‘Hay espacio para crecer, pero con apetito para al riesgo’

Henk de Jong, jefe de operaciones de Philips en América Latina, asegura que la tendencia de ese negocio es hacia la digitalización y una mayor preocupación del público en favor de soluciones sostenibles y saludables. “Nuestro desafío es proveer las soluciones correctas a los consumidores”.

‘Hay espacio para crecer, pero con apetito para al riesgo’

Archivo Portafolio

‘Hay espacio para crecer, pero con apetito para al riesgo’

Empresas
POR:
junio 16 de 2015 - 11:53 p.m.
2015-06-16

Desde hace casi tres años Henk de Jong tiene a su cargo las operaciones de Philips en América Latina. Con presencia en más de 100 países, 108.000 empleados y ventas por 21.400 millones de euros en el 2014, la multinacional holandesa tiene tres líneas de negocio principales: salud, estilo de vida e iluminación.

Sobre estos y otros temas, el ejecutivo, quien vive en Brasil y lleva un cuarto de siglo con la compañía, dialogó con Portafolio.

¿Cómo ve las cosas en la región?

A lo largo de los años pasados observamos un notable crecimiento en América Latina que se tradujo en una importante disminución de la pobreza, impulsada en parte por la bonanza en los precios de los productos básicos. No todos los países tuvieron el mismo desempeño, algo que será también la norma en el futuro.

¿A qué se refiere?

Es evidente que la caída en las cotizaciones de los bienes primarios se va a notar en una menor actividad económica e inversiones más reducidas. Aun así, hay categorías que todavía se ven fuertes, como las exportaciones de alimentos.

Debido a eso, es posible que el crecimiento de la clase media sea mucho más bajo, por lo cual hay que ser optimista pero cauto.

Y a nivel de países ¿cómo los encuentra?

México, Colombia, Perú y Chile relativamente bien, considerando las circunstancias. Brasil en negativo este año y con una pequeña recuperación el próximo. Argentina presenta alta volatilidad y Venezuela está en problemas. No obstante, habrá oportunidades.

¿Cómo se traducen estas oportunidades en su negocio?

Por ejemplo, en el área de iluminación, en la cual los precios se han vuelto muy competitivos, una inversión en tecnología Led es muy atractiva, ya sea para un hogar o una ciudad entera, pues los retornos de la inversión son altos.

También en salud hay mucho para hacer en prevención, al igual que en bienes de consumo, aprovechando un poder de compra que está ahí.

¿Qué espera del 2015?

Es un año de transición por factores políticos y de ajuste a las nuevas realidades. El próximo lo vemos mejor.

¿Cómo ajustan las estrategias de la empresa?

Lo bueno acerca de América Latina es que hay que adaptarse muy rápido.

Si uno no lo hace, pierde. Eso lo hacemos por experiencia pues llevamos décadas aquí.

¿En qué se concreta eso?

Hemos automatizado ciertos sistemas de producción, cuidamos el tamaño de la nómina y nos concentramos más en ventas y servicios.

También leemos lo que pasa en el ambiente y si un gobierno va a invertir más en un área en la que trabajamos, respondemos. Si hay que bailar tango, samba u otro ritmo, lo hacemos.

Puesto de otra manera…

No hay que tenerle miedo a cortar costos, pero tampoco a invertir. Así actuamos en Philips.

¿Cuando habla con sus colegas de otras latitudes cómo compara nuestra situación?

Aquí todavía hay espacio para crecer pero hay que tener cierto apetito para el riesgo.

Tal vez lo que llama la atención sobre esta parte del mundo es la volatilidad, por lo cual, insisto, hay que responder rápido.

¿Qué quiere decir para ustedes la clase media que se expande?

Nuestro foco es mejorar la vida de la gente y eso lo hacemos en respuesta a las necesidades que se nos presenten. Vemos que ese proceso va a continuar en el futuro, posiblemente en México y Centroamérica y estamos preparados para responder.

La edad de la población está subiendo…

Es verdad. La mayoría de los 605 millones de latinoamericanos es joven, en promedio más que en Asia o Europa.

Nuestra experiencia en otros continentes nos permite entender lo que va a pasar aquí y por eso insistimos, en el caso de la salud, en prevención y en estilos de vida más saludables.

Todo en un marco de mayor eficiencia porque el dinero no es ilimitado.

¿Qué hay de las asociaciones público- privadas en el caso de ustedes?

No es solo un tema de discurso. Acabamos de firmar un contrato en Brasil, en Bahía, con una duración de 25 años con hospitales de ese estado. Creemos que esta es la manera de proseguir, si podemos alinear los intereses de lo público y lo privado.

¿Cómo cree que evolucionará Philips en la región en los años que vienen?

Bien. Tenemos raíces profundas aquí, que van a crecer más. Veo una clara digitalización de nuestro negocio y una mayor preocupación del público en favor de soluciones sostenibles y saludables. Nuestro desafío es proveer las soluciones correctas.

¿Cómo analiza a Colombia?

Como una historia de éxito. En el día a día registramos un crecimiento constante y en mis colegas encuentro optimismo y ganas de hacer las cosas. Pienso que las APP en campos relacionados con lo que hacemos tienen grandes posibilidades y esa es una de las razones por las que tengo una consideración positiva de lo que pasa allá.