Firmas extranjeras agitan el negocio local de los seguros

Controlan el 33 % de esta industria en Colombia. La competencia bajará el costo de las pólizas en beneficio de los clientes.

accidente

Archivo

accidente

Empresas
POR:
enero 30 de 2015 - 12:03 p.m.
2015-01-30

La llegada de más aseguradoras extranjeras al país –el año pasado arribaron siete–; la guerra de tarifas, producto de una mayor competencia; el avance en los proyectos cuarta generación (4G) y la posibilidad de que en el país se adopten seguros como el de desempleo, de estabilidad de edificaciones, el catastrófico para el agro y otro más para el transporte de carga, prometen darle un nuevo impulso a la industria aseguradora tras un 2014 sin grandes avances en emisión de primas.

Y es que de un crecimiento de 18 por ciento en la producción de primas en el 2013, esta industria pasó a un escaso uno por ciento el año pasado, afectada, principalmente, por una menor dinámica en el ramo de seguridad social, que, según cifras de la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda), cayó 18 por ciento.

Sin embargo, la producción total sumó el año pasado 19 billones de pesos, apenas 200.000 millones más de lo reportado en 2013, cuando fue de 18,8 billones.

Por eso, buena parte del impulso que espera esta industria para el 2015 está ligado al avance de las obras 4G, que dinamizará el mercado de las pólizas de responsabilidad civil y de cumplimiento; los seguros obligatorios, como el Soat y los de seguridad social, así como la oferta de los nuevos productos que llegarán de la mano de las firmas extranjeras que comienzan a estrenarse en el país.

En un escenario como ese, agentes del mercado, como FitchRatings, creen que el crecimiento de esta industria rondará el 10 por ciento en el 2015.

“Esto se sustentaría en el entorno económico favorable que estimula las líneas de seguridad social, el seguro obligatorio de accidentes de tránsito (Soat) y vida grupo. Otros ramos, como cumplimiento, responsabilidad civil y ramos técnicos, se beneficiarán de la ejecución de los proyectos de infraestructura impulsados por el Gobierno”, explica la calificadora.

Para los aseguradores colombianos e incluso para los que están llegando de afuera, la baja cobertura de los seguros en el país, 2,7 por ciento del producto interno bruto (PIB), sigue siendo un fuerte estímulo para crecer en el mercado.
Nicolás Delgado González, presidente de QBE Seguros, señala que las estimaciones de la industria apuntan a que la penetración del seguro en el país llegó a 2,9 por ciento del PIB el año pasado.

“De alguna manera, el consumidor colombiano está tomando conciencia de la existencia de seguros que, en buena medida, mitigan mucho los riesgos a los que todos estamos expuestos y que el esfuerzo de la industria por ampliar los canales de comercialización para llevar esos productos más cerca del consumidor está dando frutos”, dice.

FUERTE COMPETENCIA

El crecimiento del parque automotor, 326.000 vehículos y unas 650.000 motocicletas nuevas en el 2014, según el Registro Único Nacional de Tránsito (RUNT) y la menor tasa de desempleo, que según el Dane fue de 9,1 por ciento el año pasado, seguirán siendo un estímulo importante para esta industria en ascenso.
Solo esos dos segmentos les representaron a las aseguradoras que operan en el país primas por 7,5 billones de pesos, 39,4 por ciento del total emitido en 2014.
Pero la expectativa de quienes operan estos negocios sigue girando en torno al arribo cada vez mayor de inversionistas extranjeros.

“Para 2015, se espera que ingresen nuevas compañías del exterior. Su participación dentro del sector continuará en aumento no solo por jugadores nuevos, sino también por el interés de las existentes de aumentar la penetración en segmentos y productos aún no desarrollados”, señala Fitch Ratings.

Este año ya hay dos que se estrenarán en seguros generales: la estadounidense Metlife y la suiza Zurich Insurance, las cuales tienen avanzados sus trámites ante la Superintendencia Financiera.

El grupo británico Bupa, propietario de Sánitas, anunció su intención de expandir sus operaciones en Latinoamérica, y Colombia estaría en sus planes para este 2015. Mutua Madrileña y Santalucía Seguros, ambas de origen español, tienen planes similares.

En Colombia operan 46 compañías de seguros, entre generales y de vida. De estas, 26 están controladas por capitales extranjeros, según la Superfinanciera.

LLEGADAS RECIENTES

Según Fasecolda, la participación de los inversionistas extranjeros en el sector asegurador ha crecido 4 puntos porcentuales en la última década, al punto de que hoy controlan el 33 por ciento del patrimonio de esta industria.

Solo el año pasado llegaron al país siete grandes grupos. El estadounidense Berkley Insurance fue uno de estos, pues el 19 de diciembre pasado recibió el aval de la Superfinanciera para instalarse en el país.

Ese mismo año, el francés Axa cerró la compra del control de las aseguradoras de Colpatria; Swiss Re Corporate Solutions adquirió la mayoría accioniaria de Seguros Confianza; Nacional de Seguros se hizo a la licencia de Ecoseguros y asumió los riesgos de las pólizas de cumplimiento de Cóndor (en liquidación).

Otra francesa que se estrenó en Colombia fue Coface, mientras la española Solunión se alió con Mapfre y Euler Hermes para operar el seguro de crédito. El cuadro de nuevas inversiones lo completó el grupo inglés Howden Broking Group, unidad que adquirió las corredoras de seguros Wacolda y Proseguros, así como la corredora de reaseguros NMB Colombia.

Nicolás Delgado, de QBE seguros, cree que esta mayor competencia redundará en beneficios no solo para las propias compañías sino, principalmente, para los consumidores colombianos, quienes comenzarán a contar con una mayor oferta de productos que no existen hoy en el país. “Los costos de las pólizas sin duda bajarán aún más”, señaló.

MICROSEGUROS, LA OTRA APUESTA DEL SECTOR

Una de las mayores apuestas de la industria está en los microseguros, un segmento que tiene una producción anual de primas cercana a los 3.600 millones de pesos.

Según se conoció, el Gobierno ya tiene listo el decreto con el cual busca darle un mayor impulso a este segmento, autorizando a los corresponsales bancarios (CB) la venta de estas pólizas que van a beneficiar a las personas de más bajos ingresos.

Desde hace algún tiempo, la Superfinanciera venía trabajando en esta norma, para lo cual había contratado un estudio que le permitiera conocer más a fondo este mercado.

Se requería una distinción entre el microseguro y los seguros masivos; que los productos fueran sencillos y apropiados para ese segmento de la población y definir los mecanismos de protección para los consumidores.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.

Economía y Negocios