‘Inversionistas tienen más fe que nosotros mismos’

El Socio Administrador de la compañía global de abogados en Colombia es optimista frente al movimiento de la economía y dice que los fondos están atentos a aprovechar oportunidades en el país.

‘Inversionistas tienen más fe que nosotros mismos’

Archivo particular

‘Inversionistas tienen más fe que nosotros mismos’

Empresas
POR:
junio 18 de 2015 - 02:29 a.m.
2015-06-18

Los inversionistas le tienen más fe a la economía colombiana que ‘nosotros mismos’, porque pueden mirarla con cifras objetivas y sin el ingrediente político.

De esta manera, Jaime Trujillo, socio administrador de la firma de abogados Baker & McKenzie, explica que el ánimo por comprar empresas o incursionar en el mercado colombiano no ha decaído. Reconoce que el panorama no es fácil y cree que la economía colombiana mejorará en el mediano plazo. En el país, Baker & Mckenzie, estuvo detrás de la compra de Hoteles Decameron por parte de Terranum y de la operación de compra de Pacific de la mexicana Alfa.

¿Cómo va el año?

Bien, aunque bastante movido.

¿El bajo ritmo de la economía ha frenado operaciones y negocios?

Nosotros arrancamos el año con ese temor, pero situaciones como las de Colombia generan también situaciones que hacen que nuestros clientes tengan que mirar opciones diferentes y que hagan transacciones, de todas maneras.

Por ejemplo, en el sector de petróleo, la baja en los precios, que desde hace un buen tiempo nos preocupan, ha generado algunas transacciones interesantes, en las que nosotros hemos estado involucrados de reorganización dentro del sector.

Entonces nosotros no nos podemos quejar.

Por ejemplo, somos los abogados del Grupo Alfa, que es de los mexicanos que quieren comprar a Pacific Rubiales y eso generó lo que es el proyecto más grande en lo que va de este año.

Sin duda, la incertidumbre es una sensación incómoda pero también trae consigo muchas oportunidades que afortunadamente hemos podido aprovechar.

¿Cuáles son sus últimos resultados de la firma?

El 2014 fue espectacular, crecimos más de 30 por ciento por facturación. Llegamos a 52.000 millones de pesos. Eso nos pone en el segundo o tercer lugar por ingresos en Colombia.

La actividad económica y de las transacciones estuvo muy bien. Somos una firma que si bien presta servicios en distintas áreas como impuestos, como litigio, como propiedad intelectual, la mayoría de nuestra actividad se genera por las transacciones de compra y venta de compañías y por proyectos de inversión. Y el año pasado fue muy bueno en ese campo.

¿Se ha notado la caída de la inversión extranjera?

Todavía no. Pero no somos ciegos, ni somos imprudentes. Estamos preparándonos para una desaceleración, pero para nosotros en particular la actividad de inversión, de compra y venta de compañías, se ha mantenido a ritmos parecidos a los del 2014. Los fondos de capital privado nacionales e internacionales tienen un mandato de sus inversionistas de invertir cierta cantidad de plata dentro de cierto tiempo, y es un tiempo que si ellos no aprovechan, esas inversiones se pierden. Entonces van a seguir con sus planes pase lo que pase.

Obviamente, van a tratar de lograr mejores precios pero las transacciones se van a llevar a cabo de todas formas.

Entonces, nosotros hemos representado algunos fondos de capital de riesgo que han comprado compañías colombianas a pesar del entorno incierto del que estamos hablando.

¿Quizás el menor ritmo es en el mediano plazo?

Quisiera pensar que no, y si se miran las proyecciones de los bancos internacionales, la economía va a volver a crecer en el 2017, un poco más que en el 2016. Quisiera pensar que el bajón es en el 2016 y que de ahí en adelante volvamos a tener un ritmo más acelerado de crecimiento. Viendo a mis clientes inversionistas, muchos le tiene más fe a la economía del país que nosotros mismos, porque tienen el privilegio de mirarla a la distancia, y mirarla con cifras objetivas y sin el ingrediente político y de clima que hay en el país. Además, nos comparan con otros países y en esa comparación con el vecindario, Colombia sale bien.

En ese escenario, ¿cuál puede ser el crecimiento de este año pasa ustedes?

Estamos apuntando a un 20 por ciento. Reconocemos que es una cifra alta y difícil de sostener.

¿Cómo se enfrentan a la competencia?

Nuestra estrategia para competir está basada en dos elementos: tener los mejores clientes y tener el mejor talento.

Eso es fácil decirlo y suena a lugar común, pero tenemos clientes de talla mundial. Un cliente así, sea nacional o extranjero, es líder en su segmento y aprecia la relación costo-beneficio de los servicios que prestamos. La clave esta en hacer evidente al cliente que nosotros le aportamos valor a su operación. En cuanto al talento, tenemos como propósito y objetivo constante el tener y retener el mejor talento en el mercado. Somos muy exigentes a la hora de escoger a nuestros abogados y profesionales.

¿Cómo es la operación afuera?

El tercer ingrediente es ser la firma más global. A Colombia están entrando otras firmas internacionales y no globales.

Estamos en 47 países y en 77 ciudades y eso no lo tiene nadie más. Eso brinda una experiencia única y un cubrimiento que permite que un cliente colombiano o regional que quiera hacer negocios en cualquier parte del mundo pueda pensar en nosotros para ayudarle, sea en la región andina o en el Medio Oriente.

Baker & McKenzie, es la única firma que tiene oficinas propias en Colombia, Argentina, Brasil, Chile, México, Perú y Venezuela, hoy en día, la firma cuenta con más de 770 abogados en 15 ciudades clave de la región.

Constanza Gómez G.
Economía y Negocios