Expansión de Surtimayorista, la jugada estratégica del Éxito

La apuesta es tal que hasta le está buscando remplazar algunos supermercados por este modelo, el cual en Brasil es exitoso.

Las inversiones están previstas en cerca de $50.000 millones entre este y el otro año.

Las inversiones están previstas en cerca de $50.000 millones entre este y el otro año.

Cortesía/Éxito

POR:
Portafolio
septiembre 06 de 2017 - 10:00 p.m.
2017-09-06

Así como los consumidores aprecian la cercanía para comprar, los tenderos y los dueños de los restaurantes en los barrios quieren ahorrar tiempos de desplazamiento y tener acceso a una oferta variada y con buenos precios.

(Lea: Éxito espera mejora lenta y gradual del consumo

En el fondo, ese es el motivo que tiene el Grupo Éxito para que su nuevo formato Surtimayorista entre en las prioridades de expansión.

El año pasado montó el piloto, en donde operaba un Surtimax de 2.500 metros cuadrados, cerca a Corabastos, y los resultados fueron favorables.

(Lea: Grupo Éxito tuvo una utilidad neta de $61.000 millones en primer semestre) 

En el primer año de operaciones, la mitad de sus ventas fueron de clientes profesionales, mientras que el resto fue de consumidores finales.

En el primer semestre del 2017, ese local registró 259.000 transacciones, de las cuales más de 65.000 fueron hechas por dueños de sitios de comidas y restaurantes.

La experiencia muestra que el paso de Surtimax a Surtimayorista arrojó 2,7 veces más ventas por metro cuadrado, dice el balance de la cadena.

Con algunos ajustes, abrió hace unas tres semanas el segundo en el popular barrio Restrepo, y este año se propone completar 8.

A otro punto que opera en Cúcuta se sumará uno más en el Barrio El Claret, donde también operaba un Surtimax.

Paralelamente, tiene prevista la transformación de un Éxito en Surtimayorista en el barrio Zarzamora (localidad de Engativá).

Barranquilla y Cartagena también tendrán Surtimayorista este año.

La inversión programada para el 2017 es de 20.000 millones de pesos, basada en reconversiones básicamente, explica José Rafael Fernández, gerente de Surtimayorista.
Para el año entrante, el Grupo estima que por lo menos será inaugurada otra decena de locales, con una inversión de entre 30.000 y $35.000 millones de pesos.

Fernández reveló que la idea es aprovechar espacios estratégicos en los barrios para que la marca sea más cercana, tanto a tiendas como a clientes finales. “Se redujo, porque como se mueve y se rota el inventario tantas veces, el hecho de tener mayor número de productos obliga a tener más espacio”, agrega el directivo.

Igualmente, se ha mejorado en la forma de abastecer el local, ya que es mecanizada, una ventaja porque ayuda a bajar el costo y el gasto de operación.

El surtido era de 4.300 y hoy estamos hablando de 2.000 a 2.500 productos. La oferta tiene ver con un portafolio básico de alimentos, aseo, frutas y verduras, y carnes.

LA EXPERIENCIA

De igual forma, explica el presidente de la compañía que la llegada de Surtimayorista a Colombia es parte del desarrollo de sinergias, tras el arribo del Grupo Éxito al Grupo Pão de Açúcar de Brasil.

El formato mayorista o cash and carry, en ese mercado, se denomina Assaí.

En ese país opera desde hace más de 40 años y tiene 110 almacenes en funcionamiento.

“Cuando uno mira los números de Brasil, se puede dar cuenta de que mientras el hipermercado y el supermercado crecen poco o nada, el cash and carry viene creciendo a doble dígito, señala Fernández.

Mientras que Pão de Açúcar aumentó 15% en ventas, en general, Assaí –por su parte– tuvo un repunte de 40,2%.

En ese mercado, compite con la holandesa Makro, que está en Colombia, y con Atacadao, formato de mayorista de Carrefour, que dejó de operar en el país hace algunos años.

Para el Grupo Éxito, por su parte, el buen resultado del formato está en la medida en que las ventas se muevan en forma significativa, pero a un muy bajo costo logístico.

El gasto de la operación normal de un almacén en Colombia está entre el 15% y el 18 % de las ventas. Si una tienda mayorista no funciona con un gasto de entre el 9 y el 9,5 por ciento, no es posible generar rentabilidad, dice el Ejecutivo.

“Para vender barato y a un buen precio para el cliente profesional, lo primero que hay que tener es cultura de bajo costo. Este último no es sinónimo de que es ‘a las malas’ y no es con pérdida”, insiste Fernández.

La situación económica de ambos países –Colombia y Brasil–, con dificultades de crecimiento y con una población que busca cada vez más el producto de buen precio, hace pensar que Surtimayorista sea exitoso aquí como la marca brasileña.

“Además, las complejidades en el tráfico de nuestras ciudades y la tendencia al aumento en el costo de distribución hacen que el modelo sea absolutamente pertinente para satisfacer las necesidades del cliente profesional en Colombia. Es lo que se ve en el Restrepo y en Corabastos”, concluyó.

Siga bajando para encontrar más contenido