‘Hay oportunidad para otro tipo de exportaciones'

Nils S. Andersen, CEO del Grupo Maersk, quien es propietario de una de las navieras más grandes del mundo, aseguró que se están reforzando las inversiones en los puertos de Buenaventura y de Cartagena.

Nils S. Andersen, CEO del Grupo Maersk.

Archivo particular

Nils S. Andersen, CEO del Grupo Maersk.

Empresas
POR:
octubre 02 de 2015 - 02:46 a.m.
2015-10-02

Pese a que la economía global no está atravesando su momento más brillante, Nils S. Andersen, el CEO del Grupo Maersk (un conglomerado presente en 130 países, dueño de una de las navieras más grandes del mundo y presente en actividades como petróleo y puertos), sabe que la compañía que comanda tiene los medios para continuar expandiendo sus líneas de negocio no solo en sus mercados tradicionales, sino en países emergentes como Colombia.

Andersen, quien visitó por primera vez el país, contó que la compañía está reforzando sus inversiones en Colombia, en especial, en las zonas portuarias de Cartagena y Buenaventura.

Asimismo, está convencido de que el país necesita más inversión en infraestructura para apoyar las exportaciones, las importaciones y la reconversión del aparato productivo hacia otras actividades diferentes a las energéticas.

¿Cómo lucen las perspectivas para el Grupo Maersk bajo la actual situación económica mundial?

Con la actual economía mundial, la situación para nuestra industria es muy difícil. Tenemos supercapacidad y eso significa que las tarifas son muy bajas.

Hemos sido capaces de ganar dinero, de ser rentables y de reducir deudas. Estamos en una posición bastante fuerte, pero la situación industrial es muy difícil.

Asimismo, acá en Colombia tengo que decir que la situación petrolera no ha sido fácil, ya que los precios del crudo nos han impactado. Tenemos además una compañía (petrolera) con una producción anual de 300.000 barriles diarios. Ahora mismo, esta firma no gana el dinero que hubiéramos esperado.

Además, los sectores de servicios asociados al sector petrolero han sido afectados negativamente. Entonces estamos en una tormenta perfecta.

La compañía va bien y esperamos ganar este año unos US$4.000 millones netos, lo cual es bueno. Eso significa que tenemos muchas oportunidades y recursos para invertir en el crecimiento futuro.

Hace poco cerraron ustedes la compra de un grupo naviero español, el cual tenía en su poder a TCBUEN, una terminal en Buenaventura…

La verdad es que nuestra expansión en Colombia no es algo que pase de inmediato. Lo hemos perseguido los últimos cinco o seis años. Acá tenemos una operación muy buena y un equipo en Maersk Line que está haciendo un excelente trabajo para nosotros y para los exportadores e importadores colombianos.

Conocemos el mercado hace más de 21 años. Entonces, es un tema natural para nosotros el hecho de invertir en terminales para soportar nuestra presencia en el país. También, para hacer más fáciles las cosas para la gente que quiera exportar o importar.

Hemos llegado a tener la terminal en Buenaventura (la Terminal de Contenedores de Buenaventura –TCBUEN–), pero al mismo tiempo, conseguimos una participación importante en el puerto de Cartagena. Entonces, estamos pensando al nivel Atlántico y al nivel Pacífico.

Este es un tiempo en el que hay mucha gente que quiere sacar su dinero de los mercados emergentes. Pero nosotros pensamos que acá hace falta más inversión en infraestructura.

Estamos en los países en que llevamos muchos años y queremos mostrar que estamos dispuestos a aportar cuando la economía no está muy bien.

¿Qué viene para el puerto de Cartagena? Es una de las principales terminales marítimas.

Buenaventura es de un carácter distinto a Cartagena. Este puerto del Caribe será más útil para el negocio postal cubriendo el este de Latinoamérica. Y el de Buenaventura está más enfocado en importar y exportar. Son los dos temas centrales en la estrategia.

Pese a una difícil coyuntura en Colombia, hemos podido entrar y vamos a estar acá para soportar los esfuerzos del Gobierno y de muchos exportadores que van a hacer su trabajo para mejorar las exportaciones del país.

¿Qué tan buenas son las condiciones para los inversionistas que están llegando al país?

Colombia ha tenido una caída importante en sus ingresos con la baja del petróleo. Pero dejando esto de lado, hay oportunidades para hacer otro tipo de exportaciones colombianas. La mayoría de los países que dependen del petróleo o de actividades energéticas no tienen mucho éxito en el largo plazo a nivel de calidad de vida de sus ciudadanos.

Yo creo que esto hay que verlo como una oportunidad para diversificar la economía. Por eso se necesitan socios que estén dispuestos a invertir en infraestructura para hacer más fáciles las exportaciones. Por eso estamos acá.

La diversificación de la economía no pasa de un día para otro. Colombia ya tiene muchas cosas y se ha ido diversificando. Soy optimista, pero vendrán años duros.

Desde el punto de vista global, ¿cómo lucen las perspectivas del negocio?

Son buenas. Somos realistas y hemos encontrado una situación donde, en los campos en los que estamos activos, estamos entre los líderes en rentabilidad. Esta es una industria de capital intensivo. Si no somos fuertes, no podemos invertir para crecer.

Hace unos años venimos haciendo un proceso de inversiones muy fuerte en terminales de contenedores y en puertos. Creo que vamos a un nivel entre US$4.000 millones y US$5.000 millones en inversiones portuarias en Latinoamérica.

Adicional al tema petrolero, ¿qué otros factores pueden preocupar al Grupo Maersk?

Nos preocupa el bajo precio del petróleo. También es difícil predecir hacia dónde va, y por supuesto, queremos que suba. Es muy posible que las inversiones en otro tipo de energía como solar, eólica, pongan presión al nivel de demanda de combustibles. Estamos dispuestos a invertir en esos sectores y buscamos comprar reservas de petróleo y oportunidades para entrar en compañías petroleras.

Héctor Sandoval D.

hecsan@eltiempo.com