Filial del Grupo EPM realizará proyecto para PEMEX y COMAPA

TICSA será la encargada de realizar y operar las obras para dotar de agua residual tratada a PEMEX Refinación de Ciudad Madero, en un proyecto cuya inversión asciende a US$ 45 millones.

Juan Esteban Calle Restrepo, gerente de EPM y líder del Grupo EPM.

Archivo particular

Juan Esteban Calle Restrepo, gerente de EPM y líder del Grupo EPM.

Empresas
POR:
enero 16 de 2015 - 02:56 p.m.
2015-01-16

El proyecto que adelantará TICSA consiste en llevar 600 litros por segundo de agua residual adicional desde el emisor Guatemala a la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) Tierra Negra.

PEMEX busca prevenir y controlar la contaminación del ambiente, preservar los recursos naturales, y racionalizar cada vez más el uso del agua, ordenando su integración al entorno de sus centros de trabajo.

“Además de ser una gran contribución de la filial TICSA al Grupo EPM, representa el primer proyecto de colaboración entre el grupo empresarial y Petróleos Mexicanos, cumpliendo así un objetivo que se venía buscando hace tiempo, puesto que Petróleos Mexicanos es la mayor compañía de México y una de las empresas más grandes de América Latina” Juan Esteban Calle Restrepo, gerente de EPM y líder del Grupo EPM.

Calle Restrepo agregó que “se trata de uno de los proyectos más importante en materia de reúso de agua para México y para el Grupo EPM, lo que permitirá al conglomerado seguir trabajando en pro de la sostenibilidad a través de la generación de nuevos proyectos de reúso”.

En la industria de refinación y petroquímica, la separación de los componentes del petróleo se efectúa por diversos procesos a elevadas temperaturas. Para disminuir la temperatura de las corrientes se cuenta con torres de enfriamiento que se deben abastecer continuamente con agua de calidad.

Por ello, Pemex Refinación planteó un esquema donde se considera que el agua residual de las ciudades de Tampico y Madero sea una fuente potencial de suministro de agua que, propiamente tratada, se puede reusar para mitigar las demandas de agua de primer uso en las torres de enfriamiento de la refinería.

El agua residual recibirá un tratamiento biológico y, posteriormente, el agua filtrada será enviada a PEMEX por medio de un ducto de 12 kilómetros de longitud, explicó el Presidente de TICSA, Federico Jaramillo Londoño.

Jaramillo Londoño dijo que dentro de las instalaciones de PEMEX se construirá otra planta de tratamiento, en la que se harán los procesos de ultrafiltración y osmosis inversa.

Con esto se entregará a PEMEX 400 litros por segundo de agua filtrada para emplearse en torres de enfriamiento y 200 litros por segundo de agua de osmosis inversa para las calderas.

La Refinería Francisco I Madero se encuentra localizada en el margen izquierdo del río Pánuco, casi en su desembocadura al Golfo de México, dentro del municipio de Ciudad Madero, Tamaulipas, de cuya región está tomado su nombre.