Estrategia sostenible hace crecer el negocio: Unilever

Los ahorros en agua, energía y manejo de residuos se traducen en menores costos y, por ende, en mayor rentabilidad.

Ignacio Hojas, Presidente de Unilever para Middle Americas.

Archivo Particular

Ignacio Hojas, Presidente de Unilever para Middle Americas.

POR:
mayo 13 de 2014 - 01:04 a.m.
2014-05-13

Hace tres años cuando diseñó su plan de sostenibilidad, la multinacional Unilever dudaba si mitigar el impacto ambiental de sus procesos productivos y mejorar condiciones sociales en su entorno podría contribuir a hacer crecer sus negocios.

Hoy la conclusión es que eso sí es posible, asegura Ignacio Hojas, presidente de Unilever para Middle Americas.

“Hacer las cosas bien para el medio ambiente también mejora la productividad”, comenta el ejecutivo, quien dice que en esa materia hay buenas noticias.

Unilever ha disminuido en 22 por ciento el consumo de energía, en 31 por ciento el consumo de agua y en 19 por ciento los residuos.

“Es un buen mensaje para las empresas mostrar que hacer mejor las cosas para el medio ambiente, tiene beneficios para el negocio en términos de disminución de costos”, señala Hojas.

Otro frente de trabajo tiene que ver con la agricultura, teniendo en cuenta que el 52 por ciento de sus insumos viene de ese sector.

En el 2010, esa política cobijaba al 14 por ciento y el año pasado aumentó a 48 por ciento. En el 2012 estaba en 36 por ciento.

En Colombia la empresa ha trabajado con el aceite de palma. Cuenta con 250 pequeños agricultores que están certificándose y la meta es beneficiar a 1.000.

Un proyecto relevante es el del tomate, clave para la marca Fruco.

Unilever requiere 4.000 toneladas mes para abastecer especialmente el mercado interno.

Hoy en día, esa materia prima es importada.

El proyecto, con el Gobierno y empresas como el Grupo Éxito, es lograr que sea producido en Colombia, “La idea no es que solamente sea ciento por ciento colombiano, sino ciento por ciento sostenible”, explicó Hojas.

El proyecto está en la fase de prueba de una semilla traída de Italia apta para el suelo colombiano.

En jabones también avanza la multinacional en sostenibilidad. En Cali, Unilever tiene la planta de detergentes más moderna del mundo de detergentes.

Las características de su infraestructura permiten que las marcas FAB y Puro sean amigables con el medio ambiente.

Estos producto tienen cero fosfato. Esto, dentro del mercado, significa que son los más amigables con el medio ambiente.

Ignacio Hojas considera que “hacer un esfuerzo en estas categorías que son de muchas toneladas de consumo tiene un impacto alto”.

Todo el proceso de agua que se genera en la planta es un ciclo cerrado.

Esa infraestructura también es 30 por ciento más eficiente que las que existían hace 10 años.

EDUCACIÓN AL CONSUMIDOR Y MÁS IMPACTO SOCIAL

En la zona que cubre a Colombia, Venezuela, Ecuador y todos los países de Centroamérica, la multinacional Unilever tiene ocho plantas, de las cuales tres están en Colombia. Todas, tienen planes para dar un destino a los residuos sin que se afecte el medio ambiente.

Los residuos no orgánicos se reutilizan para producir energía y los que se consideran orgánicos sirven como parte de la alimentación animal.

Hoy las ocho plantas generan cero residuos a los desechos sanitarios, lo cual es un logro, señala Hojas.

La meta es sumar a las plantas todos los centros de distribución con la campaña cero residuos, tarea que ya esté en marcha.

Esta campaña por la sostenibilidad ambiental, dice la compañía, debe estar enmarcada en un compromiso de cada una de sus marcas por educar al consumidor en aspectos como el respeto por el medio ambiente.

Solo en Colombia con sus programas se beneficiaron unas 220,000 personas a través de sus aliados Unicef, Fundación Carvajal, Banco de Alimentos, así como algunas iniciativas con el ICBF.

congom@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido