Frenan actividades de Pacific en el Meta

Corte Constitucional considera que se incumplió la consulta previa con el
resguardo indígena Sikuani. Pacific responde que no ha sido notificada.

Campo Quifa

Panorámica del campo Quifa que opera Pacific Rubiales

Archivo Portafolio

Empresas
POR:
milena serralde
febrero 23 de 2016 - 05:28 p.m.
2016-02-23

En una nueva decisión que afecta los intereses de las petroleras en el país, la Corte Constitucional frenó un campo de producción en Puerto Gaitán (Meta).

Se trata de un proyecto de las empresas Meta Petroleum Corp. y Pacific Rubiales Energy que opera en área de influencia de los indígenas del Pueblo Sikuani, del resguardo Vencedor Pirirí, en Puerto Gaitán.

El fallo afecta la producción de Quifa, cuarto campo petrolero del país, que el año pasado extrajo, en promedio, unos 56.000 barriles por día. Este proyecto tendrá que frenar su operación en un área de dos kilómetros contados desde el lindero de la comunidad afectada, hasta que realice un proceso de consulta previa con los Sikuani.

En un comunicado, Pacific Rubiales aseguró que la compañía aún no ha sido notificada y que, según la información hasta ahora conocida por medios, se puede concluir que "no habrá una afectación material adversa en las operaciones de campo Quifa".

En el fallo, la Corte Constitucional aceptó una de las peticiones que hizo Pedro Alfonso Vélez Lara, capitán mayor de ese resguardo indígena, en el que viven unas 469 personas.

La Corte revisó una tutela que Vélez interpuso el 27 de agosto del 2012. En primera y segunda instancia el Tribunal Administrativo del Meta, y el Consejo de Estado, respectivamente, habían negado las peticiones del líder indígena para frenar 9 proyectos petroleros en zona rural de Puerto Gaitán.

Pero el alto tribunal, con ponencia del magistrado Gabriel Eduardo Mendoza Martelo, encontró que al menos en uno de esos proyectos se incumplió con el deber de realizar la consulta previa de las comunidades.

En otros tres estableció que la consulta se hizo conforme a las reglas, y en los cinco restantes estableció que, pese a que no se cumplió con ese procedimiento, este no era necesario pues los proyectos ya habían terminado y estaban fuera del área de influencia del resguardo.

El proyecto que fue frenado es el denominado ‘área de explotación de hidrocarburos Quifa’, que en la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales está registrado con el número 4795.

Su zona de operaciones se localiza al sur y suroriente del resguardo indígena, “y en algunos tramos limita directamente con este, encontrándose de por medio el caño Cajúa, uno de los más importantes cuerpos de agua con que cuenta la comunidad”, dice el fallo del alto tribunal.

Según el último informe de la empresa petrolera de octubre del año pasado, este proyecto de explotación se encuentra en operación, y fue autorizado por una licencia ambiental del 2010 y modificado la última vez en el 2014.

En este caso, dice el alto tribunal, “resulta justificado el reclamo de la comunidad pues es un proyecto de larga duración que implica la extracción y transporte de crudo”.

Además, la Corte tuvo en cuenta que la explotación de yacimientos de petróleo puede traer afectaciones duraderas y de gran impacto para las comunidades que circundan el área de influencia del campo. El daño puede ser a las “creencias y sentimientos derivados de su cosmovisión”, por “la constante entrada y salida de personal, maquinaria, insumos y materiales, la generación de olores, ruidos e iluminación permanente, y la afectación de los cuerpos de agua, bien sea por la necesidad de disponer adecuadamente de altos volúmenes de aguas servidas o por la caída de material particulado como resultado del frecuente movimiento de vehículos pesados”, dice la sentencia.

La reciente decisión de la Corte se une a la de junio del año pasado en la que frenó dos pozos petroleros en Orito (Putumayo). En el alto tribunal está en estudio otra tutela de los indígenas Awá contra 27 pozos petroleros en Puerto Asís (Putumayo).

Milena Serralde Duque
Redacción Justicia