Fabricato quiere dejar atrás el caso Interbolsa  y explorar el negocio inmobiliario

El presidente de Fabricato, habla sobre el giro que tuvo que dar la compañía después de la crisis con sus acciones registrada hace más de tres años.

Carlos Alberto de Jesús, presidente de Fabricato.

Carlos Alberto de Jesús, presidente de Fabricato.

Empresas
POR:
Portafolio
enero 25 de 2017 - 08:23 p.m.
2017-01-25

Una de las empresas textiles más recordadas por los colombianos, Fabricato, está saliendo de la crisis que la involucró con el escándalo InterBolsa, y avanzan en una reestructuración que para este año les dejaría un crecimiento que oscilaría entre un 10 y un 15%.

En entrevista con Portafolio, Carlos Alberto de Jesús, presidente de la textilera, habló sobre los retos que tiene la compañía para seguir creciendo, generar rentabilidad y recuperar la confianza de los accionistas. Y hay engranajes que están moviendo a la empresa a un futuro que, según su presidente, se ve con ojos positivos.

¿Cómo hizo Fabricato para recomponerse?

Arrancamos en 2014 y la primera etapa la hemos concluido ahora en 2016, luego de una inversión de aproximadamente 11 millones de dólares en máquinas y equipos. Ese proceso arrancó con las redefinición de negocios con las cuales íbamos a seguir, nos tocó descartar unidades y con eso, adecuar la compañía para que sea competitiva.

¿Qué sacrificios hubo en ese proceso?

Tuvimos que reducir de cuatro fábricas a dos y también hubo una reducción de personal de 3.800 a 2.600 personas. Pero el gran punto es que dejamos una empresa con muchas opciones de negocios que no se veían rentables a una compañía más chica pero optimizada y hoy con capacidad de competir por los mejores negocios en todos los países del mundo. Y ese fue el nuevo enfoque que le dimos a Fabricato, además de una reformulación desde todos sus frentes.

Esa primera etapa de reenfoque de la empresa finalizó el año pasado. ¿Cómo les fue?
Entregamos una compañía saneada, enfocada. Además, las unidades de negocio se volvieron muy competitivas. Y hoy Fabricato aporta a sus líneas de producto tecnología que representa, aparte de optimización y costos, un valor agregado con acabados especiales: telas con beneficios funcionales.

¿Entonces le van a apostar a la tecnología como valor agregado?

Es una parte del negocio pero siempre es el puntero. Arrancamos con telas que tienen mucha tecnología incorporada, pero a la larga, esa tecnología debería de ser de uso masivo. Y por otro lado, la tecnología está trayendo reducción de costos, de agua y menos energía, y eso trae varias bondades.

¿Y cuánto ahorran con esa optimización?

Por ejemplo, en energía operamos una de nuestras fábricas con aproximadamente un 90% de energía autogenerada. Antes, por la ineficiencia de la maquinaria, la energía que se consumía no era suficiente para llegar a la que teníamos. Tenemos también una planta de tratamiento de agua, que recibe el agua residual de los procesos de tintura, la procesa y la devuelve el agua para el proceso productivo. Y esas son todas las transformaciones que se llevaron a cabo en todo el 2016 y que, a partir de este año, los resultados se verán reflejados.

¿Con esa transformación, cuáles son sus expectativas de crecimiento?

Nuestra meta se hace muy factible porque tenemos disponibilidad diaria física. Hoy tenemos las condiciones de presentar un 2017 con crecimiento en relación a 2016 que va entre el 10 y el 15%, con la tecnología que tenemos disponible y sin ninguna inversión. Eso se da por la combinación del alza natural de los precios y por un aumento del volumen de las ventas.

¿Cómo hacen para que la gente vuelva a confiar en Fabricato, y no los relacionen más con InterBolsa?

Yo creo que la percepción de la relación de Fabricato e InterBolsa ya se deshizo. La acción con Fabricato fue una cosa en su momento que se utilizó para alguna operación y que luego las autoridades decidirán si fueron lícitas o ilícitas. Lo que sí tiene que considerar Fabricato, es el mercado accionario, para que éste vuelva a confiar. La idea de que es una compañía debilitada, ya la estamos dejando atrás.

¿Y qué tienen planeado para que ese mercado accionario los vuelva a tener en cuenta?


Mientras más sea conocida la condición actual de la compañía, más rápidamente el mercado bursátil e incluso el textil, se dará cuenta lo que es Fabricato hoy. Departe de la administración, nuestra tarea es informar cada trimestre todo lo que está pasando, sin pintarla para mejor o para peor.

¿Le van a seguir apostando al tema inmobiliario?

Lo interesante, es que es una condición natural de la compañía porque primero, pues a raíz de la tecnología y la modernización, requerimos menos recursos para producir lo mismo. En nuestro caso, el recurso es el espacio.

Dadas esas condiciones, cuando vendimos una fábrica de 100.000 metros cuadrados y con la estabilidad financiera de la compañía, pudimos arrancar con el desarrollo inmobiliario. Y sí, tenemos un par de negocios que todavía vamos a seguir haciendo. Esperamos entrar al negocio inmobiliario a través de las compañías conocedoras del segmento, pero no vamos a montar una estructura inmobiliaria dentro de la compañía.

A raíz de su crecimiento, ¿proyectan abrir más fábricas?


No porque tenemos en nuestras instalaciones una capacidad de expansión interna importante. En corto plazo no es necesario para el crecimiento de la compañía pensar en una nueva unidad industrial. Con las dos que tenemos es más que suficiente para seguir creciendo.

María Camila González
marola@eltiempo.com
Medellín