‘Si habláramos del fracaso habría más casos de éxito’, Starbucks

El ejecutivo tiene claro cuál es la clave del crecimiento empresarial y el camino para lograrlo.

Zev Siegl, cofundador de Starbucks.

Zev Siegl, cofundador de Starbucks.

Cortesía: Bancoldex

POR:
Portafolio
agosto 28 de 2017 - 09:38 p.m.
2017-08-28

Zev Siegl, cofundador de Starbucks, conoce la clave del éxito empresarial, el camino que hay que seguir para lograrlo y los factores externos que influyen para llevar las compañías a un nivel más alto. En diálogo con Portafolio, el emprendedor les hace un llamado a los empresarios para continuar la ola positiva de emprendimiento que hay en Colombia.

Esto, tras su paso por Bogotá, en un evento realizado por Bancoldex. Actualmente no tiene relación con la cadena de tiendas de café.

¿Cuáles son los problemas que detienen el crecimiento de las empresas?

Los problemas que los empresarios enfrentan son iguales, independiente de si van a comenzar una compañía, si esta ya existe y quiere crecer, o si desean iniciar con un vertical nuevo. Aquí las preguntas que hay que hacer son: ¿ven oportunidad para el éxito? ¿Hay capital suficiente? y ¿existen las capacidades adecuadas para obtener ese crecimiento?

¿Cuáles son los caminos para el crecimiento?

Lo más importante es identificar la oportunidad y después hacer una investigación cuidadosa para saber si esta es real. Tenemos una expresión en EE. UU. que es: “Uno debe tener mucho cuidado con creer sus propias palabras o sus cosas”. Una vez hecho esto, hay que conseguir el capital y si es una empresa existente, entonces se vuelve una cuestión de asignar los fondos necesarios, o si es un emprendimiento, hay que buscar inversionistas.

¿Qué sucede con los emprendedores?

Ellos siempre están recibiendo mucha atención y comentarios positivos porque son los que ayudan a que la economía crezca, pero no se habla lo suficiente sobre los casos no exitosos y, cuando fracasan, también pierden mucho dinero. Eso, a su vez, tiene un efecto muy grande y hay que ser conscientes de ello.

¿Cómo ve la actitud de la comunidad empresarial con respecto a la posibilidad de fracasar?

En la comunidad empresarial la gente está muy resistente a hablar sobre los fracasos. Si habláramos más sobre estos, de pronto tendríamos más casos de éxito.

¿Cuál es la clave del éxito y del crecimiento de una empresa?

Hay muchas claves, pero un factor fundamental es que la empresa necesita un líder con una mente abierta. Si este tiene un mentor, debe escucharlo; o si posee ideas sobre cómo va a salir determinada situación y luego no funciona, el líder debe escucharlo también.

¿Cuáles son las otras claves?


Una es el acceso a capital, pero no todo el mundo lo tiene, y otra es la habilidad para evitar distracciones. En Starbucks, a principios de los 70, los fundadores nos distrajimos con ideas nuevas, entonces por 2 o 3 años comenzamos a mirarlas, pero paramos de trabajarlas y nos enfocamos solamente en el café. Al final fue mucho mejor, porque en un año comenzamos a dominar completamente el mercado en Seattle (Estado de Washington), donde tuvimos presencia hasta 1985.

¿Cómo se llevan las empresas a otro nivel?

Hay un factor importante que es el equipo. En cualquier proyecto, bien sea de una firma nueva o ya existente, algunas de las personas más importantes no son los empleados de la compañía, sino gente de afuera, del mundo real; por ejemplo, un mentor. En Starbucks, al principio teníamos un grupo de empresarios, un contador y un abogado, que nos apoyaron mucho, y cuando les contábamos nuestras ideas nos ayudaban a entender si no eran tan buenas y a verlas mejor. En ocasiones tocaba volver a pensarlas.

¿Cuál es el consejo para los empresarios colombianos?

Ustedes tienen una cultura que nos lleva cientos de años de experiencia, comparada con la de Estados Unidos. Colombia está en un momento mucho más próspero que antes. Hay mucha construcción en Bogotá y en Medellín, existen muchas más oportunidades; entonces, es un muy buen momento para empezar una empresa o para poner a crecer una existente. Hay que seguir con esta ola que ya está ocurriendo.

María Camila Vera
camver@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido