‘Toda organización dispara conceptos intangibles’

Ricardo Greco Guiñazú, presidente del Grupo Educativo ADEN, afirma que la formación de altos ejecutivos debe sustentarse en la ética y el liderazgo.

Ricardo Greco Guiñazú, presidente del Grupo Educativo ADEN.

Ricardo Greco Guiñazú, presidente del Grupo Educativo ADEN.

Foto: Vanesa Pérez

POR:
Portafolio
noviembre 30 de 2017 - 10:14 p.m.
2017-11-30

Las empresas que se preocupan por la formación de sus ejecutivos realmente deben sentir que están manejando una inversión y no considerarlo como un gasto dentro del presupuesto para la fidelización o retención de sus empleados.

Así, los departamentos de recursos humanos deben tener muy presente que el retorno se ve reflejado en las decisiones gerenciales asertivas, ya que todo debe tener un impacto.

La afirmación la hace Ricardo Greco Guiñazú, presidente del Grupo Educativo ADEN, al reiterar que en los procesos de capacitación gerencial el objetivo es enseñar a impactar en los resultados, porque a través de una pedagogía experiencial o vivencial “se cambian las conductas para ser un mejor líder”.

En diálogo con Portafolio, el director de esta escuela de negocios para alta dirección, con presencia en 28 ciudades de Europa y América Latina, insiste en que la formación para ejecutivos debe poseer herramientas pedagógicas entretenidas, que de manera lúdica y dinámica capten desde el primer momento la atención. “Así no se asume una postura dictatorial”, dice.

¿Cómo llamar la atención de los altos ejecutivos para una formación gerencial?

Hay que atraerlos de manera distinta, mostrando procesos pedagógicos más entretenidos, basados en la lúdica. No asumir posturas dictatoriales. En nuestro caso, solo utilizamos herramientas de simulación. Nos apoyamos en plataformas de e-learning similares a las que son utilizadas en escuelas de negocios de Stanford, Harvard o Berkeley.

¿Cuál es el aporte en la formación?


Es flexible en tiempo y espacio. Permite desarrollar muchas aplicaciones, foros y multimedia que enriquecen el proceso pedagógico en el alto ejecutivo que estudia a través de las plataformas online, y se complementa con formación presencial. Hoy el hombre de negocios viaja mucho y por esta razón había que adaptar una herramienta a los estilos de trabajo.

¿Cómo fortalece la competitividad?

Lo ayuda a mantenerse actualizado con respecto al desarrollo efectivo y eficaz de herramientas en alta gerencia. Las empresas deben percibir que es una inversión. De hecho, en la actualidad, los departamentos de recursos humanos están muy pendientes de las métricas del retorno de la inversión con esta capacitación. Antes no les importaba, ahora se mide el impacto.

¿El modelo de aprendizaje tradicional sigue teniendo vigencia?

Las universidades clásicas que aún tienen modelos de aprendizaje antiguos, en clases magistrales y con profesores catedráticos abocados a la investigación, están girando hacia las nuevas plataformas de e-learning. El modelo ideal de formación para altos ejecutivos implica simplicidad y transferencia de conocimiento al lugar de trabajo. Es ofrecer herramientas que les ayuden a analizar situaciones para la toma de decisiones de forma eficaz y efectiva.

¿Cuál es la definición más acertada para el concepto de liderazgo?

El liderazgo es servicio y ejemplo. Aquel que lo entienda tiene gran parte del partido ganado frente al equipo de colabores que lidera. Al mismo tiempo, asimila la aplicación de las técnicas gerenciales. De hecho, hay ejecutivos que por naturaleza son líderes. Se hace y se nace líder, y para aquellos que no son líderes, también lo pueden llegar a ser.

¿La ética es la plataforma para un buen liderazgo?


Estamos hablando en el terreno de lo ideal. Con escándalos corporativos que han impactado en las bolsas y las empresas, la realidad no se compadece con parámetros éticos. Hoy este tema debe ser objeto de estudio central en las grandes escuelas de negocios. Y en este campo siempre hay un pequeña línea entre lo ético y lo no ético. El ejecutivo debe tener cabeza fría en el momento acertado para tomar las decisiones convenientes. Es un asunto muy sensible.

Ante un escándalo, el primer señalado es el gobierno corporativo, ¿cómo recuperar la reputación ante los grupos de interés?

Las empresas lo dejan al libre albedrío, sustentada en su filosofía corporativa, enmarcada en sus principios y valores. Esto debería estar más regulado, con un reglamento donde también se establezcan los protocolos a seguir para el manejo de crisis ante las malas prácticas.

¿Cuál es el mensaje que las organizaciones les deben trasmitir a sus grupos de interés?

Creo que toda organización dispara conceptos intangibles y en forma inconsciente. Por ejemplo, yo no puedo estar hablando sobre austeridad y dilapidar recursos. Decir que la empresa se basa en principios éticos no es suficiente, hay que demostrarlo con hechos, gracias a un gobierno corporativo que actúe con la tesis de un servicio eficaz.

¿Cómo debe ser construido el contenido del mensaje con las tesis del gobierno corporativo?

Aquí el tema es que, si bien los programas de formación gerencial intentan transmitir un mensaje basado en códigos de liderazgo ético, la instrucción se desarrolla en un tiempo limitado y evidentemente puede o no ser adherido por la empresa.

¿Cómo deben transmitirse estos mensajes de forma eficaz y efectiva?

Esto puede verse de manera invasiva, ya que en mi apreciación esto va de acuerdo hasta dónde deje intervenir la empresa. Se pretende transmitir un concepto de aplicabilidad, ya que las respuestas deben ser aterrizadas y, la verdad, es hasta dónde una organización permita comunicar.

Evidentemente, jamás se podría divulgar un mensaje no ético. La ética tiene que ver con los valores de la compañía.

Siga bajando para encontrar más contenido