Un evento con corazón verde

El alma de Alimentarte es apoyar una noble causa en favor de los policías víctimas del conflicto armado. Cristina Botero, directora de la Fundación Corazón Verde, habla al respecto.

Un evento con corazón verde

Cortesía Colprensa

Un evento con corazón verde

Empresas
POR:
agosto 20 de 2015 - 10:59 p.m.
2015-08-20

¿Qué es la Fundación Corazón Verde? ¿Hace cuánto funciona y cuál es su razón de ser?

Es una entidad sin ánimo de lucro, cuyo propósito es desarrollar iniciativas sociales que buscan mejorar integralmente la calidad de vida de las familias de los policías de Colombia, víctimas del conflicto armado. Sus programas sociales están dirigidos a educación, vivienda y asistencia psicológica de esta población vulnerable.

La Fundación nació en 1998, cuando la violencia de nuestro país estaba en uno de sus momentos más críticos, debido a los fenómenos del narcotráfico y el terrorismo al que estaba sometido el país, y en especial, nuestros policías. Ante este escenario, Corazón Verde nace para brindarles protección y bienestar, buscando garantizarles un mejor nivel de vida.

¿Cuáles son los beneficios y quiénes los beneficiarios de Alimentarte?

La Fundación genera sus recursos desarrollando proyectos innovadores y sostenibles en el mundo del arte y la gastronomía. Las inversiones se ven reflejadas en programas sociales, representados en 290 soluciones de vivienda; más de 6.500 auxilios educativos para los hijos huérfanos de policías fallecidos y 5.000 familiares de estos héroes de la patria atendidos con talleres para el manejo del duelo.

Adicionalmente, este es el evento gastronómico más importante de la ciudad, convirtiéndose en la vitrina comercial; es un punto obligado en la agenda turística de Bogotá, lo que permite continuar con el posicionamiento del país como un destino gastronómico de talla mundial.

¿Qué actividades realiza?

Corazón Verde cuenta con tres programas bandera encaminados a apoyar a las viudas y huérfanos de la Policía Nacional.

Uno es 'Bajo Techo', por medio del cual se les brinda soluciones de vivienda a las viudas de nuestros policías que fallecen en acción.

Otro es 'Grado Once' que consiste en otorgar auxilios educativos a los hijos de policías fallecidos en servicio activo, para que culminen sus estudios de primaria y secundaria.

Finalmente, el programa 'Presentes' brinda apoyo psicológico y acompañamiento a las viudas y huérfanos de los policías para un adecuado manejo del duelo. Son talleres que se dictan en diferentes ciudades del país, a donde se desplaza un equipo de psicólogas especializadas en procesos de duelo, acompañadas por funcionarios de la Fundación, quienes realizan trabajo de campo para detectar otras necesidades.

El año pasado recibieron el reconocimiento de Women Together, ¿qué ha significado esto para la Fundación y para los beneficiarios?

Recibir del Consejo Asesor de Women Together el reconocimiento por apoyar a las familias de los policías de Colombia, víctimas del conflicto armado, es un espaldarazo trascendental que reconoce el trabajo que venimos realizando por ya más de 16 años en pos del mantenimiento de la paz y la reconciliación de los colombianos. Reconocimientos como estos, nos motivan a seguir trabajando por nuestro país.

¿Cuáles son las expectativas para la edición de Alimentarte de este año?

Como siempre, esperamos que con las utilidades del evento podamos cumplir nuestra meta social de este año, que busca beneficiar a 30 familias con una solución de vivienda, 600 niños huérfanos con becas educativas en educación básica primaria y secundaria, y la realización de seis talleres de manejo del duelo en diferentes ciudades del país. Así mismo, seguir promocionando la actividad como el mejor evento y la vitrina de promoción turística y gastronómica de Bogotá.

“GRACIAS A CORAZÓN VERDE TENGO VIVIENDA”: HOOVER CRUZ

Hace más de dos años, el subintendente de la Policía Nacional Hoover Mauricio Cruz y dos compañeros suyos fueron atacados por un grupo de ocho sujetos armados, mientras realizaban un procedimiento policial en Bogotá. Cruz fue herido con un puñal en la cabeza que le lesionó el nervio óptico y a causa de ello perdió la visión.

“Luego de estar hospitalizado varios días La Fundación llamó a mi esposa y así empezó el proceso. Fui beneficiado con el programa 'Bajo techo' y me dieron un apartamento en Dosquebradas (Risaralda), que es donde vivimos ahora”, dice en tono emotivo. Cruz agrega que, adicional a la vivienda, la Fundación también le ayuda a su hijo de 8 años con el estudio, con el programa 'Grado once', que paga la pensión del colegio.

"Ha sido una gran ayuda, sobre todo en momentos difíciles, pues, gracias al apoyo de Corazón Verde y de la Policía Nacional, hemos podido superar más rápidamente las dificultades que vivimos”.