Entes de control enfrentan nueva ola de 'pirámides'

Superintendencias de Sociedades y Financiera atacan a compañías con esquemas piramidales y estructuras defectuosos. El 2016 dejó un balance positivo.

Captadoras ilegales

El incremento de intervenciones fue del 445% del 2015 al 2016. Pasó de 20 a 109.

El incremento de intervenciones fue del 445% del 2015 al 2016. Pasó de 20 a 109.

Empresas
POR:
Portafolio
enero 22 de 2017 - 09:14 p.m.
2017-01-22

Tras diez años del escándalo de DMG y las demás estructuras piramidales que sacudió al país, se está viviendo una nueva oleada de empresas que intentan atraer incautos con promesas de rentabilidad que desembocan en la pérdida de recursos. A diferencia de una década atrás, los órganos de control y vigilancia ya saben contra quién se enfrentan y el 2016 se constituyó en un año récord en la intervención de estas sociedades delictivas.

El balance de la Supersociedades es de 109 intervenciones entre personas naturales y jurídicas durante el 2016. Un año antes, la entidad solamente tomó medidas sobre 20 entidades, con lo cual el año pasado supuso un aumento del 445%. La Superfinanciera por su parte, tomó medidas administrativas sobre otras cuatro empresas, del mismo modo, viene adelantando la campaña ‘De eso tan bueno no dan tanto’ a través de la cual busca prevenir a la ciudadanía en general sobre esquemas piramidales y firmas que aseguran ser vigiladas por la Superintendencia Financiera sin serlo.

(Lea: Siguen apareciendo captadoras ilegales en el país)

Durante el 2016 el país debatió en gran medida lo sucedido con las libranzas y el impacto que esto podía llegar a tener en la cartera de los bancos, Estraval, Elite y Fidupaís son algunos de los nombres que más sonaron, pero por este tema, el supersociedades Francisco Reyes Villamizar, explica que fueron varios más.

En el 2016, con las libranzas, tuvimos que intervenir por lo menos a 20 entidades, entre ellas hay algunas como Estraval y Elite, pero además lo hicimos con personas Naturales vinculadas. Fuera de eso, hubo problemas de compañías que se hacían pasar por factoring y vendían facturas de manera ilegal” puntualizó el regulador.

El aumento de las acciones por parte del órgano de control y vigilancia estuvo ligado a la regulación que le da nuevas herramientas para hacerles frente a los casos en los que se sospecha que pueden existir irregularidades en la operación, “hay una nueva norma que permite suspender actividades si se sospecha que no actúan de manera legal”, explicó Reyes a Portafolio.

(Además: Han atajado actividades de 250 captadoras ilegales)

La labor de la entidad ha sido titánica, pues como reconoce el supersociedades Reyes, las modalidades utilizadas para captar los recursos del público no son uniformes y varía según regiones y productos que se ofrecen. “Entre las 109 sociedades intervenidas hay firmas de libranzas, multiniveles, factoring e incluso empresas que trabajaban con bitcoins” indicó el funcionario.

Añadió que el trabajo de las entidades les obliga a buscar nuevas formas para cometer los delitos, “están mostrando una capacidad de reinvención de mecanismos de captación ilegal que es muy preocupante y por supuesto la actuación nuestra es para que esto no se dé”, explicó.

Complementó el funcionario que las nuevas facultades que se les asignaron fueron expedidas mediante un decreto gubernamental que fue propiciado por la misma super, con el cual se crean unos requisitos para operaciones de multinivel y si no se cumplen, “podemos ordenar de manera automática la suspensión de las actividades hasta que se observen las circunstancias legales”, acotó.

(Lea: Monitorear la cartera, prioridad para este año: Superintendente Financiero)

Del mismo modo, el Superintendente explicó los demás requisitos que se les comenzó a exigir a las diferentes sociedades que buscan realizar la captación de recursos del público para evitar que estas infrinjan las normas que están establecidas en la ley.

“La ley además, les obliga a tener un domicilio corporativo y requiere que en el contrato multinivel con los agentes quede definida con claridad la modalidad de remuneración, que además debe estar relacionada con la venta de los productos que se promueven”.

Aclaró Reyes que la proliferación de estas compañías se da por el ambiente en el país “mientas se ofrezcan rendimientos por encima de las condiciones normales del mercado hay la probabilidad de que la gente caiga en operaciones sin una justificación financiera razonable”, concluyó el funcionario del ente de control.

La regulación que viene para enfrentar estas entidades

Francisco Reyes asegura que desde la entidad se viene trabajando para poder tener más mecanismos que les permitan a los reguladores enfrentar a las empresas que abusan del público.

Estamos tratando de sacar un proyecto de ley, cuyo ponente es Antonio Navarro Wolff, para que la administración o comercialización de libranzas solo pueda cumplirse por compañías fiduciarias o fondos de carteras colectivas de inversión vigilados y supervisados por la Superfinanciera”.

De acuerdo con el funcionario la aprobación de este proyecto que hace trámite en el Congreso de la República permitiría que haya un control prudencial sobre esa actividad con todos los requisitos.

Del mismo modo, el Super hizo un llamado a la gente para que informe oportunamente, porque “es difícil de detectar los casos”.

En la entidad se ha podido establecer que la gente solamente denuncia cuando el esquema de la empresa llega a un punto de quiebre y siente que no le están dando lo prometido.

Por lo pronto, la ley 1527 del 2017, reglamentada a través de otro decreto, les exige a las empresas que comercialicen o administren libranzas para venderlas a terceros que cumplan con reglas de revelación de información, verificación y control de riesgos, auditoría y reporte a las entidades que están a cargo de su vigilancia. El 2017 se intensificará la lucha contra estas sociedades.