Hay planes para construir nuevas plantas en Colombia: Enel

Francesco Starace, presidente de la empresa que controla Emgesa, asegura que de hacer nuevas plantas hidroeléctricas serían más pequeñas que el proyecto que se adelanta en el Huila.

Empresas
POR:
marzo 20 de 2015 - 03:25 a.m.
2015-03-20

Parece que los meses de retraso que lleva la puesta en operación del Quimbo, la planta de energía hidroeléctrica que construye Emgesa en el Huila, no frenará el interés de la empresa por construir nuevos proyectos en el país.

El CEO de Enel (firma italiana que controla Emgesa y Codensa), Francesco Starace, sostuvo ayer que, a pesar de los inconvenientes que han tenido para poner en marcha Quimbo, esperan haber aprendido las lecciones de los conflictos surgidos con el manejo de las comunidades vecinas al proyecto.

“Creo que es seguro que construiremos más plantas en Colombia, tal vez más pequeñas que Quimbo, y con un mejor entendimiento de las comunidades locales, algo que no tuvimos. Pero, este proyecto nos permitió un proceso claro de aprendizaje, cometimos errores en términos de gestión social, que no repetiremos nuevamente”, señaló Starace en una rueda de prensa, posterior a la presentación a los inversionistas que se realizó en el hotel Landmark, en Londres.

Es que el proyecto, que tendrá una capacidad de 400 megavatios de generación, ha recibido una fuerte oposición de grupos políticos y organizaciones sociales, que han organizado protestas y bloqueos que han generado un retraso en la entrada en funcionamiento de la planta, planeada para finales del año pasado.

Starace confirmó que definitivamente la planta entrará en operación este año, probablemente en julio. Adicionalmente, dijo que la firma desarrolla una cartera de proyectos de generación de energía que incluye plantas de fuentes renovables no convencionales (como el viento y el sol).

“Estamos desarrollando una cartera de proyectos renovables en Colombia que probablemente generará inversiones en uno o dos años”, aseguró el CEO de Enel.

El año pasado Colombia representó el 35 por ciento del Ebitda (ganancias después de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) de Enel. El negocio en el país, además, fue el de mayor crecimiento con respecto a los resultados del 2013.

EL PLAN DE AMÉRICA LATINA

La estrategia de inversiones presentada ayer por Enel incluye una cartera de 18.300 millones de euros (aproximadamente 52 billones de pesos) para el plan de expansión de los próximos 5 años. De estos recursos, el 49 por ciento, cerca de 9.000 millones de euros (25,6 billones de pesos), irá a los países de América Latina.

“Este es un periodo de cambios significativos en nuestra industria, que ofrece oportunidades nuevas y emocionantes para el fortalecimiento del grupo”, señaló Starace.

Una de estas oportunidades es justamente el crecimiento de la demanda de energía de América Latina, apalancado en una clase media más robusta y en pleno desarrollo.

La puesta en marcha del Quimbo también engrosará la participación de Colombia y de Latinoamérica en las ganancias de Enel. Del portafolio de proyectos renovables que tiene la compañía para desarrollar entre 2015 y 2019, que suma 7,1 gigavatios, la planta colombiana representa un 5,6 por ciento en términos de capacidad.

Otro de los fuertes del plan de expansión, ya en la línea de comercialización de energía, tiene que ver con la reducción de interrupciones del servicio, que es un común denominador entre los países donde opera la firma en América Latina, exceptuando Chile.

La meta es reducir el tiempo promedio de interrupción del servicio en un 40 por ciento, y para ello esperan hacer inversiones cercanas a los 2.000 millones de euros (cerca de 5,6 billones de pesos) en América Latina específicamente. Estos recursos se destinarán a proyectos de redes inteligentes, nuevas conexiones, calidad del servicio y reducción de pérdidas.

La firma también espera impulsar las inversiones en energías renovables en los 32 países donde opera.

“Hay una evolución imparable hacia los renovables. Es una tendencia global que afectará a todas las partes del orbe”, señaló Starace.

REESTRUCTURACIÓN EMPRESARIAL

Los directivos de Enel han resaltado que uno de los mayores retos de la firma será la reorganización de la compañía. Recientemente la empresa hizo una oferta pública de acciones del 20 por ciento de su participación en Endesa, para crear Enel Iberoamérica, que será el vehículo mediante el cual se controlará Endesa (España) y Enersis (América Latina).

Starace explicó que en tres semanas a más tardar darán a conocer de qué manera quedarán estructurados los negocios de la firma, con este cambio organizacional. El objetivo es lograr una estructura más eficiente, aseguró.

En Colombia, Enel tiene una participación del 49 por ciento en Codensa y Emgesa, a través de Enersis. El 51 por ciento restante es del Grupo Energía de Bogotá.

A pesar de que no es mayoría, Enel controla ambas empresas, por eso la reestructuración de sus procesos afectará la forma como se manejan los negocios en Colombia.

RESULTADOS GLOBALES

En el ejercicio de 2014 el grupo Enel obtuvo un Ebitda de 15.502 millones de euros, lo que representa un descenso de 2 por ciento con respecto al resultado del 2013. América Latina representó el 20 por ciento de estas ganancias.

Buena parte de la reducción en los resultados provino de la devaluación de las divisas en los países donde la empresa opera, que le costó a la multinacional 1.100 millones de euros (cerca de 3 billones de pesos).

La empresa espera que este año el Ebitda se mantenga también por el orden de los 15.000 millones de Euros.

En materia de inversión la firma anunció un plan de 34.000 millones de euros para los próximos cinco años, de los cuáles 18.300 son para el plan de expansión y 15.700 para mantenimiento de la infraestructura existente.

Nohora Celedón