‘Nicotina sin combustión: la alternativa’

“Tenemos información de cómo este producto debe ser regulado.
Necesitamos que los fumadores no tengan miedo de escoger esta nueva opción”.

Konstantinos Farsalinos, Conferencista principal en el foro de este miércoles, organizado por Portafolio y El Tiempo.

Konstantinos Farsalinos, Conferencista principal en el foro de este miércoles, organizado por Portafolio y El Tiempo.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
mayo 10 de 2016 - 11:56 p.m.
2016-05-10

Más de 1.000 millones de adultos –una cuarta parte de la población– son fumadores en todo el mundo. Solo el 6% de aquellos que han intentado dejar de fumar logran hacerlo con éxito. Avances científicos han demostrado que no existe una cura única para el tabaquismo, pero sí es posible encontrar alternativas de administración de nicotina, diferentes a los cigarrillos por combustión, que representarían menor riesgo en la salud y reducirían la mortalidad y enfermedades por tabaquismo.

Konstantinos Farsalinos, experto en el tema, será el conferencista principal en el foro que se realiza hoy en el hotel Marriott de Bogotá, organizado por Portafolio y El Tiempo.

¿Cuál es la diferencia entre la nicotina del cigarrillo y la de productos sin combustión?

La respuesta es que la segunda no tiene combustión. El problema con un paquete de cigarrillos no es el consumo de nicotina. La nicotina es responsable de la dependencia o el potencial adictivo del cigarrillo. La nicotina no es cancerígena y ni siquiera promueve la enfermedad cardiovascular.

El problema de fumar es el consumo de productos combustibles y esto es lo que le causa un daño al fumador.

¿Cuál es el principio de reducción de daños por el consumo de tabaco?

La reducción del daños es el principio general que ha sido aplicado a varios temas relacionados con la salud, pero ha tenido que ver más con la adicción a las drogas.

Ahora, en relación a los cigarrillos y fumadores, tenemos lo que se llama reducción de daños por tabaco, donde el principio básico es proporcionarle a la persona que fuma una fuente alternativa de nicotina.

Estamos esperando primero que todo facilitar la sensación de fumar para que paren de fumar, lo cual es lo que causa el daño, segundo, será más fácil para ellos y al usar el producto alternativo obviamente mantendrán el consumo de nicotina.

Tenemos bastante información acerca del uso de nicotina principalmente a través del uso de “snus” escandinavo, que es la forma más limpia de fumar tabaco o el tabaco, disponible ahora en el mercado, y es característico que los usuarios de “snus” están obteniendo niveles más altos de nicotina al día, en comparación a los fumadores. Si la nicotina fuera responsable por los efectos de fumar, entonces veríamos efectos similares en los consumidores.

¿Qué alternativas tienen los fumadores para dejar el hábito?

Básicamente tenemos tres clases. Una, es hacerlo solos, sin usar ninguna ayuda. Este es el método más común, pero tiene un nivel de éxito muy baja. Según los estudios tiene una tasa de 2, 3 o 4 % de las personas que tratan de dejar de fumar lo logran.

La segunda opción es usar los productos médicos, productos farmacéuticos aprobados: terapias de reemplazo de nicotina, como el chicle, los parches y el espray; y la otra categoría, los medicamentos orales para dejar de fumar.

En gente que tiene una alta motivación, la tasa de abandono es del 20%.

La tercera opción es el uso de una fuente alternativa más limpia de nicotina y esto es de lo que se trata la reducción de daños por tabaco. Esos productos son “snus” escandinavo, los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco de calentar y no quemar.

¿Los productos de suministro de nicotina sin combustión promoverán el consumo entre los no fumadores, especialmente niños y jóvenes?

Entiendo y acepto que esta es una preocupación válida. Lo que tenemos que hacer es monitorear en la población el uso de estos productos que contienen nicotina.

¿Cuál debe ser el rol de las autoridades regulatorias sobre estos productos?

Pienso que el rol de los reguladores es establecer estándares de calidad para el producto. El producto debe ser promovido solo a fumadores como un sustituto para el consumo de cigarrillos y no a adultos o niños que jamás hayan fumado. También es necesario mantener una ventaja competitiva para los productos como los cigarrillos electrónicos o aquellos de calentar y no quemar, comparado a los cigarrillos de tabaco.

¿Cuáles son las conclusiones más importantes de sus estudios?

Hemos estudiado principalmente la combustión del alcohol y los cigarrillos, pero también hemos realizado varios estudios en los efectos sobre la población. Con respecto a la seguridad, y quiero decir que apoyo completamente lo que han dicho el Colegio Real de Médicos y Public Health England, dos entidades de salud muy importantes en el Reino Unido, que sobre los cigarrillos electrónicos son por lo menos 95% menos dañinos que fumar, y probablemente casi un 99% más seguros.

Todas las toxinas que están presentes en cigarrillos de tabaco, y que hemos tratado de medir en los cigarrillos electrónicos, no están presentes en estos o si lo están en el vapor, están presentes en niveles que son miles de veces menores en comparación a lo que el humo de un cigarrillo de tabaco contiene. La razón principal de utilizar los cigarrillos electrónicos es para dejar de fumar, entonces, esto es exactamente lo que queremos en relación a la salud pública, y esto es lo que está pasando. Queremos expandir el tema de seguridad y monitorear su uso entre la población.