Fenavi ratifica su denuncia: Doña Gallina no es 100% criolla

Quala fue denunciada por la Federación y sancionada por la Superindustria al considerar que engaña a sus consumidores sobre los componentes del caldo. La empresa dice que la SIC "desconoce su entendimiento sobre este tipo de productos".

Fenavi ratifica su denuncia: Doña Gallina no es 100% criolla

Archivo Portafolio

Fenavi ratifica su denuncia: Doña Gallina no es 100% criolla

Empresas
POR:
noviembre 05 de 2015 - 05:43 p.m.
2015-11-05

Luego de conocer el fallo de la Superintendencia de Industria y Comcercio (SIC), el cual asegura que el famoso comercial Caldo doña gallina criolla es una pieza de publicidad engañosa, Quala S.A. asegura que la entidad no está en lo cierto.

La SIC ordenó pagar a la compañía una multa de $ 451 millones, al encontrar que el ‘Nuevo caldo doña gallina criolla’ no está hecho 100 por ciento de gallina, como lo indican sus comerciales. Quala se defiende y afirma que en sus caldos utiliza únicamente carne de gallina criolla.

En un comunicado, la empresa explica que, para mantener sus características de cubo, el producto debe estar adicionado con ingredientes como sal y especias, presentes en todos los alimentos de este tipo.

"No se trata de un engaño a los consumidores (...) la entidad desconoce su entendimiento sobre este tipo de productos, que ha usado por décadas, y del que sabe que tiene otros ingredientes. Además, la normativa  establece que los caldos deben estar hechos de varios ingredientes, y la carne de gallina es apenas uno de ellos", añade la empresa.

Quala también asevera que la granja que cría las gallinas criollas de Doña Gallina existe y está ubicada en Cumaral, Meta. "Allí se produce el 100% de la carne empleada en la fabricación del caldo, con estricto cumplimiento de todas las normas y políticas sanitarias  aplicables a esta clase de productos", explica.

La ‘Súper’ inició la investigación, luego de la denuncia instaurada por la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi y otros siete consumidores, quienes manifestaron inducción a error, confusión o engaño frente a una pieza publicitaria del producto, cuyo anunciante era Quala.

En la investigación, la empresa de alimentos no comprobó que el caldo deshidratado estuviera hecho ciento por ciento de gallina criolla ni que el ingrediente “carne de gallina”, que figura en la composición informada en el empaque, estuviera compuesto de manera exclusiva con carne de gallina criolla, como se advierte de las piezas publicitarias analizadas en la investigación.

Contra la sanción de primera instancia, proceden los recursos de reposición y de apelación ante la misma Superintendencia de Industria y Comercio.

"Ante esta decisión de primera instancia de la SIC, Doña Gallina hará uso de todos los mecanismos y agotará todo los recursos que la Ley dispone para hacer ejercicio de su derecho de defensa para demostrar que las afirmaciones hechas en la publicidad son ciertas", puntualizó la compañía.

FENAVI RATIFICA SU DENUNCIA

La Federación Nacional de Avicultores respaldó este viernes la decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio.

Fenavi ratifica que no solo Doña Gallina no es 100 % criolla, las condiciones de crianza en que se muestran las gallinas empleadas para el producto denunciado tampoco corresponden con la realidad. 

La Federación informa en un comunicado que su denuncia también se acumuló con otras solicitudes por particulares, quienes detectaron “el carácter engañoso de la pauta”.

“Para el gremio de los avicultores, la afirmación que alude a que el caldo Doña Gallina Criolla está compuesto ciento por ciento de gallina criolla, es falsa y representa una violación de las normas de protección al consumidor y los reglamentos técnicos”, reafirma Fenavi en un comunicado.

La Federación añade que la pauta publicitaria divulgada utilizaba imágenes para realizar la comparación entre “los otros caldos” y el producto publicitado, pretendiendo mostrar, a la luz de las normas sobre publicidad comparativa, una situación “irreal” de producción del a en una granja de pastoreo frente a las condiciones en que se producen los otros caldos.