Flores de Ecuador, reto para las nacionales en San Valentín

Los productores de ese país exportarán a los Estados Unidos, buscando cómo solucionar los problemas que han tenido en Rusia, y llegarán a ese mercado ‘rompiendo’ los precios. Seis puntos que se deben tener en cuenta el 14 de febrero.

Los floricultores nacionales tendrán varios retos en San Valentin.

Archivo / Portafolio

Los floricultores nacionales tendrán varios retos en San Valentin.

Empresas
POR:
enero 26 de 2015 - 05:13 a.m.
2015-01-26

El desplome del 50 por ciento de la moneda rusa, el rublo, de forma indirecta podría afectar al sector floricultor colombiano.
¿La razón? Ante la crisis, el primer exportador de flores a ese país euroasiático, Ecuador, enviaría sus productos a los Estados Unidos buscando ‘romper’ ese mercado con precios bajos.
Esta conducta comercial afectaría a los floricultores colombianos, pese a tener unos costos de producción competitivos, mientras los ecuatorianos tienen su economía dolarizada y pagan aranceles para entrar al mercado estadounidense.
Así, la competencia con una flor de calidad similar, pero más barata, es lo que esperarían los empresarios colombianos para la fiesta de San Valentín, que se celebrará el 14 de febrero en el país norteamericano.
Lo que hasta esta semana se consideró como una ‘seria amenaza’ hoy es la realidad del mercado, pues esto lo confirmó uno de los empresarios ecuatorianos, Byron Torres, de la empresa Rosinvar, quien destacó que sólo la producción de su empresa bajó del 70 al 10 por ciento sus envíos a Rusia.
“Cambiamos de dirección; ahora estamos exportando a los Estados Unidos”, dijo.
Indicó que las flores ecuatorianas estarán, para este San Valentín, un 30 por ciento más baratas y confirmó que las rosas que vendían a 65 centavos de dólar en Rusia, estarán a 45 centavos en los Estados Unidos.
Se tiene conocimiento de que los costos de producción en el país vecino son de 28 centavos de dólar por tallo.
Por último, Torres confirmó que esta es la nueva realidad comercial de todos los floricultores de su país, quienes están viendo cómo se desmorona su mercado principal (Rusia) y por eso deben atraer nuevos clientes, no solo en Norteamérica, sino también en Europa y hasta en Suramérica.
Por su parte, Augusto Solano, presidente de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores), indicó que además del caso descrito de los empresarios ecuatorianos, para San Valentín hay que esperar que las condiciones climáticas en los Estados Unidos y que el sábado, día de la fiesta, el comportamiento de las ventas sean positivas.
Por otro lado, hay que estar pendientes de otro tema. Se trata de Kenia (al centro-occidente de África), país que está exportando un producto que ha mejorado la calidad, aunque no en altos volúmenes, pero que comenzó a ser apetecido en el mercado mundial.
Vale la pena recordar que uno de los exportadores de ese país africano es, precisamente, un inversionista colombiano. Para Solano, la operación de este empresario es eficiente, pese a contar con problemas similares a los que tiene Colombia.
Además de lo anterior, otros seis aspectos acompañarán a los floricultores para esta efemérides, para la que venden no menos del 12 por ciento de su producción total anual.

Escasez de mano de obra
Varios empresarios colombianos manifestaron su incomodidad por lo difícil que les ha sido conseguir mano de obra para trabajar en esta temporada. “No nos explicamos cómo, en un país donde el 60 % de los empleos son informales y el 40 % de los salarios están por debajo del mínimo, la gente no ocupa las vacantes formales que ofrece el sector floricultor.
“En general, las nuevas generaciones no quieren trabajar en el campo; este tema hay que atacarlo a fondo”, dijo el presidente de Asocolflores, Augusto Solano.

El sábado no es el mejor día

Por fecha, los del fin de semana no son los mejores días para la efemérides, pues se considera que de lunes a viernes es socialmente más vistosa; a las homenajeadas, a quienes se les manda flores a la oficina, les gusta que sus compañeros se enteren del regalo.
Los sábados, la gente tiene otras actividades, como días de campo o reuniones de tipo familiar o ir de compras a los centros comerciales (mall). Además, hay una fuerte competencia por otro tipo de regalos, como los chocolates. El sábado está entre los ‘regularcitos’.
El clima en EE.UU. es incierto
La incertidumbre es total sobre cómo se comportará el clima para ese fin de semana del 14 de febrero.
Por ahora, dicen las agencias de pronóstico del clima, no se esperaría que fuese tan ‘duro’ como el invierno del 2014, pues ese año cerraron oficinas y las tormentas de nieve demoraron las entregas de las floristerías.
Es más, fueron tan extremas las condiciones climáticas, que hubo homenajeadas a quienes les llegaron las flores el lunes siguiente. “La expectativa se cumplió”, dijo un entrevistado por Portafolio.
Sin heladas en la Sabana
Desde el 2007 no se han presentado heladas en los municipios de la Sabana de Bogotá, donde están instaladas más de 5.000 hectáreas sembradas con flores.
Esto, pese a que ha habido zonas donde se han registrado temperaturas de hasta –3 grados centígrados.
La peor de todas –dijo el presidente de Asocolflores– fue en el 2007, cuando la temperatura registrada fue de –8 grados y no menos de 3.000 hectáreas sufrieron graves pérdidas ocasionadas por el fenómeno climático. Este año, el clima le han sonreído a las flores.
Se recupera economía de EE.UU.
Desde el segundo semestre del 2014, la economía de ese país ha mostrado cifras ‘en negro’ de crecimiento sostenido en todas las actividades productivas.
Esto ha hecho que se incremente el llamado ‘ingreso disponible del consumidor’, lo que llevaría (para este San Valentín) a tener más ingresos para comprar las flores.
Sin embargo, las flores no están tan arriba en el ‘ranking’ de las preferencias de los consumidores estadounidenses; se estima que ocupan entre el séptimo y el octavo lugar. La competencia fuerte la dan los productos de tecnología.
Con tasa de cambio favorable
La mejor noticia que tienen los floricultores es la tasa de cambio. “Fue una larga espera, nos alegra mucho, no solo por el efecto positivo para la floricultura sino para toda la economía exportadora del país. Es el mejor arancel para proteger a la producción nacional. Esperamos que se mantenga”, dijo Augusto Solano, presidente de Asocolflores.
Por otro lado, los floricultores fueron los mejores y más asiduos usuarios de las coberturas cambiarias, con las que aprendieron a manejar los riesgos derivados de las tasas de cambio.

Juan Carlos Domínguez

juadom@eltiempo.com