Paro en Avianca, un lío con raíces de hace más de 15 años

En el 2001, la empresa se fusionó con Aces. Esta decisión afectó la estructura aérea, según el exsuperintendente de Industria Archila.

Avianca

Avianca tiene casi el 60% de la participación de mercado aéreo colombiano. Hoy, el sindicato Acdac la tiene en jaque y operando a menos del 50%.

Cortesía Avianca

POR:
Portafolio
octubre 04 de 2017 - 09:54 p.m.
2017-10-04

A pesar de que el paro de pilotos en Avianca completó ayer dos semanas –dejando casi 400.00 afectados–, sus raíces van más allá de este año e, incluso, datan del 2001.
Entonces, la aerolínea consolidó su participación en Colombia, tras haber logrado su fusión con Aces, ganando el espacio que hoy tiene en el mercado nacional y que llega a casi el 60% de los vuelos.

En ese momento, Emilio José Archila, superintendente de Industria y Comercio, expidió la Resolución 19354 y allí indicó que: “La concentración que se presentaría en el mercado de transporte aéreo, particularmente en el segmento nacional, implicaría una indebida restricción a la competencia (...), la empresa resultante quedaría en posibilidad de determinar unilateralmente las condiciones de mercado, incluyendo precios y calidades”.

Más de 15 años después, Archila recuerda este episodio, por el paro de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac).

“A mí me presionaron y sacaron del Gobierno, y finalmente la integración se llevó a cabo. Por esta decisión es que la huelga de Avianca que estamos sufriendo es tan dramática, ya que la aerolínea se consolidó como monopolio. Si hubiera sido diferente, no estaríamos expuestos a que una huelga paralice el país; esta es la principal raíz del problema”.

Además, rememora que en el 2001 Avianca era dominante y Aces estaba de segunda, con lo cual su unión dejaba por fuera a otras firmas y evitaba, además, que otras compañías internacionales aterrizaran en el país.

“Dicha situación hacía que la integración no solo generara una concentración grande, sino que se estaba eliminando el único otro participante que le podía hacer competencia efectiva a Avianca”, añade Archila.

Ahora, como si fuera poco, el exfuncionario destaca que “en el caso del mercado aéreo hay una regla clave y es que si una empresa supera el 50% de tajada, se crea una barrera para el ingreso de nuevas aerolíneas, porque las probabilidades de escoger horarios son muy altas. Con eso y otras cosas, la Súper objetó esa vez dicha integración, argumentando que se crea una posición dominante”.

DESENLACE

La cuestión es que, “cuando el Gobierno dijo que la recusación que me hicieron a mí era válida, renuncié y me fui del Ejecutivo, y lo que sucedió después, fue que ellos nunca presentaron la solicitud de integración, sino que fueron a la Aeronáutica Civil, que les avaló el uso de códigos compartidos y llevaron a liquidación a Aces, de modo que Avianca quedó con el monopolio”.

En concepto de Archila, el cuento terminó como inicialmente se preveía, es decir que “nunca se han dado las condiciones para que a Colombia llegue un competidor efectivo”.

Además, “esta situación desencadenó en que se establecieran los precios más caros por milla volada del mundo, sumado a que no ha evolucionado la competencia, ni tampoco la calidad es la que debíamos tener. Pocas veces hay un escenario como el de hoy, que un país esté expuesto, con razón o sin ella, a que 200 pilotos paralicen la movilidad aérea de un país; es un insulto y es gravísimo, y se da porque no hay competencia”.

Es más, Archila asegura que si este panorama fuera diferente, las demás aerolíneas estarían aprovechando la situación por la que está pasando hoy Avianca.

“En lo estructural, no hay mucho espacio de resolver esto. Una solución mediana sería incentivar la política de cielos abiertos, promoviendo que vengan otras firmas, pero la estructura del mercado para poder competir ya quedó severamente afectada”, concluyó.

ACDAC: MÁS DE 5 HORAS DE ARGUMENTOS

Al cierre de esta edición, la defensa de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac) seguía argumentado sus razones para que la huelga fuera declarada legal. En  audiencia ante el magistrado Eduardo Carvajalino, de la Sala Laboral del Tribunal Superior de Bogotá, señalaron que no se está afectando un servicio esencial, ni la vida ni la seguridad de las personas.

“En ningún caso se ha puesto en riesgo la vida, la salud y la seguridad de las personas y por virtud de la decisión del comité de libertad sindical, la actividad de los pilotos de líneas aéreas no son y no se deben establecer o encuadrar en el servicio esencial”. Por su parte, Avianca no se había pronunciado todavía, pues los pilotos seguían defendiendo su movimiento.

Siga bajando para encontrar más contenido