La estrategia de la CCI para buscar recursos de vías de 4G

Juan Martín Caicedo, presidente de la CCI, señala que las Alianzas Público Privadas, de iniciativa particular, servirían para compensar la falta de recursos públicos para el plan de infraestructura de cuarta generación.

Juan Martín Caicedo

Archivo / Portafolio

Juan Martín Caicedo

Empresas
POR:
septiembre 28 de 2015 - 01:05 a.m.
2015-09-28

En medio del apretón fiscal que tiene en lista de espera a la mayor parte de la tercera ola de las concesiones 4G, el presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, Juan Martín Caicedo, señaló que los proyectos bajo la figura de Asociación Público Privada (APP) de iniciativa particular le darán compensación al sector constructor.

El dirigente gremial señaló que en la construcción de las grandes obras se debe dar cabida a medianas y pequeñas firmas de infraestructura. Agregó que entre 2016 y 2018 la dinámica del sector será más fuerte ya que las 4G estarán en plena fase de desarrollo.

Frente a la tercera ola 4G, se estima que de nueve proyectos irán solo dos debido a la situación fiscal. ¿Qué tanto le preocupa esto al gremio

Tenemos la ilusión de que tenga cabida en el grupo de las que van a salir adelante la vía Pasto – Mojarras – Popayán. No solo Bucaramanga – Pamplona y Pamplona – Cúcuta.

Con esto, la dinámica del sector no se va a perder. Estamos viendo cómo de alguna manera se está desarrollando cada vez más el modelo de iniciativas privadas (APP) –a la fecha hay nueve–.

Para que el sector siga moviendo la economía de manera notoria, las concesiones 4G darán un empujón evidente. El Gobierno calcula que tengamos un punto anual de crecimiento más por cuenta de esto.

La dinámica del sector no perderá ritmo porque cada vez más la autoridad económica está autorizando las iniciativas privadas (APP), que son el otro camino.

Encontramos que desde el punto de vista de distribución equitativa de carreteras 4G todo el país queda relativamente bien cubierto. Esta locomotora está compensando el decaimiento de la renta petrolera. Esperamos que el panorama fiscal se despeje para completar las tres olas de cuarta generación.

¿Se puede reforzar esa financiación con una eventual venta de Isagen?

Se ha sugerido que se explore la posibilidad de vender Isagen, pero esta firma está hecha para fondear unos recursos en la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) y no una caja común.

El problema no es tanto de dinero, sino de techo fiscal. Cualquier incremento significaría volarse la regla fiscal.

Si uno mira el resto de carreteras que estaban en la tercera ola, debería hacerse un llamado especial por dos proyectos. El primero, Pasto – Mojarras – Popayán para completar la troncal de occidente, y el otro es la troncal hacia el nororiente a la que le falta Zipaquirá – Bucaramanga. Esos corredores son indispensables.

Hay este inconveniente pero por otro lado se está moviendo el esfuerzo del Gobierno en materia de expansión aeroportuaria; vemos además nuevos puertos. Asimismo, $4 billones se invertirán en las Vías para la Equidad.

¿Qué tanto perjudica la devaluación la ejecución de las obras?

No perjudica en términos muy contundentes. Buena parte de las concesiones 4G tienen su maquinaria en el país, lo cual les generó una ventaja comparativa frente a firmas extranjeras. Por otro lado, parte de las vigencias de estos proyectos fueron en dólares y el riesgo cambiario lo asumió el Gobierno.

¿Y la inflación?

Por vía indirecta de la inflación tendremos efectos. En ese corto plazo del arranque de la financiación puede haber un resentimiento toda vez que la inflación le pegará a la tasa.

¿Cómo les ha ido a las APP privadas? Del Gobierno se oye un gran optimismo, pese a las dificultades que ha habido en Bogotá…

Las APP dan una especie de efecto compensatorio frente a estas dificultades que de alguna manera generan tropiezos en la tercera ola.

La institucionalidad está. Lástima que esta no se haya reflejado por ejemplo en Bogotá. Es frustrante que tengamos en lista de espera 20 APP de iniciativas privadas que resuelven temas de movilidad y de acceso a Bogotá. No han sido tramitadas por la Alcaldía de Bogotá.

La CCI ha insistido en que la dinámica de la construcción no solo debe dar beneficios a las grandes firmas…

Que de la dinámica no se aprovechen solo los grandes consorcios sino pequeñas y medianas empresas. Hemos iniciado un proceso de concertación con el Gobierno para mirar aspectos que preocupan a esas firmas. Por ejemplo, mirar la posibilidad de relegitimar en la obra pública el anticipo.

Esas empresas medianas y pequeñas se ven afectadas en las regiones por la corrupción. Cuando pasa esto, las empresas de ingeniería serias no tienen acceso a la contratación. Ese fenómeno viene de contratos amañados y de requisitos habilitantes. Eso tiene que acabarse y una manera para hacerlo es con los pliegos tipo. Esperamos tener buenas noticias a finales de este año para democratizar la contratación.

El Gobierno espera que el sector constructor crezca 20 por ciento el otro año. ¿Esos cálculos son coherentes con la realidad?

Sí. Creemos que la dinámica en el sector de infraestructura va a ser aún mejor. Hacia 2017 y 2018 empezará la construcción de túneles, viaductos y primera y segunda ola entrará en fase de construcción.

Mirando hacia el futuro, hicimos una buena institucionalidad para estructurar y contratar proyectos 4G. Ahora, tendrá que haber buena institucionalidad para ejecutarlos cabalmente. Y no es desconocido que hay obstáculos que han dificultado la cabal ejecución, como licencias, redes, predios, consultas, etc. Queremos llamar la atención del Gobierno para hacer una institucionalidad que permita superar dificultades.

¿En qué va el tema de la ley de consultas previas?

Es un tema pendiente que depende de una ley estatutaria. Eso nos motiva a hacerle el llamado al Gobierno para que se tramite a la menor brevedad. Hay que concertarla con las comunidades, ya que de eso depende la suerte de esos proyectos en la etapa crucial de ejecución.

El tema de las consultas se ha resuelto con protocolos jurídicamente frágiles.

¿Les preocupa el momento financiero que atraviesa Conalvías?

Es un caso particular. No vemos un riesgo sistémico, y el sector está sólido.