Intel Brasil tendrá gerente colombiano

David González, quien era el gerente para el distrito norte de Latinoamerica, pasará a comandar los destinos de la multinacional en Brasil.

David González tomará las riendas de Intel Brasil.

Archivo Particular.

David González tomará las riendas de Intel Brasil.

Empresas
POR:
julio 15 de 2014 - 12:25 a.m.
2014-07-15

A partir del primero de agosto Intel Brasil estrena gerente general. Se trata del colombiano David González, un joven ejecutivo que por casi 16 años ha trabajado en esa corporación, en distintas posiciones locales e internacionales, quien tendrá a su cargo el reto de comandar al país de Latinoamérica que, por tamaño y facturación, es considerado por la multinacional de microprocesadores como el tercero más importante de su operación mundial.

Su reciente posición era la de gerente del distrito Cono Norte de Intel, al frente de la operación en 32 países de todos los tamaños y con distintas realidades.

González, ingeniero electrónico javeriano, matemático y con varios programas de liderazgo empresarial, marketing, negociación, Big Data y Analytics de Harvard Business School, habló con Portafolio antes de viajar a asumir su nuevo reto.

¿Cómo se siente de llegar a la máxima posición de Intel en Brasil?
Brasil es, digamos, un mercado apetitoso para cualquier persona en Intel. Ha ganado mucha atención para la compañía por el tamaño de todos los negocios y permite tener una exposición a ciertas áreas de Intel como no pasa en otros países, como, por ejemplo, en el negocio del ‘internet de las cosas’ (un chip de computador en cualquier parte), gracias a la gran masa industrial que posee ese país.

Personalmente, hay una afinidad con Brasil. Trabajé cinco años y medio allá, tengo muchos amigos y compañeros de trabajo, mi esposa se graduó como médico allá, una de mis hijas nació en Brasil, así que es un placer volver.

¿Las diferencias con su cargo anterior?
En Brasil tenemos varios aspectos distintos. Tenemos una agenda común, grande y muy rica, con las principales empresas locales para trabajar en investigación y desarrollo, en pensar cómo con tecnología podemos transformar procesos industriales, logísticos, etc. Poseemos un centro de desarrollo de software, con base en Android, en Campinhas.

Trabajamos con el Gobierno en el potenciamiento del ‘internet de las cosas’ con sensores en peajes, entre muchas cosas. Hasta en el negocio tradicional es un reto, pues por la política local de favorecer la fabricación propia, las marcas locales de computadores, tabletas y celulares son muy fuertes, lo que nos obliga a hacer un alto esfuerzo en ingeniería para suplirles de lo último en tecnología.

¿Y en tamaño de mercado?
Me siento muy orgulloso de lo que hizo mi equipo en el desarrollo del negocio en Cono Norte, pues triplicamos la facturación de esta región. Pasamos del billón de dólares, que es como la mayoría de edad de una operación en Intel. Son 32 países, medianos y pequeños. Brasil es un único país, con un tamaño 50 o 60 por ciento por encima de lo que es Cono Norte.

¿Qué viene para Brasil?
Hay aspectos de ejecución clásicos que se pueden mejorar. Cómo operar mejor el retail, cómo hacer mejor la transición de tecnología, por ejemplo lograr una mejor base de ultrabooks e híbridos como lo hicimos en Cono Norte.

Pero también hay retos propios, basados principalmente en el potencial industrial, lo que nos representa muchos retos, con el ‘internet de las cosas’. Nos enfrentamos a empresas de un tamaño impresionante con las que tenemos un relacionamiento muy cercano.

¿Cómo está Intel en Brasil?
De lejos tenemos la línea de computación empresarial y de centro de datos más fuerte de la región y una de las más sólidas del mundo. Hay mucha construcción local de centros de datos. Hay mucha innovación en sectores como telecomunicaciones, bancario y de petróleo.

¿Qué le faltó lograr en Cono Norte?
Me hubiese gustado lograr mejores planes nacionales de educación en los países en que trabajamos. Lograr uno a uno (un PC por cada niño). Extender lo que logramos en Colombia, que llegó a ser el tercer país en uso de ultrabooks a nivel mundial y que tiene la mejor mezcla de 2 en 1 (computadores que son portátiles y tabletas a la vez) y en tabletas. Brasil nos permitirá trabajar en ello.

¿Y lo más complejo de llegar a Brasil?
Este es un año complicado para el país. Tienen elecciones presidenciales y acaban de hacer una inversión gigantesca en el Mundial de Fútbol. Eso ha impactado en varias áreas de la economía, se han mantenido quietas las inversiones, en fin. De resto veo una gran oportunidad que espero empezar a trabajar cuanto antes.

¿Y en lo personal?
Estoy muy contento. Es un momento ideal para mi familia, mis hijas (cuatro), que tendrán la oportunidad de tener un portugués nativo por su edad. Por los amigos. A muchos de mi equipo directo en el 'staff' los conozco de antes, así que la oportunidad personal que se me plantea es increíble.

Redacción Tecnología