Cuando se fracasa, más se aprende: fundador de Idodi

Servicio para que cualquiera monte por sí solo su negocio en Internet.

Marc Vidal, quien monta su firma Idodi en Colombia.

Archivo Particular

Marc Vidal, quien monta su firma Idodi en Colombia.

POR:
octubre 05 de 2013 - 12:51 a.m.
2013-10-05

El empresario español Marc Vidal está montando en Colombia la oficina de su firma de tecnología Idodi, que les facilita la vida a quienes quieren establecer negocios en Internet.

Vidal se considera emprendedor nato y recomienda persistir para cumplir una meta de negocios.

¿Cuál es el eje de sus negocios?

La tecnología. Buscamos acercarla al usuario final. Por ejemplo, uno de nuestros productos es Openshopen. Permite que cualquier persona sin conocimientos tecnológicos pueda abrir una tienda en Internet sin tener que contratar a nadie.

¿Ayuda a empresas y a emprendedores a entrar al mundo de las tecnologías?

La tecnología no es más que una herramienta, y cualquier persona que la utiliza debe facilitarse la vida, las tareas diarias.

El acercamiento a esa tecnología debe ser lo más natural posible. Estas plataformas que desarrollamos en Idodi son diversas y permiten que micropymes o emprendedores que tienen algo que vender lo pueden hacer a bajo costo.

¿Rentan el servicio?

Tienen la posibilidad de hacer su tienda. No hacemos nada más que permitirles que lo puedan hacer de forma sencilla y segura.

¿Cómo maneja su empresa?

Soy un emprendedor y lo único que he hecho es perseguir mis propios retos, y esos retos son negocios. Y esos negocios se deberían hacer en cualquier lugar del mundo porque a mí me gustaba viajar, por lo cual empecé a replicar modelos.

¿Cómo se apalanca para desarrollar lo que emprende?

No pido créditos jamás, porque no me gustan los bancos. Prefiero incorporar a mis proyectos a personas que confíen en ellos, a inversionistas. De hecho, intento que toda la inversión tenga que ver con mi entorno más inmediato.

¿Qué recomienda a quienes quieren ser emprendedores?

Creo que se nace emprendedor. Hablo de la persona que decide hacer las cosas por sí misma sin contar demasiado con la opinión de otros que le advierten que está loco o que corre riesgos. Nunca he escuchado esto, a veces me ha ido mal, pero la mayoría de veces me ha ido bien.

¿Y cuándo no le va bien pensaba en renunciar?

Cuando se fracasa, más se aprende. Nadie nos enseña nunca qué función tiene ese error; si nos explicaran cómo podemos sacarle provecho para mejorar, se consideraría parte del proceso.

¿Con qué sueña ahora?

Sueño con mantener mi modelo de vida, sueño con que los proyectos que voy poniendo en marcha sean capaces de soportar todo un equipo y sueño con ser tan rico como soy ahora porque no necesito más de lo que tengo. Nunca gasto más de lo que gano.

Constanza Gómez G.

Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido