‘En la hacienda La Gloria no existen terrenos baldíos’

Gerente del grupo agroindustrial no comparte resoluciones del Incoder y anuncia que recurrirá a la última instancia. Afirma que hay errores en la información que se ha manejado.

El cultivo de la palma de aceite es muy común en la costa norte del país, y de él se benefician varias comunidades.

Archivo Portafolio.co

El cultivo de la palma de aceite es muy común en la costa norte del país, y de él se benefician varias comunidades.

Empresas
POR:
abril 11 de 2013 - 03:09 a.m.
2013-04-11

Una demanda presentará ante el Consejo de Estado el Grupo Agroindustrial Hacienda La Gloria, en vista de varios fallos y resoluciones del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder) que consideran no se ajustan a la realidad, a las normativas ni a la ley.

Para Ramiro DeFrancisco, gerente general del Grupo, el último de esos fallos, la resolución 481 del primero de abril de 2013, insiste en involucrar a la compañía en una lista de dueños de terrenos que “deben ser recuperados por la Nación y titulados a campesinos desplazados (dice Incoder). Hemos demostrado que no hay fundamento legal ni técnico para esto”.

Considera la compañía que se están violando sus derechos y hay consecuencias económicas. “Tenemos perjuicios financieros, porque no es posible acceder a créditos blandos cuando se está cuestionado, y también hay un daño a nuestra imagen, aun cuando lo que estamos haciendo es adelantar un proyecto de producción de palma de aceite unido a varias tareas sociales que favorecen a la comunidad aledaña a la hacienda”, explica DeFranciso.

Este proyecto nació en el 2008 y cuenta con el respaldo de cinco inversionistas (dos mayoristas, con el 75 %, y tres minoristas, que son colombianos, con el restante 25 %), y en él se han invertido 150 millones de dólares.

“Fusionamos 6.300 hectáreas de tierra en inmediaciones del municipio de La Gloria, en el sur del Cesar, con otras 2.500 más cerca al municipio de Regidor, en Bolívar, para un total de 8.800. Allí adelantamos un ambicioso proyecto con mentalidad corporativa; nuestra meta es sembrar 7.000 hectáreas de palma y ya tenemos 6.600.

Pero, también vinculamos a los campesinos y agricultores en esta alianza productiva, para tener una planta extractora que permita beneficiarse del fruto.

Hemos generado 1.000 empleos directos y otros 2.000 indirectos, tanto en la plantación como en la planta extractora y en lo administrativo”, explica DeFrancisco, quien lamenta que se pueda llegar a frenar el proyecto por este problema.

Se refiere concretamente a que desde septiembre del 2011 el Incoder les notificó que había iniciado un proceso de recuperación de terrenos baldíos, indebidamente ocupados en el sur del Cesar, basándose en la resolución 1551 de 1994, en donde se hacía referencia a siete predios, que “ni siquiera son ubicables o identificables, pero que, según el Incoder, hacen parte de la Hacienda La Gloria. No han valido las pruebas presentadas que demuestran que esos no son ni han sido terrenos baldíos; son terrenos que en su momento fueron de la Hacienda Bellacruz y que se adquirieron con base en títulos legítimos de propiedad privada con más de 60 años de tradición. Estamos en capacidad de afirmar que los predios Potosí, Caño Negro, Los Bajos, San Simón y Venecia, que pretende recuperar el Estado, no son baldíos”, dijo el gerente general del grupo agroindustrial Hacienda La Gloria.

Con documentos en mano, muestra también que el propio Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac), con un grupo de peritos, exploró la zona y verificó el funcionamiento de la planta procesadora de aceite, de los cultivos, entre otros temas, pero en cuanto a los linderos solo pudo afirmar que “la identificación plena e inequívoca de un predio solo puede darse cuando uno de sus linderos está identificado con puntos de referencia y medidas exactas, lo que no acontece con los predios objeto de esta diligencia”, precisa el informe del Igac.

También, la Superintendecia de Notariado y Registro ha validado “la calidad de ‘privados’ de los 7 predios que el Incoder pretende recuperar.

Es claro que no hay nada ilegal con esta Hacienda, y por eso no entendemos las omisiones e irregularidades que ha tenido el Incoder, en algunos temas por descuido y, en otros casos, por manipulación de la información, lo que obedece a otros intereses distintos a establecer unos linderos, tal vez intereses políticos”.

UN APOYO A LAS FAMILIAS DE LA REGIÓN Y UNA ALIANZA PRODUCTIVA

El Grupo Agroindustrial La Gloria S.A. nació en Colombia a finales del 2008, con el fin de sembrar palma de aceite, y también cuenta con un amplio programa de desarrollo social y comunitario.

Según Ramiro DeFrancisco, gerente general del grupo, hoy se tiene también una planta extractora de aceite de palma, con una capacidad de 30 toneladas por hora, expandible a cinco años.

La primera etapa de la planta requirió una inversión de 26 millones de dólares, provenientes de la inversión privada y de un préstamo con la banca.

El proyecto tiene un área de influencia de ocho poblaciones, entre municipios y corregimientos; trabaja también en temas de educación, como la alfabetización rural, y genera empleo, además de brindarle asesoría a 100 familias mediante un modelo de alianzas productivas, que busca mejorar la productividad de sus tierras.