Expectativa en el país por la fusión entre Holcim y Lafarge

Las dos cementeras más grandes del mundo anunciaron el día de ayer su intención de unirse. Analistas señalan que la operación podría ser un referente para las compañías en Colombia.

Rolf Soiron, chairman de la compañía suiza Holcim, y Bruno Lafont, director ejecutivo de Lafarge.

Bloomberg

Rolf Soiron, chairman de la compañía suiza Holcim, y Bruno Lafont, director ejecutivo de Lafarge.

POR:
abril 08 de 2014 - 01:20 a.m.
2014-04-08

El anuncio de la fusión entre Holcim y Lafarge a nivel global está generando grandes expectativas en el mercado de la construcción colombiana, pues no solo crearía la cementera más grande del mundo (cuyos ingresos se proyectan en más de 40.000 millones de dólares anuales), sino que podría fortalecer la presencia de Holcim en el país, única de las dos implicadas que actualmente opera en el mercado local.

Pese a que Cementos Argos y Cemex prefirieron no pronunciarse por el momento, Daniel Lozano, director de investigaciones económicas de Serfinco, señaló que si este movimiento llega a materializarse, indudablemente podría “cambiar las condiciones de la competencia en el país, por lo que es una noticia muy importante para el sector y hay que hacerle seguimiento”.

Por su parte, Juan David Ballén, de Alianza Valores, señala que la transacción podría generar una referencia para que las cementeras de Colombia y el mundo tasen el valor de sus operaciones.

“Podría generar una referencia de a cómo se están cotizando los activos cementeros y si su valor está o no acorde con el mercado”, explicó.

Sin embargo, otros expertos señalan que el efecto en Colombia podría no ser muy grande si se tiene en cuenta que apenas una de las dos empresas que se fusionan opera en el país.

Además, señalan que la venta de activos que se espera en otras locaciones donde las cementeras tienen presencia es poco probable en Colombia, ya que los últimos datos disponibles de la Superintendencia de Sociedades posicionan a Holcim como uno de los grandes competidores con menos activos, valorados al cierre del 2012 en 631.267 millones de pesos (casi una cuarta parte de los de Cemex y una venticincoava porción de los de Cementos Argos).

NACE UN GIGANTE

El día de ayer, las dos cementeras más grandes del mundo, Lafarge (Francia) y Holcim (Suiza), anunciaron su intención de fusionarse, una transacción que se llevará a cabo mediante una oferta pública de intercambio por parte de Holcim sobre Lafarge a razón de una acción de la primera por un título de la segunda, un movimiento que se completaría en el primer semestre del año entrante y que haría que LafargeHolcim (como se denominará la nueva organización) cotice simultáneamente en las bolsas de París y Zúrich.

De este modo, el nuevo conglomerado estará presente en 90 mercados “repartidos de manera equilibrada entre países desarrollados y países de crecimiento fuerte”, señalaron las empresas en un comunicado.

Juntos, Lafarge y Holcim representan una facturación que supera los 43 mil millones de dólares y un ebitda de casi 9 mil millones de dólares.

La operación todavía tiene que ser aprobada por las autoridades de la competencia, y ambas compañías se comprometieron a ceder acciones equivalentes a 10 o 15 por ciento del ebitda del nuevo grupo, “para anticipar las demandas de las autoridades de regulación”.

LATINOAMÉRICA, UNA FORTALEZA PARA LA NUEVA FIRMA

LafargeHolcim, llamado a erigirse como el mayor grupo mundial de materiales de construcción, nacerá con amplios intereses en Latinoamérica, donde Holcim tiene una fuerte implantación y que, con la región de Asia Pacífico, ha sido en los últimos años uno de sus motores más potentes de crecimiento.

La complementariedad geográfica de ambas compañías fue presentada como una de las mayores ventajas de esta operación.

Por regiones, el consejero delegado de Lafarge, Bruno Lafont, destacó que su compañía “aporta una fuerte presencia en África y Oriente Medio”, mientras que Holcim ha desarrollado importantes actividades en Latinoamérica y Asia Pacífico.

La presencia de ambas en los mercados Europeos y de Norteamérica es equilibrada. Al presentar a la prensa los detalles de la fusión, el presidente del Consejo de Administración de Holcim, Rolf Soiron, destacó que en Latinoamérica el grupo naciente genera una cifra de negocios combinada que llega a casi 5 mil millones de dólares.

El mayor centro de actividades de Holcim en esa región está en México, donde cuenta con más de 3.000 empleados y 7 plantas con una capacidad de producción de 12,2 millones de toneladas anuales.

Con operaciones más modestas, Lafarge opera en Brasil, Ecuador, Honduras, México y Jamaica, y entre todos esos países ha creado más de 2.500 empleos en un total de 16 plantas de producción.

Economía y Negocios*

*Con información de agencias

Siga bajando para encontrar más contenido