Mientras se enfrenta a los taxistas, Uber sigue innovando

El Ministerio de Transporte trabaja en una propuesta que le daría viabilidad a este servicio. Para diciembre estaría lista la regulación para el servicio de lujo.

Los taxistas dicen que este transporte, catalogado como ilegal, fue denominado como el transporte oficial de la feria.

Archivo particular

Los taxistas dicen que este transporte, catalogado como ilegal, fue denominado como el transporte oficial de la feria.

Empresas
POR:
septiembre 09 de 2015 - 12:32 p.m.
2015-09-09

Uber, aplicación para móviles que ofrece servicio de taxis, lanzará la una opción de movilidad bilingüe en Bogotá para mejorar la experiencia de los viajeros angloparlantes, informó hoy esa compañía.

El nuevo servicio, denominado UberENGLISH, es producto de la alianza con Duolingo, una plataforma tecnológica para la enseñanza de idiomas, según un comunicado de Uber. Con este nuevo servicio, los usuarios angloparlantes de Uber que visitan Colombia tienen la posibilidad de utilizar la misma aplicación que usan en su ciudad de origen.

Los conductores de UberENGLISH aprendieron inglés gracias a esta alianza, certificaron su nivel del idioma y ahora obtendrán mejores salarios.

¿QUÉ PASARÁ CON UBER EN COLOMBIA?

La batalla que libran los taxistas contra el servicio a través de aplicaciones móviles tipo Uber, y que ya se trasladó a las calles, podría llegar a su fin en pocos meses.

El Ministerio de Transporte prepara una regulación del servicio de lujo, que será expedida entre diciembre de este año y enero del 2016, en consonancia con el Plan Nacional de Desarrollo.

Y aunque el proyecto aún está en estructuración, el Ministerio adelantó que a estas plataformas les quedarían dos opciones: “o se constituyen ante el Ministerio como empresas de transporte o quedarán obligadas a vincular solo a vehículos afiliados a una de esas firmas. Buscamos que haya corresponsabilidad entre la empresa y la plataforma, y se garantice la seguridad de los pasajeros”.

La falta de claridad jurídica sobre este servicio ha propiciado agresiones entre choferes de taxi y los de estas aplicaciones, especialmente en Barranquilla, Bogotá, Cali y Medellín, donde la aplicación Uber opera en el país.

“También buscamos darle dientes a la Superintendencia de Transporte para sancionar no solo empresas, sino a particulares, porque hoy no están facultados para eso. Hoy no tenemos un marco regulatorio y por eso las multas son tan bajas”, señaló un vocero del Ministerio.

Otro problema que buscarán corregir es que solo pueden sancionar a empresas legalmente constituidas, pero no a las informales o ilegales. “Les pasa a todas las superintendencias. Cuando eso pasa, el caso queda en manos de la Fiscalía, por ejemplo”, explicó el vocero del Ministerio.

No obstante, la entidad reconoce que el decreto que se expedirá podría no tener mucho impacto en la pelea de los taxistas, que bajo ese manto han justificado su persecución contra conductores y pasajeros de plataformas móviles, en lo que han llamado ‘bloques de búsqueda’, una manera de sustituir al Estado en su función de control.

Eduardo Behrentz, decano de ingenierías de la Universidad de los Andes, llamó la atención de las autoridades de tránsito en las ciudades, porque hay “enorme debilidad”, no solo con las aplicaciones, sino con la movilidad en general. “Falta compromiso con la acción policiva”, señaló.

Por ahora, se sabe que el limbo jurídico entre movilidad y tecnología persistirá, pues el Ministerio de Transporte insiste en que no puede regular la aplicación y el Ministerio de las TIC sostiene que no puede “declarar la ilegalidad o restringir el uso de aplicaciones o contenidos, ni ordenar bloqueos a proveedores de Internet”.

Por eso, Behrentz advirtió que regular solo el servicio de lujo “sería insuficiente”. “Es una oportunidad que no podemos perder para tener una política integral que incluya a los taxis amarillos. Esa desarticulación y separación de competencias no solo genera conflicto con el tema Uber, sino con cualquier servicio que se provea en el país a través de internet”.

Con información de EFE y EL TIEMPO