Familia Santo Domingo, clave en puja por SABMiller

La belga AB InBev trata de convencer a los socios minoritarios de presionar a la junta de accionistas de SABMiller.

Familia Santo Domingo, clave en puja por SABMiller

Archivo

Familia Santo Domingo, clave en puja por SABMiller

Empresas
POR:
octubre 08 de 2015 - 03:35 a.m.
2015-10-08

La puja por lograr el mayor emporio cervecero en el mundo, mediante la posible fusión de SABMiller (SAB) y Anheuser-Busch InBev, quedó en manos de la compañía de la familia Santo Domingo, BevCo, que controla una cuarta parte de sus acciones.

En una jugada, considerada casi desesperada, la belga Anheuser-Busch InBev (AB InBev) lanzó una campaña para convencer a SABMiller, la segunda mayor cervecera del mundo, de reconsiderar su oferta, rechazada ayer mismo, de compra de su paquete accionario a 42,15 libras (unos 64,5 dólares) por acción. SAB ya había rechazado dos propuestas previas de 38 y 40 libras, un aumento que sería posible solamente si sus dos principales accionistas aceptaban una oferta alternativa de menor valor en acciones y capital.

El propio presidente de la cervecera belga, Carlos Brito, dijo ayer, en rueda de prensa telefónica desde Londres, que AB InBev decidió hacer pública su campaña, luego de fracasar en su intento inicial en convencer al segundo mayor accionista de SAB, el Grupo Santo Domingo de Colombia, que tiene una participación del 13,9 por ciento y con ello derecho al veto en la asamblea de SAB.

Al menos eso es lo que espera la belga-surafricana Anheuser-Busch InBev, que apeló a los accionistas de SABMiller para que convoquen a una Asamblea General para decidir si acepta la oferta, que ya fue rechazada por la junta directiva, con sede en el Reino Unido.

“Santo Domingo tiene el poder de vetar toda esta transacción” dijo una persona directamente involucrada en las negociaciones, refirió el periódico británico Financial Times.

“Un acuerdo ahora depende de la capacidad de Carlos Brito, director brasileño de AB InBev, en hacerle contrapeso al presidente surafricano de SAB, Jan du Plessis”, quien retiene el 10 por ciento de las acciones de la compañía.

Brito, según dijo a los medios, había tenido contactos directos con dos accionista minoritarios de SAB: Altria, una tabacalera estadounidense con el 27 % de las acciones; y Bevco, la empresa de Santo Domingo. Por eso en su propuesta de compra, además de las acciones a 42,15 libras, ofreció una alternativa a la oferta en efectivo de un pago parcial en acciones, limitada a un 41 por ciento de los valores de SABMiller y diseñada básicamente para satisfacer a los principales accionistas de la cervecera, Altria y la familia Santo Domingo, que poseen en conjunto el 40,5 %de la firma.

Bajo esta oferta, los accionistas recibirían 2,37 libras por papel, más 0,48 acciones especiales no cotizadas de AB InBev, convertibles en valores ordinarios de esta firma después de un periodo de bloqueo de cinco años.

Altria ya ha indicado que “está preparada” para elegir la oferta alternativa y que “apoya la propuesta de 42,15 libras o más”. Así, “urgió al consejo de SABMiller a conversar pronto y constructivamente con AB InBev para acordar los términos”, según la agencia EFE.

La dirección de la firma británica, a excepción de los miembros del consejo nombrados por la tabaquera Altria, su mayor accionista, considera que la nueva oferta “todavía infravalora de manera sustancial” a la compañía y su “sello único e inigualable”.

No obstante, SAB dijo que su directorio rechazó la propuesta de forma unánime, excluyendo a los directores nombrados por su mayor accionista, Altria. AB InBev indicó en un comunicado posterior que “desea aclarar que no cuenta actualmente con el apoyo de Bevco para la combinación propuesta”.

Brito dijo que su compañía “está lista y dispuesta a trabajar de cerca con SAB y con las autoridades relevantes para resolver a tiempo todas las revisiones regulatorias”.

‘LA JOYA DE LA CORONA EN LA INDUSTRIA’

Jan du Plessis, presidente de SABMiller, describió antes a la compañía como “la joya de la corona de la industria cervecera mundial” y dijo que las propuestas de AB InBev están diseñadas para no ser atractivas para muchos accionistas.

Du Plessis dirige la empresa desde julio pasado, tras servir como encargado, por casi un año tras la muerte de su predecesor, Graham Mackay.

Los títulos de SAB subíeron en la bolsa de Londres un 0,55 % (36,42 libras), por debajo del 1,62% (36,80 libras).