La huelga es casi segura en Cerro Matoso

Las partes no llegaron a acuerdos sobre un antiguo régimen salarial, sueldos actuales y cotización de vejez.

Aspectos de la mina Cerro Matoso

Archivo Portafolio.co

Empresas
POR:
Portafolio
mayo 26 de 2016 - 06:44 a.m.
2016-05-26

Cerro Matoso, la productora de níquel más grande del país, está a punto de parar operaciones porque no se ha llegado a un acuerdo entre la compañía y el sindicato, Sintracerromatoso.

Mañana es el día en el cual los trabajadores decidirán si van o no a huelga.

La empresa argumenta que genera pérdidas desde hace 13 meses. Además, los resultados del primer semestre del año fiscal en curso, indican que Cerro Matoso arrojó pérdidas por 48 millones de dólares.

El tercer trimestre (enero-marzo de este año) las pérdidas fueron de millones de dólares y la caja generada por la operación fue negativa en siete millones de dólares, a pesar de todos los ajustes. Para el año fiscal 2016-2017, el presupuesto también arroja números rojos, suponiendo que no baje el precio del níquel.

Las partes han seguido negociando a pesar de haber agotado las dos etapas iniciales previstas: la del arreglo directo y la prórroga de los 20 días adicionales, que terminó el pasado viernes.

‘QUEREMOS ASEGURAR LA SOSTENIBILIDAD DE LA EMPRESA’, RICARDO GAVIRIA


El Presidente de la compañía confía en que no se vote la huelga y en llegar a un acuerdo beneficioso para todos.

Ricardo Gaviria, presidente de Cerro Matoso.

Ricardo Gaviria, presidente de Cerro Matoso.

Archivo particular


¿Por qué no se ha llegado a un acuerdo?

Porque cuando se negocia, ambas partes deben tener el mismo objetivo, en este caso: asegurar la sostenibilidad de la empresa en el corto y largo plazo. Si no tenemos claro ese propósito entonces las posiciones no se van a encontrar. Con el tiempo, la calidad de la mina ha bajado, estamos dando pérdidas desde hace 13 meses, los precios del níquel han caído. La situación es difícil.

¿Cuáles son las condiciones del sindicato?

El pliego de peticiones que puso sobre la mesa nos cuesta 12 millones de dólares más por encima del actual y el sindicato no quiere cumplir los puntos nuestros.

¿Los trabajadores quieren huelga?


Cuando uno habla con la gente en terreno, con los trabajadores en el campo, hay un clamor, una posición de ellos, sobre todo de los más jóvenes, de que hay que arreglar, que no quieren llegar a una huelga, ni que este negocio tenga la posibilidad de que se cierre.

¿Cuál es la posición de la empresa?


La convención colectiva vigente de Cerro Matoso es la mejor que existe en el país desde el punto de vista de beneficios económicos, primas, salud, educación de los hijos y prebendas. Lo que pedimos es revisar una cantidad de cosas que hoy existen en la convención, que se pueden de manera responsable reorganizar sin que el bolsillo del trabajador se afecte.

¿Qué exige el sindicato?

Un tema fundamental en la discusión es que en la convención de hace cinco años a los trabajadores se les dio un bono de 45 millones de pesos, que estuvo asociado a un nuevo régimen salarial que se definió para los empleados que entraran a trabajar después del 2012. Pero ahora el sindicato quiere que esos empleados nuevos estén a niveles de los empleados más antiguos.

¿Cuáles son las consecuencias de una huelga?

El impacto no es solo para Cerro Matoso como compañía, sino para la región del alto San Jorge. La empresa tiene entre empleados directos e indirectos 1.600 trabajadores, cada empleado encadena seis adicionales, lo que suman alrededor de 10.000 empleos, con lo cual se perjudica a unas 40.000 personas. El Estado deja de recibir impuestos y regalías. Todos pierden.

¿Y cuál es el plan de contigencia de la empresa?

Vamos a mantener los hornos trabajando a la mínima potencia para que no se dañen pero los accionistas están dispuestos, de acuerdo a las circunstancias, a apagarlos, lo que daría un paro mucho más largo.

‘LO MEJOR ES QUE EL NEGOCIO DEL NÍQUEL PASE A MANOS DEL PAÍS’, DOMINGO HERNÁNDEZ

El Presidente del sindicato afirma que mañana se votará ir a la huelga.

Domingo Hernández, presidente de Sintracerromatoso.

Domingo Hernández, presidente de Sintracerromatoso.

Archivo particular


¿Por qué no se llegó a un acuerdo en las dos etapas de negociación?


Porque no hubo acuerdo en el punto sobre el nuevo régimen de contratación por el cual estamos tratando de mejorarles las condiciones contractuales de beneficios a 160 compañeros. También hay una distancia profunda en el tema de los salarios y en la cotización especial de vejez.

La empresa dice que el nuevo régimen de contratación quedó acordado cuando los trabajadores recibieron 45 millones de bono en la pasada convención...

Porque los trabajadores vieron muy halagadora la suma de 45 millones de pesos y aceptaron este nuevo régimen.

¿Y usted también estaba en la mesa de negociación en ese momento?

Sí, pero dejé una nota en la convención colectiva en la cual manifesté que no estaba de acuerdo con el nuevo régimen de contratación. De los negociadores que estuvimos en la mesa, tres dejamos una nota de desacuerdo con este nuevo régimen de contratación.

¿Cuál es el desacuerdo en salarios?


La empresa ofrece el 50 por ciento del IPC causado del año 2015, y nosotros estamos en el IPC más tres puntos.

¿Por qué la convención vale 12 millones de dólares?

No es cierto. El pliego vale nueve millones de dólares, eso está cuantificado por la escuela nacional sindical. Le decimos a la empresa cuánto nos van a dar de esos nueve millones, nosotros nos lo repartimos y evitamos un conflicto. Pero la empresa ha desinformado a la opinión pública.

¿Están dispuestos a ir a la huelga?


Lógico, es un derecho legal. La compañía tiene la oportunidad hasta el 13 de junio para resolver el pliego de peticiones a los trabajadores, o de lo contrario, el día 14, a las 3 de la tarde estaremos fijando la hora cero de la huelga de los trabajadores afiliados a Sintracerromatoso.

¿Saben de la difícil situación de la empresa?


El presidente de la compañía dice que tiene una misión de compromiso con los accionistas, que es aumentar las ganancias, y la única forma para cumplir con los accionistas es disminuyendo los beneficios de la convención colectiva de trabajo. Él dice que hay que aumentar el retorno de los accionistas porque los costos de trabajo son muy altos.

¿Ustedes son conscientes de que los accionistas pueden cerrar la compañía si no dan ganancias?


Eso sería lo mejor que le puede pasar al país, que este negocio del níquel, que es tan rentable, pase a manos del Gobierno, que es lo que sucedería si South 32 devuelve la compañía.

Pedro Vargas Núñez
Subeditor Portafolio