Envases de plaguicidas, un peligro latente para el país | Empresas | Negocios | Portafolio

Envases de plaguicidas, un peligro latente para el país

Santiago Mejía Toro, gerente del programa Campo Limpio, dedicado a la recolección y disposición final de los envases de los plaguicidas, denunció el uso indebido de los plásticos, procesados como juguetes nuevos o artículos para el hogar.

Santiago Mejía Toro, gerente del programa Campo Limpio.

Archivo

Santiago Mejía Toro, gerente del programa Campo Limpio.

POR:
julio 01 de 2013 - 09:54 p.m.
2013-07-01

Además, las empresas siguen denunciando la falsificación y adulteración de sus propios productos, para lo que se usan los envases usados. Explicó Mejía en entrevista con Portafolio.
¿Cuántas toneladas de envases recogerá este año en Colombia?
La cifra será de 1.370 toneladas. Es la meta que tenemos para este año, por mandato del Ministerio del Ambiente.
La entidad nos ha impuesto unas metas anuales de recolección de los envases de los plaguicidas que se utilizan en Colombia.
¿Las metas han sido crecientes?
Sí, claro. Para este año 2013 será el 45 por ciento de los envases que entraron al mercado el año pasado.
La norma comenzó a ponerse en marcha en el 2007, desde cuando se establecieron metas; este año, como anoté ,será del 45 por ciento y en 2014 pasará al 50 por ciento; así, irá creciendo con el paso de los años.
¿Habrá un tope para recolección?
Está fijado, por ahora, en 75 por ciento de los envases de los plaguicidas que se hayan vendido en el país el año inmediatamente anterior.
¿Cumplirán las metas?
Si no se hace, habrá sanción para las empresas, de forma tan severa como quitarles sus licencias de venta.
Se establece que las sociedades que importen, produzcan o distribuyan plaguicidas tienen una responsabilidad sobre esos envases.
Además, las empresas deben poner en marcha planes de gestión que establecen cómo y cuánto será la recolección.
¿Quién audita el proceso?
Anualmente, al corte del primer trimestre, Campo Limpio certifica con un informe al Ministerio del Medio Ambiente, y certifica. Para esto, certificamos el volumen de recolección y el destino final de los envase.
¿Dónde se acopian para la verificación?
En 28 departamentos del país funcionan 100 centros de acopio, de los cuales 28 cuentan con la logística y la infraestructura suficiente para recibir, separar, pesar e identificar el tipo de nevase.
¿Qué pasa con los que no llegan a esta etapa?
Hay un mercado negro de envases para adulteración y falsificación de productos plaguicidas.
Otro destino está en su enorme valor de mercado, pues se trata de plástico de alta densidad.
Es una actividad prohibida, pero se usan para producir juguetes para niños y otros para el hogar o el uso personal.
¿Hay un ejemplo?
Las bolsas de los discos compactos que venden en los semáforos tienen un olor característico.
¿Cómo hacer para que los envases usados en las fincas lleguen a su destino final?
Sencillo: zanahoria y garrote. La primera, vamos de finca en finca recogiéndolos. Hacemos giras por más de 500 municipios y nos dedicamos a capacitar a la gente. Esto lo hacemos como responsabilidad social ambiental.
El garrote queda en el aire, puesto que no hay una Policía Ambiental efectiva, las corporaciones autónomas medioambientales no funcionan y al Ministerio del Medio Ambiente no se le ve por las fincas.
¿Si usted encuentra un sitio donde procesen este tipo de plástico y llama a la autoridad respectiva, qué pasa?
Nadie llega.
Redcci{on Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido