‘No hay que temerles a las reformas tributarias’

El líder de los industriales chilenos que exportan (Asexma), Roberto Luis Fantuzzi, dice que hay que asegurarse de que los impuestos sean bien invertidos por el Estado. Además, sostiene que si nuestros países no se unen seguirán tomándose el mercado mundial ‘con cuchara pequeña’.

Roberto luis Fantuzzi, Presidente de la Asociación de Exportadores de Manufacturas Chilenas (Asexma).

Archivo

Roberto luis Fantuzzi, Presidente de la Asociación de Exportadores de Manufacturas Chilenas (Asexma).

Empresas
POR:
septiembre 16 de 2015 - 01:16 a.m.
2015-09-16

Roberto Luis Fantuzzi, el presidente de la Asociación de Exportadores de Manufacturas Chilenas (Asexma) es un empresario de posiciones controversiales y un pedagogo que habla con ejemplos y metáforas; además, reparte condones, cucharitas, palillos y ranitas de plástico, para dejar en sus interlocutores un recuerdo que perdure.

Fantuzzi ha obtenido múltiples condecoraciones y galardones en su país, entre ellos el ‘Premio al ingeniero comercial’, el premio ‘A lo admirable’ (por su obra social) y el ‘Premio Chile por la paz’. También ha conducido programas de radio y TV y escribió el libro Me caí, y qué.

Hace poco estuvo en Colombia liderando una misión de compañías chilenas y habló con Portafolio sobre asuntos que bien tienen aplicación en Colombia. Entre otras cosas, sostiene que aumentar impuestos no es malo en sí mismo y que si nuestros industriales no se despojan de la prevención con los demás no será posible tomarse una ‘cucharada’ mayor del mercado mundial.

¿Qué tanto se han enlazado nuestros países con la economía global?

Yo llevo en el área del comercio exterior de mi país unos 25 años y veo con preocupación que no hemos avanzado a la velocidad que nos corresponde. Es lo que le pasa también a Colombia. Creo que la llamada ‘enfermedad holandesa’ la tenemos totalmente contagiada, en nuestro caso debido al cobre, y ustedes seguramente por otras variables como los derivados del petróleo. En un cuarto de siglo no hemos hecho la tarea. Holanda se dio cuenta y tomó sus políticas económicas adecuadas, en cambio, por ejemplo en Chile no he visto esas políticas.

¿Dónde más ha visto la 'enfermedad holandesa'?

Nosotros dependemos casi en un 60% del cobre y hace bastante tiempo tratamos de exportar valor agregado. En mi país –y no sé si en Colombia– se acabó el sector textil, calzado, etc, que son esponjas de mano de obra. Chile ha tenido éxito en la política exportadora: pasó de 5.000 millones de dólares en la década del 70 a 80.000 millones hoy, y tiene negocios con países que poseen el 85% del PIB mundial, con arancel cero. La idea es que Chile se convierta en puente para conquistar otros mercados, consiguiendo el ‘certificado de origen’.

Pero, ¿cómo hacer para que sea una relación gana-gana entre las partes?

En Chile he regalado 35.000 palitos chinos con preservativos, lo cual no tiene nada qué ver con sexo. La idea es significar que si Chile sigue actuando en forma individual, para conquistar mercados extranjeros, estamos comiendo con un palito y tú con un palito no puedes comer, necesitas el otro palito, aunque choquemos. Si los colombianos y los chilenos queremos exportar tenemos que sumar. Individualmente no somos nada.

¿Cómo hacer para que la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Perú y Chile) sea una gran fuerza?

Tenemos que tener confianza entre nosotros. A veces hay actividades que desempeña Colombia y nosotros perfectamente le podríamos agregar algún tipo de valor y multiplicarla. Ustedes, por ejemplo, son grandes exportadores de café, pero Chile tiene acuerdos comerciales con el 85 % del PIB mundial y le podemos agregar un envase para llevarlo a esos países.

Yo odio las que llaman ventajas competitivas. Hace 30 años en Chile, la Corfo (agencia del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo para apoyar el emprendimiento, innovación y competitividad) puso una ficha para hacer cajas de cambios para carros y su ventaja competitiva era cero. Hoy día Chile exporta 500 mil cajas de cambios. Las ventajas tienes también que irlas creando.

La esperanza de Colombia es que con la devaluación florezca la industria local. ¿Qué tan factible lo ve?

Si no se está preparado para exportar, no. El 50% de las exportaciones de manufacturas chilenas van a Latinoamérica, donde hay una devaluación igual que la nuestra y a veces peor. Por eso, no sacamos nada quedándonos en la casa, hay que salir a buscar.

Acá se nota prevención ante una posible reforma tributaria, ¿Estas reformas son buenas o malas?

Yo no saco nada diciendo que la reforma tributaria quita competitividad, lo que hay es que asegurarse de que ese aumento de impuestos sea bien invertido por el Estado.

¿O sea que, per se, el alza de impuestos no es mala?

No, siempre que esté invertida en educación, en salud…

¿Qué alianzas se están tejiendo entre empresarios colombianos y chilenos?

Tenemos grandes tiendas nuestras que están instaladas acá, lo cual es muy positivo. Yo vengo del mundo de las grandes empresas, pero las redes sociales que se construyen entre las pequeñas y medianas compañías son más importantes.

¿Por qué muestra una cucharita en su exposición?

Porque yo sigo insistiendo en que Chile –y probablemente Colombia– se está tomando la sopa, que es asimilable al mercado, con una cucharita de té. Tenemos que irnos a la cuchara grande.

¿Cómo?

Invirtiendo más en comercio exterior. Chile tiene éxito en la fruta porque invirtió también mucha plata del sector público en abrir mercados y ese sector tiene agregados comerciales especiales en el exterior.

Néstor Alonso López

Redacción Portafolio