Gallup: 20 años proyectando la ‘película’ de Colombia

El presidente de Invamer Gallup, Jorge Londoño, resalta la independencia y seriedad de la encuesta Gallup Poll, que hace dos décadas presenta su firma para mostrar la realidad del país. Resalta que, aunque siempre hay inconformes, en las 102 versiones nadie ha tratado de influenciar el resultado.

Jorge Londoño de la Cuesta, presidente de Invamer Gallup desde hace 26 años.

Archivo particular

Jorge Londoño de la Cuesta, presidente de Invamer Gallup desde hace 26 años.

Empresas
POR:
septiembre 11 de 2014 - 05:48 a.m.
2014-09-11

En 1994, tras conocer el manejo de las encuestas en Estados Unidos, Jorge Londoño de la Cuesta sacó el primer estudio Gallup Poll, que mide la imagen de las principales instituciones y la opinión sobre temas coyunturales. Tras 20 años, este se ha convertido en punto de referencia a nivel nacional. Portafolio habló al respecto con Londoño, presidente de la firma Invamer Gallup.

¿Por qué nació el estudio Gallup Poll?

Yo viajé en 1993 a fortalecer la alianza de Invamer (la firma que crearon sus dos tíos en 1970) con Gallup. Estuve un tiempo en las oficinas de Gallup y tuve la oportunidad de conocer el trabajo que hizo George Gallup y dije: “Voy a llevar esa idea a Colombia”.

¿Cómo empezaron?

Desde el 94 hemos medido distintos temas de la opinión pública colombiana. Arrancamos con una periodicidad trimestral y hace unos 10 años es bimestral.

¿Cuál ha sido la clave de su posicionamiento?

Algo muy importante ha sido la constancia y la permanencia: no es lo mismo tomar una foto que cien en forma continua. Ese mismo esquema ya da una sensación de película y el que hayamos hecho esto de manera sistemática casi que nos permite ver una película y no solo un momento del país. Lo segundo es que le hemos dado prioridad a trabajar con los medios de comunicación y no con campañas políticas o candidaturas en particular y eso nos da credibilidad. Lo tercero son los altos estándares de calidad.

¿Alguna vez alguien ha tratado de ‘manosear’ el resultado?

Puede hacer un registro de las 102 versiones del ‘Gallup Poll’ y verá que siempre sale en la fecha indicada. En el paro agrario del año pasado tocó sacar la encuesta en toda la mitad porque nosotros no nos acomodamos a ver cuál es la fecha indicada. Al final del bimestre estamos en campo estén como estén las condiciones del país. Obvio que hay críticas permanentemente, pero que alguien haya tratado de suspender o bloquear nuestro trabajo, nunca.

¿Cómo ha visto la evolución del país a través del Gallup Poll?

Hay temas importantes y dinámicas muy llamativas. Si pudiera partir estos 20 años en tres periodos, vería que el primero fue de una alta demanda por seguridad, y llega hasta mediados del Gobierno de Uribe, en el 2004.

En un segundo periodo, del 2004 al 2010, ganan prioridad los temas económicos y el poder adquisitivo se vuelve mucho más demandante. De ahí viene ganando importancia el tema de corrupción.

¿Es un tema que se vaya a quedar para rato?

De acuerdo con el último estudio, un tema preocupante es que la favorabilidad de un conjunto de instituciones está en un nivel muy bajo en términos simbólicos y es un llamado especial a los líderes del país a que se sintonicen con las demandas de la población en ese sentido: hay bajonazo en la imagen de la Procuraduría, Fiscalía, Contraloría, del sistema de justicia y los partidos políticos.

¿Por qué se relega la paz?

Esa es otra de las grandes transformaciones en estos 20 años: al inicio de la serie, estaban alineados los conceptos de seguridad del Estado con seguridad para los ciudadanos, es decir, que si el narcotráfico era una amenaza para el Estado también lo era para los ciudadanos. Lo mismo ocurrió con la guerrilla del 2000 al 2008: había una gran amenaza para el Estado, este entró a combatir la guerrilla y había una gran comunión con la ciudadanía. En los últimos cuatro años, mientras el Estado le sigue dando mucha prioridad a lograr la paz, el ciudadano lo que esta demandando es que no le roben sus cositas en la calle.

¿Internamente cómo ha evolucionado el estudio?

Recientemente, empezamos a utilizar la técnica de los marcos duales, que es mezclar las encuestas a través de telefonía fija con las de celulares. Esto era necesario para seguir representando bien a la población.

La gente suele preguntarse por ejemplo cómo se mide la percepción de una ciudad como Bogotá con solo 1.000 encuestas...

La estadística en lo social es equivalente a una olla de crema. Si revuelves bien y tomas una cucharada no es necesario tomarse toda la ollada para saber si la sopa está caliente o fría, salada o simple. Lo mismo que cuando se hace un examen de sangre: se sacan dos a tres centímetros cúbicos, cuando tu cuerpo tiene mucha más.

CARA Y SELLO EN LAS ENCUESTAS ELECTORALES

Según Londoño, varias veces ha sentido que la ‘saca del estadio’, como en el 2002, cuando Invamer-Gallup estuvo muy cerca de los resultados finales al ganar Álvaro Uribe.

“También, en el 2006, las elecciones presidenciales fueron casi perfectas y a nivel local dimos aciertos grandes. En las pasadas elecciones fuimos los que empezamos a plantear la posibilidad de que Petro ganara en Bogotá”. Resalta que este año también les fue bien.

Y su mayor desacierto, reconoce, fue en la primera vuelta del 2010, cuando, faltando 10 días para las elecciones entre Santos y Mockus se mostraban reñidas; en realidad, ganó Santos por 20 puntos. “En el remate, Mockus empezó a descender y lo vimos en trabajos internos, pero ya la ley no nos permitía publicar resultados, pero sí lo alcanzamos a advertir a los medios de comunicación”, dice.

neslop@eltiempo.com