‘A la salud hay que ponerle más gerencia’: , Armando González Materón

El gerente del centro médico Imbanaco dice que en solo un año el establecimiento se puso a la vanguardia de la salud de Latinoamérica.

Armando González Materón, director del centro médico Imbanaco.

Armando González Materón, director del centro médico Imbanaco.

Foto cortesía de Imbanaco

POR:
Portafolio
marzo 13 de 2017 - 11:01 p.m.
2017-03-13

Después de un año de abrir su nueva sede en Cali, el Centro Médico Imbanaco se perfila entre las instituciones del más alto nivel en la salud en Latinoamérica.

Al frente de ese proceso está el médico Armando González Materón, quien desde hace tres décadas lidera la iniciativa de un grupo de médicos que dio comienzo a una generación empresarial en el sector.

A la nueva sede, en 82.000 metros cuadrados, en 12 niveles, se destinaron $400.000 millones, bajo el lema eterno de la institución de ‘vocación al servicio’. En la planeación y diseño intervinieron firmas de ingenieros y arquitectos de Alemania, Estados Unidos y Colombia.

Para el empalme se realizaron más de mil actividades para activar la que hoy es la primera clínica en Colombia y la segundo en Latinoamérica con el sistema sismo-indiferente.

El médico González recuerda que cuando se iniciaron las obras se contaba con 120 camas y hoy se triplicaron para unos 490.000 usuarios. Más allá, piensa que es necesario que la salud siga en el camino del manejo bajo líneas de gerencia.

¿Cómo se mide el cambio tecnológico y de servicio con la nueva sede del centro médico Imbanaco?

Con la sede principal, el CMI creció cuatro veces en infraestructura física. El costo de la construcción fue de $250.000 millones y se adquirió dotación por valor de $100.000 millones. Como las cifras lo indican, el salto tecnológico fue gigantesco y resuelve, parcialmente, el déficit de camas hospitalarias que tiene Cali, calculado en unas 1.000 camas.

¿Cuándo surgió el centro médico se imaginaron lo que se ha conseguido?

En 1970 los fundadores fueron 28 profesionales profesores de la Universidad del Valle, liderados, en sus inicios por el médico Édgar Torres y luego por el médico Arnoldo Levy, quien gerenció la organización entre 1971 y 1986, año en que asumí la Gerencia.
Realmente, nunca nos imaginamos que pudiéramos llegar a lo logrado hoy, porque tampoco nunca imaginamos que la cobertura en salud, que no llegaba al 15% de la población en los años 70, llegara a más del 90% de la población, después de 1993 con la Ley 100.

¿Qué nivel tienen ese proyecto en el contexto Latinoamericano?


Sin lugar a dudas, es una de las clínicas más importantes de Latinoamérica y por supuesto de Colombia. Según Merco, el CMI ocupa el quinto lugar en Colombia y según el Ranking de Clínicas de Latinoamérica ocupa la posición 13. Le recuerdo que es uno de los complejos médicos más desarrollados en Latinoamérica, 82.000 metros cuadrados, en 12 niveles. Una construcción con tecnología sismo-indiferente (superior a la sismo-resistente) capaz de amortiguar un sismo sobre los 4 sótanos y aislar de la onda telúrica a los 8 pisos externos.

¿Cómo están las cuentas del proyecto y qué sigue en ese plan de finanzas e inversiones para Imbanaco?


En el año 2016 la organización pudo cumplir con todos los compromisos financieros adquiridos. Se ha estado pensando en la necesidad de una nueva torre para consultorios, cuando las condiciones económicas lo permitan.

¿Hay muchas diferencias entre ese momento y lo que se ha vivido y se vive en la salud colombiana?

Desafortunadamente sí. El Centro Médico Imbanaco puede cumplirle a todos sus grupos de interés, lo que no sucede con una gran cantidad de clínicas y hospitales del país que tienen grandes déficits económicos que no les permiten tener un buen funcionamiento.

¿Qué tan capacitado está el recurso humano del sector para administrar la salud?

No estudiamos medicina para convertirnos en administradores, pero algunos decidimos alternar la práctica profesional médica con labores administrativas, hasta que estas actividades nos copan por completo y terminamos dedicándonos a esta actividad de tiempo completo. La ley 100, que aumentó la cobertura en salud, dio origen a que las universidades incrementaran los programas de administración en salud y a la formación de administradores para responder a la creciente demanda de profesionales en este campo.

¿Mantiene sus preocupaciones sobre la situación del sector salud? ¿Hacia dónde debe caminar el sector salud en Colombia?

El sector salud debe contar con los recursos económicos suficientes que le permita subsidiar la salud de las personas que no tienen empleo y que por lo tanto no tienen acceso al régimen contributivo. La solución es acabar con el desempleo de tal forma que permita que las empresas y las personas contribuyan económicamente para la solución de sus necesidades de salud. La salud de las personas mejorará en la medida que se avance en el desarrollo económico del país y con gerencia.

¿Es posible incrementar la franja de medicina de usuarios prepagada?

Sólo pueden tener planes de medicina prepagada aquellas personas que tengan recursos económicos suficientes para pagar estas modalidades de atención y la gran mayoría de las personas no los tienen. El número de personas que tienen estos planes no llega a los dos millones en el país.

¿Qué tan importante es que se recupere el Hospital Universitario del Valle?


Es muy importante que se recupere el HUV. La Gobernadora (Dilian Francisca Toro) tiene muy claro que el Universitario del Valle no debe liquidarse y va a ser todo lo posible para ponerlo a funcionar en el menor tiempo posible. Es una institución de primera necesidad para la salud de los vallecaucanos y del suroccidente del país.

Usted ha contado que su infancia pasó aprietos, ¿qué o quienes lo inspiraron para llegar al campo de la medicina?

Soy un convencido que las personas nacemos con ciertas vocaciones. Realmente, no tuve personas que me inspiraran, porque desde muy niño manifesté mis deseos de estudiar medicina. Mi infancia fue difícil y este fue mi principal aliciente para estudiar y convertirme en profesional.

CALI

Siga bajando para encontrar más contenido