Grupo Ardila Lülle y Heineken: llega más cerveza al país

Postobón y Compañías Cerveceras Unidas, de Chile, crearán la Central Cervecera de Colombia S.A.S., que generará 1.800 empleos y tendrá una planta en Sesquilé (Cundinamarca).

Stefan Orlowski, presidente de la región de Heineken; Antonio Ardila, vicepresidente del Grupo Ardila Lülle; Andrónico Luksic,

Archivo particular

Stefan Orlowski, presidente de la región de Heineken; Antonio Ardila, vicepresidente del Grupo Ardila Lülle; Andrónico Luksic,

Empresas
POR:
noviembre 10 de 2014 - 09:19 p.m.
2014-11-10

El negocio cervecero se crece en Colombia. El Grupo Ardila Lülle anunció ayer una asociación a través de Postobón con la empresa chilena CCU (Compañía Cervecerías Unidas S.A.).

Con este paso estratégico el conglomerado empresarial colombiano vuelve a competir en este segmento de bebidas, luego de que hace 14 años selló la venta a Bavaria de su planta de Leona en Tocancipá.

Bavaria, hoy es de SABMiller, con lo que desde ya se plantea un escenario de competencia en el sector.

Al explicar los alcances el nuevo negocio, las empresas señalaron que la alianza conjunta contempla un plan de inversiones en etapas que puede durar de tres a cuatro años por 400 millones de dólares.

Se contempla la creación de una nueva empresa colombiana que se llamará Central Cervecera de Colombia S.A.S. en la que ambos accionistas tendrán una participación en partes iguales.

La meta es construir una planta en el municipio de Sesquilé, en las afueras de Bogotá, la cual permitirá generar 1.000 empleos en la etapa de construcción y otros 1.800 cuando prenda motores, según indicaron.

Las compañías consideraron, al hacer el anuncio, que “Central Cervecera de Colombia le dará un impulso al mercado colombiano mediante un nuevo portafolio de productos, en todos los segmentos de las categorías de cervezas y maltas con marcas nacionales, regionales y líderes globales”.

La primera fase de operación de esta nueva compañía será la constitución de un equipo ejecutivo de primer nivel y la importación y distribución de Heineken, considerada marca líder a nivel mundial.

De esta forma, se aprovecharán más de 490.000 clientes a los que llega Postobón y así, potenciar la presencia comercial de la marca.

CCU y Postobón expresaron que esta alianza beneficiará a los consumidores porque significará la aparición de nuevas marcas y formatos.

También consideraron que los clientes contarán con mayor variedad de proveedores y nuevas oportunidades de desarrollo

Para la industria también representará dinamismo e innovación, según afirmaron.

Las partes coincidieron en afirmar que la alianza estratégica se construye sobre la red de distribución, cadena de suministro y conocimiento del mercado local de bebidas de Postobón.

Por su parte, los chilenos dicen que aportarán trayectoria comercial y de calidad en la elaboración de cervezas en Chile y en otros países de la región.

“Estamos muy satisfechos por haber encontrado en Postobón un socio de negocios robusto, que tiene un profundo conocimiento del mercado local, una larga trayectoria en la creación de marcas y una amplia red de distribución en Colombia. Estamos seguros que uniendo nuestras experiencias, capacidades y portafolios desarrollaremos y dinamizaremos el mercado colombiano, brindando un futuro con grandes beneficios para nuestros clientes, consumidores y empleados”, aseguró Patricio Jottar Nasrallah, CEO de CCU.

Con el ingreso a Colombia, CCU suma su sexto mercado, respondiendo a su programa de expansión regional al 2016.

Por su parte, Miguel Fernando Escobar, presidente de Postobón, resaltó que este nuevo proyecto es un paso adelante en la redefinición de la estrategia del negocio, teniendo en cuenta que la compañía tiene la intención de pasar de su portafolio tradicional a un modelo de negocio basado en la multicategoría.

QUIÉN ES QUIÉN

La aliada extranjera de Postobón es líder en su país, con portafolio de cervezas y bebidas sin alcohol. CCU tiene más de 160 años de existencia en el mercado y más de 90 marcas regionales, nacionales e internacionales.

Los principales accionistas de CCU son Quiñenco S.A., holding de la familia Luksic, y Heineken, quienes, a través de Inversiones y Rentas S. A., poseen el 60 por ciento de la propiedad de la Compañía.

Está presente en Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay y Bolivia con plantas productivas.

También participa en el mercado del pisco y del vino, y con sus marcas llega a más de 80 países.

La chilena CCU cuenta con más de 7.500 trabajadores y durante el 2013, la compañía produjo 21.9 millones de hectolitros de bebestibles.

Por su parte, la colombiana Postobón es la empresa líder en la producción y distribución de bebidas no alcohólicas en el mercado colombiano, con 110 años de existencia.

Su portafolio incluye más de 35 marcas de bebidas entre carbonatadas, aguas, jugos y energizantes.

LEONA, LA MARCA DEL INICIO

Con el fin de hacer contrapeso al Grupo Santo Domingo, con quien competía en varios sectores de la economía, el Grupo Ardila Lülle montó su planta cervecera en 1996 en el municipio de Tocancipá.

De esa actividad industrial nacieron otras marcas como Cristal Oro, Cerveza Perla y Cerveza Cachorra.

El conocimiento de la red de distribución, con la experiencia de Postobón, fue clave para el desarrollo del negocio.

Sin embargo, en el 2004, la planta fue vendida en su totalidad a Bavaria S.A. que comenzó a producir sus cervezas en esta fábrica.

Tras la fusión SABMiller-Bavaria esta unidad industrial también se incluye en el acuerdo, sin la marca Leona por lo que se dejó de producir en el país.