Grupo Éxito y Canacol, dos caras de la moneda en la BVC

Las recientes caídas del volumen y de los precios en el mercado de acciones de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) preocupan a los analistas y a los pequeños y grandes inversores. La caída en la liquidez es consecuencia de varios factores económicos locales e internacionales.

La devaluación del peso implica una pérdida de valor para quienes invierten en el mercado colombiano desde otros países.

Archivo

La devaluación del peso implica una pérdida de valor para quienes invierten en el mercado colombiano desde otros países.

Empresas
POR:
agosto 27 de 2015 - 04:29 a.m.
2015-08-27

Las mayores economías de América Latina están sufriendo el colapso de los precios de las materias primas y la volatilidad en el mercado bursátil.

Portafolio.co consultó a especialistas del mercado local de renta variable para establecer cuáles son las causas del declive de las principales acciones de la BVC.

César Cuervo, gerente de análisis Renta Variable de Credicorp Capital, afirma que la incertidumbre sobre el futuro de la política monetaria del Banco Central Europeo y de la Reserva Federal impactan las decisiones de los inversores sobre mayores o menores flujos de inversión hacia las economías emergentes.

Otro elemento de análisis a tener en cuenta es el menor tamaño del mercado de acciones.

“En el año 2008, las operaciones totales de compra y venta de las personas naturales colombianas representaron el 50 % del total del mercado, lo que se explica en parte por la emisión de Ecopetrol de 2007. Para esa misma época, la participación de los inversionistas extranjeros no superaba el 5 %”, explica Cuervo.

Desde entonces, las cifras han cambiado y hoy en día las personas naturales realizan menos del 20 % de las operaciones diarias, mientras que los extranjeros sostienen entre un 30 %y 35 % de las transacciones.

Dentro de las razones que explican la salida de los ‘jugadores’ naturales, Cuervo destaca el “deterioro de confianza que generó la salida de InterBolsa, uno de los jugadores más importantes en 2012”, la ausencia de nuevas emisiones y la migración hacia carteras colectivas.

Por otra parte, Manuel Escobar, socio director de North Management, sostiene que el fuerte retroceso en los precios de las acciones de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) se explica en parte por la situación económica actual.

“Los principales factores que explican esta caída se deben a un menor crecimiento económico en Europa y China, a la caída en las cotizaciones del crudo y a la reducción de los flujos de inversión extranjera en el país”, explicó Escobar.

En momentos de desaceleración económica las ‘acciones emergentes’, especialmente las de los mercados de valores latinoamericanos, no son activos recomendados por los analistas de los bancos internacionales.

Para el caso colombiano, el efecto del bajo precio del petróleo sobre las utilidades de las compañías del sector de hidrocarburos genera bajas expectativas sobre la cotización de los títulos.

Así mismo, los papeles accionarios no han reaccionado favorablemente a la publicación de resultados empresariales que se han mantenido relativamente en terreno positivo.

La expectativa de que inicie el aumento de tasas de interés en Estados Unidos, según Andrés Duarte, gerente de Renta Variable de Corficolombiana, deriva en menor liquidez disponible para invertir en activos ‘riesgosos’, dentro de los cuales están las acciones del mercado bursátil local.

Además, debe tenerse en cuenta que la apreciación del dólar frente al peso colombiano es mucho mayor que cualquier valorización esperada de las acciones que se cotizan en la BVC.

Por su parte, Luisa Fernanda Díaz, analista de Investigaciones Económicas de Acciones y Valores, sugiere que la desvalorización de las especies accionarias, provocada por el poco ‘apetito’ de los inversores, también ha sido impactada por la reforma tributaria y la convergencia a las normas NIIF.

El cambio contable de las compañías que cotizan en la Bolsa impacta los valores patrimoniales por ajustes al valor de los activos fijos. Estos aumentan el patrimonio y generan un mayor cargo de depreciación en períodos posteriores, es decir, disminuye la rentabilidad por acción.

Un aspecto importante a considerar es que a partir de este año, la utilidad base para dividendos es la requerida por NIIF, lo cual implica en términos contables que el reconocimiento del impuesto diferido probablemente genere menor utilidad comercial neta en períodos posteriores. En otras palabras, los inversionistas interesados esperarán menor valor de la utilidad por acción.

SÚPER DÓLAR, ¿EL CULPABLE?

La devaluación del peso implica una pérdida de valor para quienes invierten en el mercado colombiano desde otros países.

Debido a que este fenómeno monetario ha sido fuerte en el país, ninguna acción puede compensar, a partir de valorizaciones, la pérdida generada por la devaluación.

Según Luisa Díaz existe una relación directa y significativa entre el índice general del Colcap y el comportamiento de la tasa de cambio, la cual muestra que a mayores valorizaciones del dólar frente al peso, el índice bursátil seguirá marcando retrocesos.

Los análisis de la firma North Management consideran que las empresas que dependen de bienes de consumo importados han visto reducidos sus ingresos por dos vías: incremento en el valor de los productos importados o por la reducción de la demanda de los consumidores.

Sin embargo, la devaluación ha amortiguado la reducción de los ingresos por bajos precios del petróleo, para el caso de las compañías petroleras, y ha sido favorable para el ingreso neto de intereses para los bancos que tienen presencia en Centroamérica.

MAL DESEMPEÑO EN EL COLCAP

Los mayores retrocesos en los precios de cierre de las acciones que componen la canasta del índice de capitalización bursátil, Colcap, son encabezados por Éxito (-42,53 %), Celsia (-41,23 %), Avianca (-34,5 %), Pacific Rubiales (-31,39 %) y Nutresa (-30,42 %).

La pérdida de valor del título del Grupo Éxito, se explica por el incremento en el precio del dólar que terminará afectando la compra de mercancía de la compañía, lo cual es percibido por el público como un potencial riesgo de inversión, según Manuel Escobar.

Además, algunos inversores no han podido ver con ‘buenos ojos’ las compras que hizo la compañía en Argentina y Brasil, debido a la inestabilidad política y desaceleración en ambos países.

El retroceso de Pacific Rubiales se explica por la caída del precio del petróleo y cierta inestabilidad que presenta la compañía actualmente.

La caída en el precio del título de Celsia se explica por la utilidad negativa (-92 %) durante el primer trimestre del 2015 y por el impacto que tuvo el fenómeno de ‘El Niño’ en las condiciones hídricas del país que consecuentemente afectaron los costos de ventas de la compañía.

La única especie que generó un resultado positivo fue Canacol Energy, con un incremento en su cotización de 13,6 %, el cual se explica porque la organización reconoció parte de su deuda y a su vez, pretende incursionar en el negocio del gas.

Es importante resaltar que el incremento de la cotización de esta empresa correspondió a una expectativa positiva que tiene el mercado, más no a resultados financieros positivos.

EL MERCADO PODRÍA RECUPERARSE

Para lo que resta del año las acciones de las entidades financieras que cotizan en la Bolsa podrían mantenerse relativamente estables si sus carteras crediticias reportan estados saludables.

Adicionalmente, resulta fundamental que el sector bancario mantenga su participación en la financiación de los proyectos de infraestructura, como las vías 4G.

Andrés Duarte, gerente de Renta Variable de Corficolombiana, estima que si los emisores del sector construcción y de materiales siguen participando en los planes de vivienda del Gobierno, y se perfilan para participar en los proyectos de infraestructura, la expectativa va a ser favorable y pueden recuperar la valorización bursátil.

Así mismo, los resultados de los emisores del sector financiero, construcción e inclusive del sector ‘utilities’ (energético y de servicios colectivos) podrán repuntar en lo que resta del año a pesar de los malos resultados en estos últimos ocho meses.

Los análisis de Credicorp Capital indican que las condiciones macroeconómicas y de mercado actuales, tanto a nivel local como global, no permiten hacer pronósticos acertados sobre el desempeño de las acciones.

“La BVC ha trabajado en diferentes iniciativas para promover el crecimiento del mercado, pero los inversionistas seguirán esperando la aparición de nuevos emisores y una mejoría en el entorno para regresar con fuerza al mundo de las acciones colombianas”, concluyó el gerente de Renta Variable de Credicorp Capital.

Sebastián Rojas

@jusebroj

Portafolio.co