado está listo para constituir alianzas con el Estado con el fin de ejecutar un gran paquete de megaobras de transporte que le permitirán al país avanzar para desatrasarse en materia de infraestructura.

Se trata de una iniciativa que las autoridades y la empresa privada llevan varios meses en implementación, pero que ha comenzado a generar incomodidad en algunos sectores, ante la demora en la decisión del Gobierno para dar inicio a la nueva modalidad de construcción de carreteras, puertos, aeropuertos y red férrea.

La empresa privada sostiene que tiene listo cerca de medio centenar de propuestas de Alianzas Público Privadas (APP).

El exministro de Hacienda Rudolf Hommes dice que esta fórmula, estaría condicionada a solucionar, a corto plazo, “el exceso de celo de las autoridades ambientales (para otorgar licencias), el perfeccionismo de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI)” para seleccionar los diseños, y las alianzas público-privadas -en las que contratistas proyectan grandes inversiones- y a terminar viejos proyectos como la carretera al puerto de Buenaventura y la Ruta del Sol.

Expertos sostienen que el Gobierno tiene una de las herramientas más efectivas para contrarrestar las tendencias que apuntan a un menor crecimiento de la economía.

Para ellos es necesario que arranque la ejecución de las grandes obras y se aprueben iniciativas presentadas por el sector privado para construir carreteras y ferrovías, que requieren máximo un 20 por ciento de recursos públicos.

De acuerdo con Fedesarrollo, por cada peso de valor agregado en obras civiles, se impulsa 1,4 pesos de producción de la economía por la utilización de la infraestructura como insumo.

De igual manera, por cada empleo que se genera en el sector, se crean indirectamente 1,3 puestos de trabajo.

Los analistas afirman que si no se resuelven este cuello de botella, el sector seguirá siendo uno de los que genera mayor incertidumbre este año, como lo revela un informe de la firma comisionista de Bolsa Serfinco, que cita como atenuantes el incremento de la participación del indicador de obras civiles dentro del PIB y su contabilización basada en los pagos a los contratistas y no en ejecución física de la obra.

Es por eso que las proyecciones para el 2013 se ajustaron y son ahora más modestas.

El Ministerio de Transporte en sus estimaciones prevé que la inversión privada en infraestructura para este año tenga una contracción de 2,3 por ciento.

Para el 2014, la perspectiva de inversión es positiva, mientras que para ese año, Serfinco calcula un incremento de 111,8 por ciento en la inversión privada en infraestructura por la construcción de 30 carreteras, dentro del paquete de concesiones de cuarta generación por 44 billones de pesos, de las cuales solo cuatro están en precalificación: Girardot-Puerto Salgar; Mulaló-Loboguerrero; la Perimetral Oriental de Cundinamarca y la autopista Cartagena-Barranquilla.

La meta es invertir durante una década el 3,1 por ciento del PIB, lo que correspondería -según la recomendación de Fedesarrollo- a conseguir 11.500 millones de dólares anuales para obras.

RECURSOS PRIVADOS

Gran parte de esos recursos llegarán del sector privado, donde varias firmas nacionales y extranjeras hacen fila para que sus proyectos reciban el aval del ANI y así ‘sarcarle el jugo’ a la Ley de Asociaciones Público-Privadas.

“La Agencia ha recibido más de 30 propuestas de iniciativa privada de las cuales ha dado viabilidad a tres, en el modo carretero que son: Ibagué-Cajamarca; Malla vial del Meta; y corredor San Roque –La Paz –Cuestecitas; Valledupar –La Paz y Valledupar –Badillo –San Juan del César –César –La Guajira”, dice la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez-Correa. Hay otras como Cambao-Manizales; Barracabermeja-Lebrija; Ríonegro-San Alberto; Tunja-Moniquirá-Barbosa; Zipaquirá-Bucaramanga; Meta-Casanare, entre otras, que esperan luz verde.

En el modo férreo, la ANI le dio viabilidad a la iniciativa privada de la Sociedad Férrea Centro Andino (Sofca) que va desde Bogotá hasta Belencito para el transporte de carga y a la variante que propone la Sociedad Portuaria de Santa Marta que empieza en la quebrada El Doctor y va Mamatoco, en Santa Marta, para evadir la zona turística.

En prefactibilidad siguen las propuestas de Paz del Río y Votorantim para conectar Ciénaga-Chiriguana-LaDorada-Potosí (Huila)-Granada (Meta), y el municipio de Buenos Aires (Tolima) con Tebaida (Quindío).

Según Álvarez-Correa, las propuestas rechazadas han sido porque la ANI iba más adelantada en la estructuración, porque los proyectos necesitan más del 20 por ciento de recursos estatales o la obra no es de interés público.

OTROS PROYECTOS ESTRATÉGICOS

Planeación Nacional tiene listos otros proyectos, diferentes a carreteras y vías férreas para que utilicen la ley APP. En estructuración ya están el diseño, construcción, administración, operación y mantenimiento del nuevo edificio de la Superintendencia de Notariado, la Contraloría General y las oficinas de la Fiscalía en Cali.

A futuro, se prevé la renovación física del Centro Administrativo Nacional (CAN), la adquisición, la operación y mantenimiento de un simulador de vuelo en Cali.

Siga bajando para encontrar más contenido