Medellín sería 'hub' de Millicom para Latinoamérica

El nuevo presidente regional explica que eso traerá inversión en infraestructura y un número importante de empleos a la ciudad.

Esteban Iriarte comienza a despachar desde Miami el 1 de agosto, pero vendrá mucho a Colombia.

Esteban Iriarte comienza a despachar desde Miami el 1 de agosto, pero vendrá mucho a Colombia.

Archivo particular

Empresas
POR:
@nesperiodista
junio 15 de 2016 - 06:33 a.m.
2016-06-15

Esteban Iriarte ha sido por dos años el artífice de la fusión entre la antioqueña Une y la europea Millicom. Una semana atrás informó que en agosto asume la dirección de la segunda de esas firmas en Latinoamérica.

Iriarte habló con Portafolio no solo de la gestión como presidente de Une, sino de los retos de su nuevo cargo. Anunció que buscará que Medellín sea plataforma para ofrecer servicios a los clientes de Millicom en otros países, lo cual traerá consigo inversión y más empleo.

¿Cómo deja a Une?


Hay muchas maneras distintas de mirar eso. Empecemos por los números, las variables duras: cuando empezamos la gestión, a principios del 2012, teníamos una tercera posición en el mercado y hoy, después de la fusión y de los pasos que fuimos dando, tenemos la segunda, bien consolidada en el mercado de telecomunicaciones.

En cuanto a la fusión, hemos dado los pasos más relevantes en cuanto a capturar las sinergias y hemos podido llevar adelante una fusión que fue la segunda más grande en la historia de Colombia, en un marco de respeto y de clima interno que ha venido mejorando a través del tiempo.

¿Qué hace falta aún?


Hay muchas cosas pendientes, desde el cambio de la marca, por ejemplo, consolidar la fusión en términos legales, y así, una lista larga de temas a solucionar, pero es por eso que elegimos a alguien mejor que yo para hacer la tarea, que es Marcelo Cataldo (su sucesor).

¿Por qué la demora en consolidar la fusión?

Porque a veces la fusión de entidades sociales representa cambios en las condiciones, negociaciones sindicales, compra de acciones, sacar a los accionistas minoritarios u ofrecerles pertenecer a un grupo más grande, y todos son procesos en los que se avanza paso a paso. Estamos exactamente en el tiempo que teníamos previsto.

¿Para cuándo se prevé que termine ese trance?


Creemos que hemos hecho alrededor del 80%, y que el 20% restante tiene que ver más con detalles y cosas puertas adentro o integración de sistemas y plataformas, pero parte del mensaje que estamos dando con el cambio de Presidente es que hay una etapa que termina.

¿Qué retos le deja a Cataldo?


El más importante es seguir trabajando para tener un mercado más equilibrado y menos concentrado. Ese es el principal reto de la compañía, de la industria en general y de Colombia como mercado.

Segundo, hoy somos Tigo-Une, pero en el futuro hay que elegir una marca única que nos represente. Tercero, seguir construyendo un clima donde los empleados se sientan orgullosos de pertenecer a la empresa y que con esto podamos reflejarlo en el nivel superlativo de atención al cliente.

¿Qué de su gestión lo deja más satisfecho?


Varias cosas: primero, haber tenido la oportunidad de liderar la segunda fusión más grande de Colombia. Segundo, haber tenido la oportunidad de trabajar con dos accionistas de la calidad de EPM y Millicom.

Tercero, sin duda, el recibimiento que me dieron los empleados de Une y de las distintas compañías, y Medellín como un todo. Cuarto, hemos hecho una emisión de bonos de unos 500 millones de dólares en el último mes, que fue muy exitosa.

Después, empezar una fusión con la complejidad, la diversidad cultural y de negocio y que a dos años hayamos alcanzado las sinergias que nos habíamos propuesto, sin conflictos internos serios, adaptándonos al control político del Concejo de Medellín, ha sido muy enriquecedor. Este trabajo lo voy a llevar en mi memoria por el resto de mi vida.

Va a liderar la operación regional de Millicom. ¿Cómo va a ser esto?


En principio, vamos a hacer una transición que tomará bastante tiempo mío, hasta diciembre, para que Marcelo pueda contar con todas las herramientas para avanzar, y después, mínimo, estaré una semana al mes en Colombia.

¿Le pusieron una meta específica al ofrecerle el cargo?

En estas organizaciones, es una vez que se toma el cargo cuando uno prepara un plan de negocios a mediano y largo plazo, propone metas y a partir de ahí se empieza a discutir qué es lo posible, no solo como representante de América Latina, sino como miembro del comité ejecutivo de Millicom global, donde también voy a estar, y eso sin duda va a hacer que tenga una voz y entre todos podamos decidir lo mejor para el futuro.

¿Pero hay algún proyecto especial por desarrollar?

Entre las ideas que tenemos, y aprovechando mi nuevo rol, va a ser que Medellín se convierta en un hub, un centro desde donde podamos generar servicios para los otros países que tenemos en Millicom.

¿Eso qué implica?


Podríamos poner un centro de monitoreo de redes para ofrecer. Por ejemplo, en Medellín tenemos lo que es ciudad inteligente, con el control de cámaras y demás, que se puede extrapolar a otros lados.

¿De cuánto podría ser la inversión y los empleos que se generen?


Todavía no puedo dar un número, pero el hecho de que sea yo quien tiene la capacidad de liderar eso, habiendo vivido en Medellín y entendiendo la ciudad como ahora lo hago, es una oportunidad para generar empleo acá.

¿Qué infraestructura demanda esto?

En algunos casos, significa tener un centro de monitoreo, que es un edificio; infraestructura de telecomunicaciones, pantallas, un call center y por supuesto recurso capacitado para manejar una red del estilo que nosotros tenemos, que podamos monitorearla y generar soluciones a distancia.

¿En qué plazo se daría?


Espero que lo podamos tener en 12 a 18 meses.

¿Qué plazas se atendería desde acá?

Sin duda, Centroamérica y después vamos a explorar algunas alternativas en Suramérica. Esto porque en Centroamérica tenemos tres operaciones muy grandes; estamos interconectados por fibra, que es el principio de todo, y eso nos hace más cortas las distancias que con Suramérica.