Iberia, muy pendiente de que se elimine la visa Schengen

Fréderic Martínez, director para Latinoamérica, asegura que la región es importante en el reposicionamiento que están buscando y que cuentan con la capacidad para atender la demanda que crecería con la entrada libre a la Unión Europea.

Frédéric Martínez, director de Iberia para América Latina.

Néstor Alonso López/Portafolio

Frédéric Martínez, director de Iberia para América Latina.

Empresas
POR:
diciembre 05 de 2014 - 11:41 p.m.
2014-12-05

La perspectiva de que en el 2015 se deje de exigir la visa Schengen a los colombianos y peruanos para ingresar a la Unión Europea no solo despierta expectativa los habitantes de estos países, sino en empresas como Iberia, que pueden ver aumentar sus usuarios.

El director para América Latina de esa compañía, Fréderic Martínez, asegura que ven con entusiasmo esa posibilidad y están preparados para asumir el reto de un mercado que crecería. De hecho, en el último año, la compañía tomó a Colombia como punta de lanza de la región para la introducir sus nuevos aviones Airbus A340, con una cabina para clase ejecutiva de lujo que tiene conexión a internet en pleno vuelo, cama, oferta individual de películas, carta de vinos y alimentos dirigidos por chef que reúnen 8 estrellas Micheline, entre otros. El país también es de los pocos que ya habilitó el etiquetado a maletas vía web desde la casa.

¿Qué están haciendo para enfrentar la eliminación del visado?

Se supone que la demanda tenderá a ser mayor y ese es un tema que estamos siguiendo con mucho interés. El esfuerzo que estamos haciendo, tanto en Colombia como Perú, es la instalación de nuestro nuevo producto, de nuestra nueva marca, y en eso no sé si todavía nos falta.

¿Tienen capacidad para la demanda que se abriría?

Somos una aerolínea bastante flexible y claro que tenemos la capacidad.

¿Qué novedades tienen previsto introducir?

Nosotros somos líderes volando entre Europa y América Latina, esta es nuestra principal locación.

Pero tenemos competidores que crecen en calidad y cantidad y no los subestimamos. Mantener nuestra posición no es algo fácil. Hay varios elementos: la importancia de la inversión que venimos haciendo desde el año pasado y se va a terminar de implementar a finales del 2015. Hemos lanzado el nuevo producto entre mayo y junio, y necesitamos que el mercado sienta la propuesta de calidad de Iberia. Después, se trata de adaptarnos a la evolución de la demanda.

¿Qué otras acciones hay para seguir de líderes?

Esto lo conseguimos con una presencia en 16 destinos y 14 países en América Latina. Y conectamos estos destinos con más de 70 destinos en Europa a través de Madrid. Además nos complementamos con acuerdos con grandes grupos lationamericanos que nos permiten llegar a ciudades no capitales.

A Bogotá mantenemos un vuelo diario y a veces aumentamos la oferta –por ejemplo en agosto y septiembre–, pero no lo comunicamos mucho porque no es algo que se haya estabilizado.

¿Cómo se han adaptado a la realidad económica de la región, donde hay países creciendo mucho y otros muy poco?

Desde julio, somos pioneros en lanzar un vuelo diario a Panamá, algo que hasta hace poco no se pensaba. La determinación de tomar a Colombia como mercado piloto de 340 es otra decisión que va en el mismo sentido. Además, este año retomamos dos rutas que habíamos dejado en un momento de reestructuración: el primero de septiembre reabrimos la ruta de Santo Domingo con cinco vuelos, y también volvimos a Montevideo.

¿Qué representa la región en su facturación global?

La operación latinoamericana es un porcentaje muy significativo de lo que es Iberia y por eso es un poco el centro de la estrategia general, sin embargo, no puedo revelar cifras.

¿Cómo va su proceso de cambio de marca?

El cambio de marca se dio a finales de noviembre del 2013 y el proceso va muy bien. No hicimos anuncios, sino que siempre trabajamos a partir de los hechos y que la gente al final se diera cuenta de que Iberia realmente estaba cambiando. La campaña consistía en ir contando hechos de transformación. Quisimos darle al ‘hoy’ un significado más emocional. El mensaje es: V‘ivir el ‘hoy’ es lo que te va a hacer grande mañana.

Néstor Alonso López
Enviado Especial/Madrid