Fondos de capital privado, con más inversión inmobiliaria

Decreto eliminó el límite de la capacidad para participar en proyectos de construcción. La decisión fue bien recibida.

Edificios

Archivo particular

Edificios

Empresas
POR:
julio 01 de 2015 - 12:31 a.m.
2015-07-01

El Gobierno expidió el Decreto 1403 del 25 de junio del 2015, por medio del cual les permite a los fondos de capital privado, conocidos como FCP, invertir hasta el ciento por ciento de los aportes de sus inversionistas en activos inmobiliarios.

El documento firmado por el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dice que una de las ventajas es que “el perfil de los FCP es más elevado que el requerido para un fondo de inversión colectivo tradicional”.

Además –agregó el funcionario–, son una importante alternativa que los inversionistas tienen para diversificar sus portafolios y lograr a mediano y largo plazo buenos rendimientos de acuerdo con los niveles de riesgo.

Para Andrés Pacheco, gestor de inversiones de Credicorp Capital Colombia, que puso en marcha el fondo de inversión Inmoval (que maneja carteras colectivas y también mueve negocios en el sector de bienes raíces), “el decreto aclara la reglamentación, define el tipo de inversionistas y el perfil de riesgo”.

De hecho –anota el directivo–, ya hay carteras colectivas, como las de Inmoval, en las que el 95 por ciento de los activos no tiene riesgo asociado ni requerimientos como los que define el decreto para los FCP que, efectivamente, son para inversionistas profesionales.

GESTORES ESPECIALIZADOS

En línea con Pacheco, el Ministro de Hacienda recordó que la modificación permite usar la figura para ofrecer los activos a participantes más grandes, contratando a gestores especializados en este tipo de activos aunque no sean vigilados por la Superfinanciera.

César Llano, presidente de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas) también celebró la decisión, ya que se trata de “recursos nuevos para el sector” y sugirió que “parte de estos se canalicen a macroproyectos de vivienda en arriendo”.

Para el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, la llegada de los FCP también significa la movilización de inversión de largo plazo que es necesaria para nuevos modelos de negocio, como las Asociaciones Público Privadas (APP) del sector inmobiliario o –como advierte Fedelonjas– para el desarrollo, entre otras, de construcciones residenciales destinadas al arriendo.

Mauricio Montañez Franco, director de valuación y consultoría de la multinacional inmobiliaria, Colliers Colombia, considera que una mayor disponibilidad de recursos por parte de los FCP para proyectos y activos inmobiliarios podría impactar con mayor oferta mercados que muestran una tendencia a la sobreoferta, como es el caso de las oficinas.

Sin embargo –agregó–, “si estos recursos se destinan a segmentos con bajos niveles de penetración (inmuebles institucionales de salud, educativos o residenciales) podrían obtener rentabilidades interesantes manteniendo un riesgo moderado para el inversionista”.

Gabriel E. Flórez G.

Economía y Negocios