‘Industria del tabaco va hacia cigarrillos menos tóxicos’

El vicepresidente de Asuntos Corporativos de Coltabaco, Humberto Mora, dice que el cuello de botella más grande es el contrabando y la falta de claridad en la regulación. Avanzamos con las autoridades en la guerra al contrabando y los resultados han comenzado a sentirse.

Humberto Mora, vicepresidente de Coltabaco, empresa de la multinacional Philip Morris.

Archivo Portafolio

Humberto Mora, vicepresidente de Coltabaco, empresa de la multinacional Philip Morris.

Empresas
POR:
septiembre 22 de 2014 - 11:25 p.m.
2014-09-22

Desde el 2009, en Colombia, solo los fumadores están familiarizados con las marcas de cigarrillos que existen en el mercado, debido a que el Gobierno prohibió la publicidad de este producto en todas sus formas. En consecuencia, los cigarrillos prácticamente viven en la clandestinidad.

Sin embargo, Humberto Mora, vicepresidente de Coltabaco, empresa de la multinacional Philip Morris, asegura que este no es el principal problema del sector, sino el contrabando y la falta de claridad sobre qué entidad es la responsable de la regulación del mercado. Mora habló con Portafolio sobre este tema.

¿Cómo los ha afectado la prohibición de la publicidad para los cigarrillos?

El consumo de cigarrillo ha venido cayendo entre 1,8 y 2,0 por ciento anual. Pero esto no se da por las medidas a las que usted hace referencia sino por la conciencia que ha venido tomando la sociedad, en el sentido de que el tabaco es nocivo para la salud.

En los últimos tres años, la reducción de consumo ha sido de 1,8 por ciento, pero la caída de las ventas de las compañías ha sido de 14 por ciento en ese periodo.

Y ¿qué genera esta diferencia tan alta entre el consumo y las ventas?

Esto se genera por el contrabando. Eso significa que el cigarrillo ilegal hace doble daño. Les quita las ventas a las empresas legalmente establecidas, que generan empleo y pagan impuestos y, adicionalmente, causa daño entre los consumidores. Este fenómeno es aún peor porque va en contravía de las campañas de salud pública. No solo deja de pagar impuestos, sino que al ser más barato aumenta el consumo. Además, el contrabando viola todas las normas porque no cumple con los requisitos de advertencia en las cajetillas.

¿Cómo le ha ido a Coltabaco en los últimos años?

Hemos aumentado nuestra participación en el mercado nacional, en particular en los últimos tres. Seguimos fortaleciendo el portafolio de marcas, pero en el volumen de ventas sí hemos tenido un descenso, por el efecto del contrabando y la reducción del consumo.

¿Cómo está Colombia en regulación, comparada con los países vecinos?

Muy mal. Una de las cosas absurdas que nos toca enfrentar en la empresa privada es que el Estado colombiano aún no ha definido quién es el encargado de aprobar y regular el empaquetado de cigarrillos. El Ministerio de Salud cree que es él y la Superintendencia de Industria y Comercio cree que es ella.

¿Entonces qué hacen?

Para cumplir con todo seguimos el procedimiento más tortuoso, que es tomar el camino de demorarse 45, 60 y hasta 90 días para la aprobación de las cajetillas. Todos los años debemos cambiar las advertencias para los consumidores sobre los efectos del cigarrillo en la salud. Nosotros las incluimos en las cajetillas y ellos nos aprueban las plantillas. Por ley, ellos tienen un plazo de 30 días para esta aprobación, pero se toman más tiempo.

¿Para dónde va la industria del tabaco?

En este momento hay un enorme debate mundial.

La FDA de los Estados Unidos está elaborando una regulación de los cigarrillos que no se queman, sino que se calientan y generan un vapor, con lo cual la toxicidad disminuye dramáticamente. Entonces, compañías como la de nosotros (Philip Morris) está contratando expertos para que hagan los análisis y entreguen los reportes a la FDA y se determinen cuáles son los componentes tóxicos en los cigarrillos que se consumen, no con combustión, sino con calentamiento del tabaco al vapor.

En este momento están definiendo cuál es el procedimiento para elaborar estos productos de menos toxicidad.

Nuestra compañía está construyendo una planta en Italia para producir este tipo de cigarrillos.

¿Y cómo se llaman esos cigarrillos?

Se llaman productos de riesgo reducido. Hoy, en el mercado algunos los llaman cigarrillos electrónicos, pero no son exactamente de lo que yo estoy hablando. Se podrían comercializar en diferentes sabores.

¿En Colombia se está trabajando en la regulación para estos cigarrillos?

Hace apenas 10 días, el senador Mauricio Lizcano presentó un proyecto de ley para prohibir la venta de cigarrillos electrónicos a los menores de edad. Nosotros estamos totalmente de acuerdo en que ni los tradicionales ni los electrónicos deben ser vendidos a menores de edad.

Los cigarrillos electrónicos no están regulados en Colombia. Lo que esperamos es que con esos desarrollos de la FDA se aclaren las cosas y el mercado pueda seguir su marcha.

¿Pero en Colombia ya se están comercializando los cigarrillos electrónicos?

Sabemos que hay una empresa que está importando cigarrillos electrónicos de China y los está vendiendo en el mercado colombiano, a pesar de que no hay regulación.

PRODUCTOS CON MENOR RIESGO 

Los nuevos cigarrillos se llaman productos de riesgo reducido. En el mercado nacional algu- nos los llaman cigarrillos electrónicos, pero no son exactamente de lo que yo estoy hablando. Los nuevos se podrían comercializar en diferentes sabores.

Philip Morris está montando una planta para la producción de este tipo de cigarrillos electrónicos en Italia.

En Colombia aún no está reglamentada la venta de este tipo de cigarrillos.