Inhabilidad comercial a cerebros de quiebra de InterBolsa

La Supersociedades sancionó por 10 años a quienes integraron la cúpula de esta holding del mercado bursátil.

La Supersociedades sancionó a la cúpula de InterBolsa.

Archivo Portafolio.

La Supersociedades sancionó a la cúpula de InterBolsa.

POR:
junio 10 de 2014 - 05:22 p.m.
2014-06-10

 

Una sanción de inhabilidad comercial durante los próximos diez años determinó ayer la Superintendencia de Sociedades contra los responsables de la quiebra de InterBolsa: Rodrigo y Tomás Jaramillo, Víctor Maldonado, Juan Carlos Ortiz, Jorge Arabia, Ruth Estella Upegui y Alessandro Corridori.

La Supersociedades estableció que los sancionados utilizaron la sociedad InterBolsa S.A. con el propósito de defraudar a sus acreedores, causando una crisis de liquidez en el grupo empresarial que se evidencia, entre otros, en actividades como el otorgamiento de cupos de crédito excesivos al ‘Grupo Corridori’ para la adquisición y posible manipulación de acciones de Fabricato.

“Esta es la sanción más dura posible, la inhabilidad para ejercer el comercio es la más fuerte y en este caso se ha aplicado por diez años.

Se continuará en el ejercicio de revisar todas las acciones de la compañía en el marco de este proceso y si se encontrase otra persona incursa en otro tipo de defraudación a acreedores, se procederá a la investigación y la sanción si es del caso”, precisó el superintendente Luis Guillermo Vélez.

La decisión de la Superintendencia se sustentó en un nutrido acervo probatorio, que incluye el informe de auditoría forense presentado por la firma KPMG, en el que se hace un minucioso análisis sobre los actos defraudatorios cometidos en el Grupo InterBolsa y sus estrechos vínculos con firmas del ‘Grupo Corridori’, como Invertácticas S.A.S.

La Superintendencia advirtió que hubo una disminución de los bienes de la sociedad y actos simulados, como la triangulación de dinero realizada a través de la Clínica La Candelaria.

Vélez dijo que estos hechos tienen como agravante que los sancionados aprovecharon su prestigio para invitar a sus clientes a realizar inversiones de portafolio, sin advertirles sobre la situación real del conglomerado, “actos que conllevaron a un aumento de inversionistas defraudados en su buena fe”.

En el caso de Corridori, la Superintendencia advierte que utilizó la empresa como una fachada para cometer ilícitos que afectaron al mercado de valores, particularmente la imputada manipulación de acciones de la especie Fabricato.

Contra esta decisión no procede recurso alguno.

¿QUÉ IMPLICA ESTA INHABILIDAD?

Supersociedades explicó que los sancionados no podrán adquirir bienes a título oneroso con destino a enajenarlos, arrendarlos o subarrendarlos.

Tampoco recibir dinero para darlo en préstamo ni intervenir como asociado en la constitución de sociedades comerciales.

Girar, otorgar, aceptar, garantizar o negociar títulos-valores. La sanción prohíbe operaciones bancarias, de bolsas, o de martillos; realizar corretaje ni representar firmas nacionales o extranjeras, tampoco podrán constituir empresas de seguros, transporte de personas o de carga o manufactureras, entre otras.

Siga bajando para encontrar más contenido