Una gigante china de la maquinaria vendrá a Colombia

En el país se ubicarían, además de las ventas, la bodega de repuestos de Detank, que atendería la parte norte de Suramérica, y un centro de entrenamiento para distribuidores y técnicos de la región.

Su oferta va desde montacargas hasta máquinas agrícolas.

Archivo particular

Su oferta va desde montacargas hasta máquinas agrícolas.

POR:
septiembre 21 de 2014 - 06:55 p.m.
2014-09-21

Colombia se perfila como el próximo centro de operaciones de Detank, la filial de maquinaria pesada de la automotora china Chery, dentro de su proyecto de captar el mercado latinoamericano en los próximos cinco años para vender 5.000 unidades de su portafolio.

Su oferta va desde montacargas hasta máquinas agrícolas que cubren labranza de tierras, siembra, recolección y hasta el secado. 

El plan incluye la apertura de dos plantas ensambladoras, en México y Brasil, así como otro centro de operaciones en Chile que atenderá el Cono Sur. De esta forma atacaría toda la región, aprovechando los tratados de libre comercio que hay entre los países latinos, como Mercosur, ubicando la producción en Brasil, o el G2 entre México y Colombia. Perú y Chile, por su parte, recibirían las máquinas directamente desde China, aprovechando el TLC que firmaron individualmente con China.

“Colombia es un buen lugar para centrar las operaciones de venta pues ataca Venezuela, Ecuador y Costa Rica”, le explicó a Portafolio Zhao Jun, subgerente del departamento de Ultramar de Detank. Allí se ubicarían, además de las ventas, la bodega de repuestos que atendería la parte norte de Suramérica y un centro de entrenamiento para los demás distribuidores y técnicos de la región.

“La economía de Colombia es estable, tiene buenas relaciones con Estados Unidos y no tiene bloqueos monetarios”, afirmó Zhao, comparando el país con Venezuela o Ecuador. También enfatizó sobre el nivel de seguridad que tiene el país ahora, cosa que lo preocupa por el contrario en México. “México es mejor para establecer la ensambladora porque hay más fábricas de autopartes, muchos proveedores y más de 4.000 personas con experiencia en trabajar en esta industria. Pero aún estamos evaluando las condiciones de seguridad del país, pues no son las mejores”, dijo.

¿Y POR QUÉ NO COLOMBIA? 

Para efectos prácticos de la multinacional, resulta casi lo mismo que la fábrica quede en Colombia o México, pues el TLC que existe entre ambos países permite el tránsito de maquinaria y autopartes sin aranceles. Sin embargo, así Colombia se encuentre en una posición geográfica estratégica para todo Suramérica, es menos rentable a nivel industrial.

“La mano de obra en Colombia es más costosa que la de México. Además, la industria de autopartes que ya existe allá agiliza la producción”, explicó Zhao. Además, si bien desde el 2008 está vigente el Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (APPRI) entre Colombia y China, para Zhao no es lo suficientemente atractivo pues “en comparación con México, los impuestos siguen siendo demasiado altos para producir en Colombia, al llegar a un 35 por ciento”. 

El centro de operaciones en Colombia contará con cinco personas de planta, que se concentrarán en impulsar ventas y serán el apoyo técnico de la región. Aún están decidiendo si establecerla en Medellín o Bogotá, y confirmaron que no descartan la opción de instalarse por completo en Colombia, teniendo en cuenta la presencia de Renault en el país. “Tenemos que ver qué nos ofrece cada país y provincia para así tomar una decisión acertada”, anotó.

DESTINO CLAVE

Detank tiene contactos comerciales con 60 países y unos 200 representantes en el mundo. Actualmente, la marca está parcialmente instalada en el continente pues aún no tiene representación en Centro América, Ecuador y Paraguay.

En Perú y Brasil comercializa solo líneas de montacargas. Para el 2016, la meta es duplicar las ventas incorporando a México, Ecuador y Paraguay en el mercado de maquinaria agrícola. Para el 2019, se espera que la marca esté presente en todo el continente con sus productos de agro e ingeniería, llegando a vender 5.000 unidades anuales.

En América Latina inició ya operaciones y hasta la fecha ha vendido 1.500 unidades, con Brasil, Venezuela y Argentina como sus principales compradores. En los próximos dos años planean llegar a las 3.000 unidades, y subirlas a 5.000 para 2019. 

 

Natalia Tobón Tobón y Daniel Canal
 

Siga bajando para encontrar más contenido