Intervendrán bienes de petrolera que era una 'pirámide'

Según la Supersociedades, Liliana Rivera conocía las operaciones de la firma y tenía injerencia en ellas.

Están saliendo nuevas ‘pirámides’ disfrazadas.

Archivo Portafolio

Están saliendo nuevas ‘pirámides’ disfrazadas.

Empresas
POR:
mayo 20 de 2015 - 02:14 a.m.
2015-05-20

La Superintendencia de Sociedades ordenó la toma de posesión de los bienes de Liliana Rivera Garzón, gerente administrativa y financiera de la firma Varosa Energy, la petrolera que terminó siendo catalogada como una ‘pirámide’ dedicada a captación ilegal de dinero.

La Súper ya había ordenado la intervención de Varosa en agosto del 2013, tras recibir información acerca de que había recaudado alrededor de 20.000 millones de pesos. Entre las víctimas había hasta generales activos y retirados del Ejército.

En la revisión de los documentos de la compañía, halló transferencias y giros realizados por Rivera, sin los debidos soportes. Así mismo, según consta en el auto del 11 de mayo pasado, hay extractos bancarios en los que se evidencian varios retiros de cheques de gerencia por ella y comprobantes de egreso en los que aparece su nombre.

De igual manera hay un escrito de compra-venta de Varosa Energy en el cual Liliana Patricia Rivera Garzón aparece como socia y dueña.

La Súper consideró que “la señora Rivera Garzón ejercía dentro de la sociedad Varosa Energy S.A.S. funciones de gerente administrativa y financiera, por lo que se pudo comprobar que recibía órdenes relacionadas con operaciones financieras de la sociedad de parte del señor Óscar Vargas, y por ende, conocía las decisiones de tipo financiero y asumía los gastos administrativos, demostrando que debido a la posición y calidad que ostentaba al interior de la sociedad intervenida, ella tenía injerencia en sus actividades, operaciones y negocios”.

En los últimos siete años, la Superintendencia de Sociedades ha intervenido 138 ‘pirámides’ a través de las cuales se habría hecho captación no autorizada de dinero del público, y las víctimas han reclamado por la supuesta defraudación superior a 5,4 billones de pesos.

Los casos más recordados siguen siendo el de DMG, de David Murcia Guzmán, a través del cual alrededor de 200.000 personas perdieron su dinero, y el de D.R.F.E., que fundó Carlos Alfredo Suárez. Hace poco, la Superintendencia Financiera alertó sobre el renacimiento de las ‘pirámides’ bajo nuevas fachadas.