‘En el mundo hay cada vez más regulación a los residuos’

Carolina García Arbeláez, gerente de Sostenibilidad de Bavaria, explica la importancia de que las empresas se anticipen a las regulaciones.

Carolina García Arbeláez, gerente de Sostenibilidad de ABInbev para Colombia, Perú y Ecuador (COPEC).

Carolina García Arbeláez, gerente de Sostenibilidad de ABInbev para Colombia, Perú y Ecuador (COPEC).

Cortesía

POR:
Portafolio
julio 18 de 2018 - 09:25 p.m.
2018-07-18

Al formar parte de la Ocde, Colombia debe adoptar una de las buenas prácticas de los países desarrollados conocida como la Responsabilidad Extendida del Productor, REP.

Mediante esta, fabricantes e importadores tienen la obligación de diseñar, financiar e implementar programas de devolución de residuos. El país ya ha avanzado en esta dirección y ha expedido regulación para los sectores de plaguicidas, medicamentos, baterías, pilas, llantas, bombillas y computadores. Además, en 2016, mediante el Documento Conpes 3874, adoptó la Política Nacional de Gestión Integral de Residuos Sólidos a 2030.

(Lea: ‘El siguiente paso es generar energía con residuos’)

Bavaria, que desde 2016 hace parte de la empresa de bebidas más grande del mundo, ABInBev, viene adelantando un proceso en gestión de residuos.

En marzo pasado, la multinacional anunció sus metas de sostenibilidad a 2025 y uno de sus pilares es la llamada economía circular. Para alcanzarlas, se comprometió a que a mediados de la próxima década, el 100% de sus productos usarán empaques retornables o hechos en su mayoría de material reciclado. Actualmente, el 76% de los productos de Bavaria en Colombia se venden en envases retornables.

(Lea: Economía circular: estamos botando dinero a la caneca

Para conocer más sobre la estrategia de Bavaria y la regulación que se avecina en materia de envases y empaques, Portafolio conversó con Carolina García Arbeláez, gerente regional de sostenibilidad de ABInBev para Colombia, Perú y Ecuador.

¿En qué consisten los residuos posconsumo?

En la economía global predominaba un modelo lineal donde se producía, consumía y desechaba. Pero ese sistema no era sostenible porque a medida que la población y el ingreso per cápita han aumentado, cada vez generamos más desechos y los rellenos sanitarios están llegando a un punto crítico. Esta es una realidad mundial que tiene cifras alarmantes: todos los años se vierten cerca de 8 millones de toneladas de plástico a los océanos y para 2025 va a haber más plástico que peces en el mar.

(Lea: El mausoleo de Doña Juana

Bajo este panorama es necesario repensar el sistema. Primero, porque estamos creando una externalidad negativa ambiental muy grande. Pero adicionalmente, porque estamos enterrando y vertiendo plata al mar pues los residuos son dinero, tienen un valor que se puede monetizar.

En este sentido, el mundo ha querido irse de un modelo lineal a uno circular, donde al final, luego de que el producto es consumido, puede volverse a incorporar a una cadena de valor.

Ya sea porque es reciclado para la misma producción del envase o para producir otras cosas.

En este contexto, si las empresas no cambian su lógica de operación simplemente no van a ser viables en el largo plazo porque se enfrentan a muchos riesgos. Asimismo, en el aprovechamiento de residuos hay una oportunidad económica enorme. En el caso de Bavaria ahorramos procesos al no tener que hacer nuevos envases, reducimos gasto de energía, emisiones, alargamos la vida útil de nuestras máquinas, etcétera.

¿Cómo está la regulación en Colombia?

Cuando Colombia quiere entrar a la Ocde se le pide regular los residuos posconsumo. Ya había regulado algunos y empezó con los desechos peligrosos porque son los más graves. Luego de esto, desde 2015 se viene planteando la creación de una regulación de REP para los residuos de envases y empaques de papel, cartón, plástico, vidrio, metal y multicapa.

El Ministerio de Ambiente ha puesto a consideración una resolución y las empresas han venido trabajando con la ANDI en este propósito. Creemos que será adoptada antes de que termine este gobierno.

Esta regulación está pensada para entrar en vigor en 2021 e impondría a las empresas que tienen que ser responsables de la recuperación de un porcentaje de los materiales que ponen en el mercado. Actualmente dice que el 35% y se está negociando que baje a 30% según lo establecido en el Conpes. Para iniciar se exigirá un 10% e irá subiendo paulatinamente hasta 2030.

Teniendo en cuenta lo anterior, creo que existe un riesgo regulatorio. En el mundo hay cada vez más regulación a los residuos, y si una compañía no tiene una estrategia para encaminarse en el modelo circular, tendrá que reaccionar y pagar muchísimo más porque no va a estar preparada cuando llegue esa regulación.

En Colombia por ejemplo, las corrientes de reciclaje de plástico PET, vidrio o aluminio son maduras, sin embargo, hay otros materiales difíciles de reciclar que son usados por las compañías.

En este sentido, frente a la reglamentación tenemos que pensar en el posconsumo desde el momento cero del diseño del producto. El mensaje es que las empresas no tienen que esperar a que las regulen para cambiar su forma de operar.

¿Cómo esperan cumplir?

Viendo el funcionamiento del modelo en otros países, lo que se quiere es que las empresas se agrupen y creen una organización nueva que se encargue del posconsumo, conocida como Organización de Responsabilidad del Productor, ORP, en la jerga técnica. Bavaria, Postobón, Coca Cola y Alpina lo podrían hacer solos. Pero si todos los hacemos solos vamos a duplicar muchos esfuerzos y al final va a ser mucho más ineficiente.

La resolución incentiva la asociatividad, flexibiliza parte del porcentaje de recuperación para cumplirlo y premia la innovación. Para esto la ORP que constituyamos va a tener que presentarle un plan a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, que lo tendrá que aprobar y hacer el respectivo seguimiento.

Va a ser mejor estar acompañado que solo por los beneficios para las ORP y por las posibilidades de obtener toda la información sobre las cadenas de los productos. Nuestra apuesta será esta nueva organización encargada del posconsumo y esperamos iniciar un piloto el próximo año.

En ABInBev y Bavaria estamos comprometimos con la REP, sabemos que si somos parte de la problemática también podemos ser parte de la solución. Nuestra visión ahora es que la sostenibilidad ya no es parte de nuestro negocio, es el negocio. No se trata de filantropía, es la única forma en la que vamos a tener una empresa que dure 100 años y más.

Siga bajando para encontrar más contenido