Fondos de capital buscan dónde poner US$ 1.800 millones

Reticencia de empresas familiares a aceptar nuevos socios y falta de formalización, entre los principales obstáculos, dice vocera del gremio.

Isabella Muñoz, directora de ColCapital.

Archivo particular

Isabella Muñoz, directora de ColCapital.

Empresas
POR:
julio 22 de 2014 - 11:47 p.m.
2014-07-22

Pese a que se tiende a pensar que la falta de dinero es uno de los escollos para el crecimiento de las empresas en Colombia, la realidad es que los Fondos de Capital Privado (FCP), que constituyen una de las formas alternativa a los bancos si se necesita plata, no saben en qué invertir 1.800 millones de dólares que tienen disponibles.

Isabella Muñoz Méndez, directora ejecutiva de ColCapital, la asociación que agremia a los 43 fondos y 33 firmas que ofrecen servicios en este sector, destaca que los gestores están en una búsqueda constante de oportunidades de negocio que, finalmente, no son tan fáciles de hallar en el país.

De los 4,6 billones de dólares de inversionistas que los fondos han canalizado desde el 2005, cuando nació esta alternativa de financiación en el territorio nacional, a la fecha han colocado 2,8 billones en 194 empresas y proyectos.

LOS ESCOLLOS

En Colombia, de acuerdo con datos de la Superintendencia de Sociedades, hay 750.000 empresas familiares, las cuales representan el 70 por ciento del aparato productivo nacional. El problema es que, aunque estas suelen necesitar capitalización, también tienden a rechazar mecanismos de financiación que impliquen la intervención de terceros en sus decisiones.

Además, según Muñoz, estas tienden a ser tímidas a la hora de buscar innovación, trazabilidad y escalabilidad del negocio, condiciones que los FCP consideran indispensables a cambio del riesgo que asumen con sus recursos.

El otro escollo del ecosistema empresarial colombiano es la incipiente formalización, a pesar de los esfuerzos que realizan el Gobierno y las Cámaras de Comercio, lo cual hace invisibles a muchas empresas con buenas ideas ante quienes les pueden apalancar su desarrollo.

Muñoz acepta que los fondos suelen ser exigentes y vigilantes, porque detrás suyo están inversionistas a los que les deben responder, como los fondos de pensiones, las compañías aseguradoras y las instituciones multilaterales (el FMI, Banco Mundial o BID, entre otros).

“Si a la empresa le va mal, a mí me va mal como inversionista y como gestor, pero si le va bien, nos va bien a todos”, aduce la directora de ColCapital.

Por esta razón, aunque no siempre buscan ser mayoritarios, sí quieren tener presencia en las juntas directivas y comités donde se trazan las estrategias. En ocasiones piden reforzar áreas débiles o, incluso, exigen el cambio de altos cargos si consideran que son un obstáculo para llevar al éxito el negocio.

“El objetivo del gestor profesional no es quedarse con la empresa para siempre, sino entrar, estar un periodo generando valor y salir. Por eso, el emprendedor no debe tener miedo de que le vayan a ‘robar’ su idea, porque este va es a entrar a ayudarle a volverle bonito el negocio, fortalecerlo y hacerlo expandir”, dice.

Resalta que la mayoría de los FCP buscan firmas sólidas y maduras, que superen el crecimiento del común: “con ventas por encima de los 2.000 millones de pesos anuales, crecimientos acelerados o de doble dígito y márgenes operativos atractivos”.

No obstante, de los 43 fondos, hay 6 que les están apostando a emprendimientos en etapas tempranas: cinco se enfocan en el campo tecnológico y solo uno –Inversor– a proyectos de todo tipo que tengan un impacto social y ambiental.

La directora de ColCapital destaca que si bien la tendencia ha sido querer invertir en sectores tradicionales, como los ‘commodities', sus afiliados se están abriendo hacia servicios públicos, medios alternativos de pago en la banca, tecnología y, en general, todo campo donde haya innovación y potencial para generar alto valor.

COLOMBIA DESPLAZA A BRASIL FRENTE A INVERSIONISTAS

Anteriormente, los inversionistas extranjeros primero pensaban en Brasil y México, pero hoy, con la desaceleración económica del gigante suramericano han hecho que el foco se traslade hacia Colombia, Chile y Perú, en su orden.

El año pasado, a través de los FCP, en Latinoamérica se canalizaron 8,9 billones de dólares en inversiones y llegaron recursos nuevos por 5,5 billones de dólares. Brasil, a pesar de que continuó siendo el destino más grande, el sector solo creció en un 35 por ciento con relación al 2012, mientras que las naciones andinas (Colombia, Perú y Chile) lo hicieron en un 250 por ciento.

“Cada vez más inversionistas están buscando vehículos como los FCP para llegar a economías emergentes. De hecho, muchos asociados de ColCapital son extranjeros”, explica Isabella Muñoz. No obstante, dice que el Gobierno debe otorgar incentivos fiscales para atraer más inversión de este tipo.

neslop@eltiempo.com