‘Aranceles al azúcar no han sido útiles’: industria

Los grandes consumidores indicaron que los aranceles no han sido efectivos.

El azúcar se esconde tras otros nombres. Dextrosa, glucosa, jarabe y almidón de maíz o fécula. Los diferentes nombres responden
Empresas
POR:
Portafolio
julio 11 de 2016 - 08:13 p.m.
2016-07-11

La industria que produce chocolatería y confitería, agremiada en la Andi, respaldó el proyecto de decreto publicado para consulta general en la página internet del Ministerio de Comercio, que propone bajar del 70 por ciento al 45 por ciento bajaría el ‘techo’ del arancel (el máximo) para la importación de azúcar por parte de Colombia.

El presidente del Comité Especial de Confitería y Chocolatería de la Andi, Guillermo Trujillo, indicó a Portafolio que este proyecto no es más que el resultado de una revisión juiciosa de todo el sector que emprendió el Gobierno Nacional desde hace más de tres años.

Durante ese tiempo –dijo Trujillo– se encontró que el arancel del 117 por ciento del que gozaba la industria azucarera desde hace más de 20 años, no sirvió para generar una economía más dinámica alrededor de este producto, llevar prosperidad a los sembradores de caña de azúcar y hacer más competitivas las cadenas productivas.

Para los industriales, que son grandes consumidores de este insumo y para los consumidores colombianos, las numerosas protecciones a los industriales del azúcar solo han servido para que los colombianos subsidiemos, pagando precios altísimos, el consumo de azúcar colombiana a los consumidores de otros países.

“La cifra dada no por nosotros sino por la Bolsa Mercantil de Colombia, en el sentido que el azúcar ha subido un 70 por ciento desde enero de 2015, es escandalosa.

“En este caso, no vemos razón para la inconformidad de los industriales del azúcar cuando el arancel está en el 19 por ciento y, sin embargo, los precios nacionales siguen incrementándose.

El proyecto de decreto lo que plantea es reducir el arancel que hoy está en 70 por ciento al 45 por ciento, ya que el primero, como está visto, no produjo el efecto de bajar los precios a los consumidores, sino todo lo contrario, ni de que la industria pudiera acceder a sus materias primas a precios competitivos.

En contra de la medida se pronunció el empresariado del Valle del Cauca.