Con esta fórmula, una multinacional crecerá 25 % en el país

La directora ejecutiva en Colombia de General Electric, Fabiola Sojet, resalta que el 2015 está siendo un año duro.

Con esta fórmula, una multinacional crecerá 25 % en el país

Archivo

Con esta fórmula, una multinacional crecerá 25 % en el país

Empresas
POR:
junio 25 de 2015 - 02:06 a.m.
2015-06-25

Fabiola Sojet, una de las mujeres más influyentes en el mundo empresarial colombiano, colgará desde el primero de julio su escarapela de presidenta de General Electric Colombia. En calidad de encargado, la reemplazará Luis Felipe Carrillo, hasta que un comité interno defina quién será el sucesor en propiedad. La directiva saliente adelanta que la intención de la compañía es no tardar mucho en que haya ‘humo blanco’.

Muchos le dan el carácter de hazaña a que una colombiana como ella se posicionara en la élite de la multinacional y que haya logrado que esta creciera más de 300% en menos de una década en el país. Ahora, según le adelantó a Portafolio en la última entrevista autorizada por la casa matriz, pasa a una jubilación parcial, pues continuará en varias juntas directivas y se asociará con una organización estadounidense con el objetivo de fomentar la diversidad en las empresas colombianas y que cada vez en ellas haya más mujeres descollando.

¿Cuál fue su mayor logro en General Electric?

Uno es haber conformado un gran equipo: cuando llegué éramos tres –dos hombres y yo– y el crecimiento que hemos tenido ha sido apalancado por un grupo de profesionales excepcional; hoy día somos más de 300, de los cuales estimo que cerca de 30% somos mujeres. Y, por otro lado, está el haber posicionado a GE en Colombia, porque hace diez años no teníamos la presencia que tenemos hoy, ni en clientes ni a nivel de Gobierno y país.

Del 2014 reportaron ingresos por $ 125.000 millones y ganancias por apenas 4.509 millones, frente a 79.400 y 6.000 millones del 2013. ¿Por qué se da esto?

Somos una representación de GE International y la mayor parte de nuestra operación es comercial; muchos negocios son de importación y se registran afuera. En realidad, el crecimiento estuvo por encima del 20% y eso que el 2014 fue muy difícil. Además, fue un año de inversiones y tal vez por eso también aparecen afectadas las ganancias locales.

¿Qué fue lo más difícil de sortear ese año?

Sin duda, la situación del petróleo. Además, hubo elecciones y la ley de garantías hizo que los clientes oficiales, de los que tenemos varios, nos aplazaran órdenes para final de año, y justo ahí vino la crisis de hidrocarburos. Todavía siguen aplazando pedidos.

¿Este año no pinta peor?

Sí, aun cuando estamos haciendo cosas para suavizar el impacto: trabajamos con nuestros clientes del sector petróleo y gas, y minería, para minimizar sus costos. Por otra parte, ayuda el que GE sea un conglomerado tan diverso: tenemos líneas como aviación, que ahora es estrella porque con el precio del combustible las aerolíneas están arriba.

¿Pero sí logran así paliar el efecto del crudo?

Sin duda. El negocio de petróleo y gas para GE sigue siendo de los más importantes y la empresa va a seguir invirtiendo en él. Pero las áreas de salud y energía están creciendo mucho porque son grandes necesidades del mundo y eso nos suaviza el impacto de la crisis –hace poco en el país compraron la distribuidora de equipos médicos Gemdeco y una firma eléctrica que no ha sido revelada–.

¿Qué otras inversiones prevén?

Estas dos son las de crecimiento inorgánico. Orgánicamente hemos venido aumentando presencia en algunas líneas de negocios. Por ejemplo el sector de iluminación está tomando un rumbo muy interesante. Nos estamos enfocando hacia grandes proyectos y ciudades, integrando tecnología no solo de ilumininación led sino informática: un poste ‘sabe’ cuándo se tiene que prender, apagar, iluminar más o menos, y estamos incorporando GPS y sistemas de alarma.

¿Cuánto crecerán en el 2015?

Todo depende de cómo nos termine de ir el resto del año en petróleo y gas, y de algunos acuerdos importantes que tenemos en aviación y locomotoras, pero creo que no va a estar por debajo del 25 %.

Pero el país no va a seguir construyendo grandes hidroeléctricas, que son una fuente de negocio.

Es verdad, pero hay potencial en otras fuentes de generación, lo mismo que en transmisión y distribución. Fuera de eso, podemos generar con el combustible del futuro, que es el gas, porque Colombia tiene y va a tener gas. Eso nos permite algo que se llama la generación distribuida, que consiste en generar donde está el combustible y donde se requiere. Por ejemplo, si tenemos gas en La Guajira, podemos llevar turbinas allá, generar gas metano e iluminar el departamento. Tenemos la tecnología de punta, máquinas con una gran eficiencia para generar en cualquier parte, desde portables hasta de gran tamaño.

¿Cambia la participación de sus distintos negocios en la facturación total?

Tradicionalmente, entre petróleo y gas marcan el 70 %; salud y transporte un 15 %, energía 10 % y el resto sería iluminación y áreas más pequeñas como el tratamiento de agua. Ahora, la parte eléctrica podría llegar a 20 % y salud doblaría su participación.

APP, NUEVO ESQUEMA DE INVERSIÓN DE LA EMPRESA

Fabiola Sojet indicó que GE participa en una sociedad bajo la forma de Alianza Público-Privada (APP) para construir hospitales. “En salud hay muchas oportunidades; sin embargo, no ha sido fácil convencer a las otras partes involucradas, porque cuando se habla de este sector interviene alguien que construye el hospital, quien pone el capital, quien opere el servicio –que es clave porque la inversión en este modelo se recupera justo por la operación– y quien pone la tecnología, que en este caso somos nosotros”, dijo.

Anotó que, el sector ferroviario es otro con gran potencial para las APP y que la Agencia Nacional de Infraestructura está muy interesada en que marchen. Actualmente GE espera la aprobación de la APP para una línea férrea que traerá carga (carbón, cemento y productos de metalurgia) desde Boyacá hasta Bogotá. “Hemos tenido mucho apoyo. De hecho, el Gobierno ha invertido en recuperar esa línea y así poderla entregar operable para la inversión en trenes y en señalización etc, que permita subir la carga”, dijo Sojet.

neslop@eltiempo.com