GM Colmotores inaugura megaplanta de carrocerías

En el complejo industrial se invirtieron US$ 70 millones; producirá 60.000 vehículos cada año.

La nueva planta, en la Zona Franca Industrial de Colmotores, tiene un área de 41.319 metros cuadrados.

Archivo Portafolio.co

La nueva planta, en la Zona Franca Industrial de Colmotores, tiene un área de 41.319 metros cuadrados.

POR:
julio 10 de 2013 - 12:53 a.m.
2013-07-10

Desde hace 17 meses, GM Colmotores empezó a concretar un proyecto que hoy es realidad, y perfila a esta compañía como pionera en la fabricación de vehículos en el país.

Se trata de una nueva planta en donde se confeccionarán los páneles de acero con los que se ensamblará la carrocería de los dos modelos más representativos de Chevrolet en la actualidad, el Sail y el Cobalt.

Jorge Alejandro Mejía, presidente de General Motors Colmotores, cuenta que desde marzo del año pasado empezó el proceso de construcción de esta fábrica en la Zona Franca Industrial de Colmotores (Zoficol), en Bogotá.

Luego vino una etapa de pruebas hasta noviembre del 2012, cuando se fabricó la primera pieza estampada.

Ese proceso consiste en dar forma a láminas de acero previamente cortadas al tamaño adecuado, que producen hasta 11 piezas o páneles externos de carrocería para un vehículo, entre las que se encuentran guardabarros, puertas, tapas de baúl, techos y laterales, entre otros.

Posteriormente, se construyó la zona para el grafado, proceso que consiste en tomar dos piezas (panel interior y exterior) de una puerta, el capó o tapa de baúl ya estampadas, para unirlas mediante el doblado perimetral de un panel sobre el otro, de tal forma que se unan solidariamente con ayuda de robots diseñados y programados especialmente para ese fin.

“Finalmente, empieza la etapa de producción”, dice con satisfacción Mejía, y agrega que la compañía ha invertido en los últimos dos años cerca de 200 millones de dólares, de los cuales 70 millones se destinaron para esta nueva fábrica, y lo restante, en mejoras en la tradicional planta de ensamble.

“En la región, solo en Argentina y Brasil, General Motors fabricaba piezas para carrocerías; ahora Colombia es el tercer país con esa capacidad”, dice Mejía.

Esta megaconstrucción tiene una infraestructura compuesta por tres edificios: dos destinados a los procesos de estampado y grafado, y el tercero, a oficinas.

Se construyó sobre un área de 41.319 metros cuadrados de los 280.000 que componen el área de la ensambladora.

El complejo industrial permitirá producir hasta 60.000 vehículos cada año. La empresa no solo estará en capacidad de fabricar las carrocerías de los vehículos que se ensamblan en Colombia, sino que producirá autopartes para el mercado local y, más adelante, para otros mercados como Ecuador, Venezuela, Perú, Paraguay, Chile y Centroamérica, revela Mejía.

COMPETITIVIDAD E INNOVACIÓN

Otra de las ventajas de la nueva planta es que, gracias a la integración de procesos, permite reducir costos, sobre todo logísticos. “Ganamos en competitividad en la medida en que se logran producir más partes, siguiendo los estándares de producción de GM en el mundo”.

Mejía explica que solo se estamparán páneles de Sail y Cobalt “porque son productos de alto volumen, y así hay que sacarle la inversión a cada molde: con mucho volumen”.

Tecnológicamente, esta planta funciona con seis robots que mecanizan los procesos de rematado de soldadura de los vehículos, con una nueva línea de acabado metálico y banco de cabinas mecanizado. Además, dos prensas de alto tonelaje (2.250 y 1.000 toneladas) para realizar el proceso de estampado, y diez robots que se encargan de hacer el grafado o unión de los paneles de acero estampados.

“Nuestro equipo de ingeniería coordinó cada fase del proyecto, con el soporte de la ingeniería global de la marca, de Brasil, Corea y Estados Unidos”, apunta el presidente de GM Colmotores.

Durante la construcción se generaron unos 1.000 empleos entre directos e indirectos, y con la puesta en marcha se crearán 200 adicionales a los 1.400 que ya trabajan para la compañía.

“Este es un trabajo de innovación no para el mundo, porque no nos inventamos nada nuevo, pero sí para Colombia, porque es la primera vez que se ensambla y estampa y, dentro de estos procesos, surgen otros y nuevas formas de desarrollar algunas de esas cosas. Eso es innovación”.

MOMENTO COMPLEJO

Para Mejía, solo hay una preocupación, y radica en que las ventas de carros en el país han caído este año cerca de 10 por ciento.

“La planta se hizo con otras proyecciones, ahora es claro que no vamos a producir lo que planeamos hace dos o tres años y, en un mercado abierto con Corea y México, que son fuertes en producción en el mundo, todo es más complejo”.

Sin embargo, también está claro que la inauguración que tendrá lugar hoy, a la que asistirán el Presidente de la República; el ministro de Comercio, Sergio Díaz-Granados; el presidente de General Motors Suramérica, el colombiano Jaime Ardila; 250 invitados más, y que será presidida por Mejía, es un voto de confianza a la economía y el desarrollo industrial del país. “Tener la oportunidad de inaugurarla es hacer historia, es algo muy especial para la compañía y para el país”, dice Jorge Mejía.

Jaime Viana Rojas

Subeditor Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido